Victoria: Municipio sigue recuperando residuos para venderlos

0
0

Uno de los grandes problemas que enfrenta la humanidad en este siglo, es qué hacer con la enorme cantidad de desechos que se producen todos los días. En este sentido, desde el Ejecutivo Municipal de Victoria presentaron un proyecto en 2006, que permitiese controlar la basura. En diálogo con El Observador, el coordinador municipal Daniel Almada, explicó que “desde hace 3 años, en Victoria se están comercializando los residuos. Cada año se hacen alrededor de 4 subastas públicas y para que esto pueda suceder, es decir, para que el municipio pueda vender basura recuperada, se elevó un proyecto al Concejo Deliberante, el cual lo convirtió en ordenanza. Ésta, habilita al Departamento Ejecutivo a que, cada vez que haya una cantidad considerable de residuos que permita realizar una venta, se pueda hacer con la modalidad mencionada. Por lo general, los compradores son de Paraná, Rosario e incluso de Buenos Aires”. Con respecto a la última, hace 2 semanas, Almada manifestó: “Los compradores fueron dos de la capital de Entre Ríos, por un monto superior a los $ 30.000. La particularidad de los residuos que comercializa el municipio, es que contiene mayor cantidad de basura inorgánica que orgánica, eso hace que en la ciudad no se genera esa sensación de suciedad y además, permite que los empleados de la planta puedan realizar la separación de los elementos con mayor velocidad y fluidez. Lo que se logra recuperar es plástico, el cual se separa por colores, vidrio, chatarra, hierro, metales y papel y cartón. Por supuesto que, la cadena de comercialización no termina con nuestra venta. Por ejemplo, del plástico de las botellas, se suele hacer el poliéster con el que se fabrican los buzos por ejemplo. Es decir, que estas personas que adquieren plástico, luego los venden y así sucesivamente”.

El funcionario contó que cuentan con una moderna planta de recuperación, que permite rescatar la mitad de las 28 toneladas de residuos que se generan por día en la ciudad. En cuanto al modo en que comenzaron con esta actividad, expresó que “la historia comienza en 2006 y las grandes inundaciones que hubo en 2007, aceleraron un poco el proceso, ya que quedó mucha basura y una gran cantidad de trabajo por hacer. Así fue que, se organizó todo y se crearon dos grupos. Por un lado está el personal municipal y por otro, se incorporó a las personas que trabajaban en el basural a ‘cielo abierto’. Son trabajadores informales que no responden al municipio. Estas personas realizan la recolección y entrega y luego recién ingresan los municipales”.

Al ser consultado sobre las metas para este año, Almada afirmó: “El objetivo de este año es aumentar la cantidad de desechos recuperados. Pero además, el trabajo en la planta no consiste sólo en la separación de los residuos, sino que hay todo un circuito que incluye trabajo en humus, con basura orgánica, el sector de lombricultura, hay una zona de cunicultura donde se utiliza la carne para los comedores comunitarios y el excremento como abono natural. También, se creó un vivero, con plantas que los vecinos de la ciudad tiraron alguna vez y siguen tirando, además de la creación de una huerta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here