Urdinarrain: Policías recuperaron motosierra, mientras buscaban bolsas de cemento que habían sido robadas

0
2

policia-entre-rios1La semana pasada, personal policial realizó allanamientos en 2 domicilios, por ilícitos cometidos días antes, encontrando distintos elementos que concretamente podían relacionarse con la tarea investigativa y en esa búsqueda, además hallaron marihuana y cocaína, lo que derivó en la comunicación a la Justicia Federal. Esta vez, un albañil recurrió a la dependencia local, por el faltante de varias bolsas de cemento, inculpando a un vecino del lugar donde está la obra en construcción.

El propio jefe de la comisaría local concurrió al domicilio señalado por el trabajador y con el permiso del propietario, revisaron el lugar, no encontrando lo buscado, pero sí una motosierra que luego se determinó, es la que le habían sustraído a Juan José Martínez, radicado en calle Magnasco.

Después del procedimiento, el vecino donde se realizó el procedimiento, de apellido Ibañez, expresó su contrariedad por el accionar policial, remarcando a través de una carta que “llegó el comisario con un albañil y dos personas más; el albañil me insultó, acusándome de haberle robado y fue ahí donde les invité a entrar a revisar, pero no encontraron las bolsas. Y después, nos llevaron (junto a su hijo) a la comisaría, donde nos tuvieron tres horas, para después trasladarnos a la Departamental”.

Consultado por El Observador, el comisario Luis Benítez manifestó que “llegamos al domicilio de Ibáñez a solicitud de un trabajador de la construcción, ingresamos porque el propietario nos lo permitió y en la búsqueda del faltante del albañil, nos encontramos con una motosierra que había sido denunciada como robada. Consultados (los dueños de casa) por esa herramienta, nos dijeron que fue entregada por una persona que posteriormente confirmó la especie, que dijo que la había comprado a un tercero, de la que no recordaba ninguna característica”.

– ¿Por qué demoraron a Ibañez y a su hijo?

– En el trámite que describí antes, estas personas insultaron al albañil que los acusaba y en un momento, se produjo un conato de agresión. Al no responder a nuestra solicitud de calmarse, procedimos por la contravención de disturbios en la vía pública. La permanencia en la comisaría es un trámite de rigor, mientras comunicamos a la Fiscalía actuante y el posterior traslado, es una decisión de la Justicia, que excede a las facultades policiales.