Vecina de Crespo denunció que encapuchados la asaltaron y le robaron su cartera

0
1474

Una mujer denunció que este viernes por la mañana, sujetos encapuchados la asaltaron y le robaron su cartera, en cercanías de la parroquia “San José”, de esta ciudad. La damnificada, quien vive en calle Jansen, contó que “a las 7.30 salgo de mi casa y cuando cierro la puerta, veo pasar a 2 encapuchados, caminando por la vereda de enfrente. Cuando llego al portón, ya estaban sentados en las escalinatas de la Parroquia. Cuando vieron que los miré, es como que querían esconderse. Regresé, cerré bien la ventana y salí por calle Mendoza. Al llegar a 9 de Julio, los veo que ya estaban en esa calle, seguramente corrieron por el patio interno de la parroquia… Uno quedó parado y el otro me siguió, hasta que siento un ‘manotazo’, para sacarme la cartera. Mi instinto fue aferrarme a la manija de la misma y fue así que se dio una lucha, porque me resistí, me mandó una trompada que esquivé, pero me pegó en el brazo y me pateó. Entre tanta fuerza, se cortó la manija, que quedó en mis manos y él se llevó la cartera. Corrió al lugar que estaba su compañero y se fueron por calle San Luis. Cruzando la calle había una chica con un bebé en brazos. Le pedí que llame a la policía, pero no tenía celular en ese momento, hasta que encontré a otra señora, que se comunicó con la comisaría, mientras salieron vecinos a auxiliarme”.

Acotó que “en la cartera tenía un celular ‘viejito’, una agenda con una lapicera, la bolsa de los mandados y dos billetes de $ 500, que eran para pagar el cable… Hace 14 años que llegué a Crespo, sola y sin familia, acá antes, esto era ‘el paraíso’, tranquilo… Tengo mucha bronca, en el celular tenía mis números de contacto, que los perdí. Hice la denuncia en la comisaría y por lo que me dijeron, ya están sabiendo quienes son y que estarían identificados”.

La mujer, en diálogo con FM Latina 97.5 y “Hora de Noticias” de Canal 2 CVC, expresó que “sufrí mucho anteriormente, 20 años fui golpeada por mi marido… Un día decidí radicarme en Crespo, donde empecé a trabajar enseguida, en un comedor, después en una casa, que son mi familia… Siempre digo que estoy sola, pero hoy comprobé que no lo estoy, muchos vinieron a ayudarme y hasta a ofrecerme dinero para comprarme otro teléfono” agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here