Zárate: “En la División Trata de Personas pedimos a intendentes que no habiliten prostíbulos camuflados como bares, cabarets o whiskerías”

0
3

El Crio. Ppal. José Zárate, jefe de la División Trata de Personas, visitó los estudios de Canal 6 ENTRE RÍOS TV y la redacción de El Observador, para explicar el funcionamiento de la mencionada área. Comentó aspectos que hacen a su organización y se refirió a la manera de proceder de aquellos que actúan dentro de este ámbito. Según análisis efectuados, muchas personas provenientes del norte en busca de trabajo son explotadas sexual y laboralmente, en tanto que los adolescentes son las víctimas más proclives a caer en los engaños que los delincuentes pueden ofrecer a través de Internet.

– ¿Qué significa “Trata de personas”?

– Es la explotación de personas, el engaño, la captación, transporte y acogida para la explotación sexual o laboral. El tráfico es el traslado de una persona de un lugar a otro indistintamente. La trata y el tráfico son dos clases de delitos diferentes que suelen complementarse.

– ¿Siempre están ligados a cuestiones de sometimiento sexual o laboral?

– Exactamente. Hablamos de trata de personas en lo sexual y laboral, fundamentalmente. En el país se han observado casos como la servidumbre, alquileres de vientre y extracción de órganos…

– Silvina Calveira, de la Red Alerta, opinaba que los medios de comunicación deben tener cuidado a la hora de los clasificados, porque colocan a “masajes” como un tipo de servicio.

– Sí, el típico rubro 59 que es camuflado con servicio de masajes. Esto va más allá de lo que uno pretende y hay otras corporaciones que tienen sus intereses puestos en ese campo. No vamos a avasallar sobre la privacidad de las personas y lo que quieren hacer. Es lo mismo que diga la prostitución callejera es libre del ejercicio de cada uno. Desde nuestro marco, tratamos de brindar la protección y saber dónde están para que no sean captadas como elemento fácil. Sabemos detalles de cada caso como un marco preventivo. A veces quedan expuestas a cualquier situación.

– ¿Para actuar deben recibir una denuncia o pueden hacerlo por sus propias vías?

– El marco es muy amplio, como es preventivo antes que represivo manejamos información y para eso contamos con un delegado en cada departamento de la provincia, quien sondea los casos. Asimismo trabajamos mancomunadamente con el Ministerio de Trabajo y las ONG que son receptores importantes de información. En base a ello, analizamos detenidamente los pasos a seguir para tomar los puntos específicos donde iniciar las investigaciones. Cuando contamos con datos concretos, nos comunicamos con los fiscales de turno, quienes nos otorgan las directivas a seguir.

– ¿Cuáles son los departamentos con mayor cantidad de estos delitos?

– La costa del Uruguay es una de las más problemáticas por el corredor de la Ruta 14. Existen muchos asentamientos de prostíbulos que no están permitidos en Argentina, pero aparecen camuflados como bar – cabaret o whiskerías y siguen trabajando. Para ese tema, presentamos misivas a los intendentes municipales para crear ordenanzas con el propósito de que no se habiliten, tal como se ha realizado en varias ciudades. Gualeguaychú fue uno de los principales referentes iniciando esta actividad, de 100 prostíbulos que teníamos enmarcados en nuestra provincia, nos quedan 50 y hay departamentos que ya están trabajando sobre el dictado de ordenanzas. En el marco preventivo hacemos un buen trabajo. Además, actuamos con una ley provincial sobre la trata de personas para lograr que la región centro quede cubierta con una misma normativa. Apuntamos a que un mismo marco legal cubra nuestra provincia, así como la de Santa Fe y Córdoba, unificando criterios y actuando de modo mancomunado.

– ¿Cuál es la función de la División?

– La División tuvo su inicio en el 2008 con la creación de la ley de trata de personas. Nuestros superiores creyeron convenientes adecuar la funcionabilidad policial hacia esta problemática. Para ello se conformó la División Trata de Personas, la cual persigue como objetivo central el de poner el acento en aquellos aspectos a los que apuntaba la ley como prevención y sensibilización, como así también el marco operativo que tendríamos al tratarse de una normativa de competencia federal. Comenzamos a trabajar de una manera completamente distinta a lo que veníamos efectuando. Estamos hablando de una ley nacional que es manejada por los juzgados federales, ya que la trata de persona puede iniciarse en un punto geográfico del país o de otro vecino y esto facilita los tiempos en cuanto a los trámites que deban efectuarse.

– ¿Cómo evalúa los resultados obtenidos desde el 2008 hasta hoy?

– La Ley de Tratas en el 2008 aparece de manera resurgente para atacar una problemática que estaba floreciendo como el narcotráfico y tráfico de armas. Se ubica en el tercer lugar en cuanto al movimiento de dinero ilegal. Nuestra provincia no es ajena ya que tiene un importante corredor dentro del MERCOSUR, de modo que canaliza un gran movimiento que ayuda a los delincuentes para el tráfico de personas.

– ¿Tienen una relación abierta con las provincias limítrofes?

– Trabajamos muy bien con la Dirección de Trata de Santa Fe. Nuestra provincia es referente en cuanto a la creación de esta área, fue la segunda provincia después de Salta. Hemos tenido la posibilidad de participar en casi todos los congresos destinados a esta cuestión, llevados a cabo en distintos puntos del país. Hace un tiempo tuve la posibilidad de hacer un diplomado en trata en la Facultad de Villa María (Córdoba), donde acudieron referentes de todo el país. Allí creamos contactos, se conformó un rol de llamados ante cualquier eventualidad que pueda suceder, sea con la policía de otras provincias, con las ONG o con cualquier organismo que trate el tema para efectuar consultas y ayudarnos mutuamente.

– Las víctimas que han encontrado en Entre Ríos, ¿mayoritariamente de dónde provienen?

– La mayoría que tenemos en los prostíbulos, son de origen misionero. En segundo lugar son santafesinas. Hemos hallado pocos casos de mujeres extranjeras. Trabajamos en conjunto con Migraciones para las notificaciones y los recaudos para que se nacionalicen como argentinas. En cuanto a lo laboral también provienen del norte, zona de extrema pobreza, en busca de una oportunidad. En algunos casos tienen resultados satisfactorios y en otros quedan expuestos a la explotación.

… ¿Existieron casos de alquiler de vientres en Entre Ríos?

– No, gracias a Dios no hemos tenido. En el caso de la servidumbre, por ejemplo, apuntamos al trabajo en negro. Pero no solamente dentro de ese ámbito, sino que también se observa en el sector agropecuario, en una casa de familia de campo, etc. Son cuestiones que están dentro de la misma sociedad, delante de nuestras miradas pero a veces no nos damos cuenta y se trata de un delito aberrante.

– En Entre Ríos se descubrió mano de obra ilegal y barata proveniente de provincias vecinas.

– No somos ajenos a esto, pero en el marco investigativo hay que ser muy puntual, trabajar con el juzgado mano a mano y no omitir detalles. Hemos tenido resultados satisfactorios en 25 procedimientos con rescates de víctimas y asistencias entre las cuales pudimos encontrar inclusive a 10 menores de edad. En cuanto a los propietarios, cuatro o cinco están con procesos y sentencias firmes y otros tantos con procedimientos. En base a nuestra tarea hemos logrado resultados altamente positivos.

– ¿Cómo era la situación socio económica de quienes realizaban este tipo de delitos?

– En el marco de la investigación, tenemos que tener en cuenta de donde provienen las personas involucradas. Muchas veces son del mismo entorno familiar, de amigos o novios, que realizan estas actividades para tener dinero y solventar así sus adicciones. Para atraer a las víctimas existen avisos publicitarios, anuncios en facebook y demás. La pantalla que se tiene es enorme, todos quieren ser exitosos y a veces corren importantes riesgos innecesarios. Mayormente quienes caen en estos engaños son adolescentes. Mediante nuestro servicio de comunicación, podemos ver lo que es el facilismo en este ámbito. Es decir, ante la desidia y la pobreza, quién no quiere ser alguien mejor. De esta manera caen en manos de gente inescrupulosa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here