Urdinarrain: Empresario cuenta cómo sujetos armados asaltaron y robaron en su casa

0
3

asalto urdiLa semana pasada, la familia Berardo (domiciliada en Urquiza, casi Libertad de Urdinarrain) comenzó a vivir un suceso inhabitual para la tranquilidad pueblerina de esta comunidad. Tres hombres llegaron al lugar con la supuesta intención de reparar la línea telefónica descompuesta, en ese momento un electricista trabajaba en la casa y Alicia Koch de Berardo les franqueó el acceso y los trasladó a diferentes dependencias de la finca para que los “trabajadores de Telecom”, pudiesen realizar una primera evaluación para posteriormente determinar el origen del inconveniente. Al regresar de la planta alta, los delincuentes desnudaron su verdadero propósito, ya que exhibiendo armas de fuego y sin violencia física ni verbal, inmovilizaron al trabajador, a la mujer y a 2 de sus hijos que se encontraban en la vivienda para inmediatamente recorrer hasta el último rincón en la búsqueda de dinero y elementos de valor. En esa circunstancia, se apoderaron de teléfonos celulares, aipad y un par de alianzas. Minutos después de las 11.00, por casualidad llegó el dueño de casa, Rubén Berardo, quien en diálogo con El Observador, contó lo sucedido: “Al ingresar me amenazaron con armas de fuego y me exigieron la entrega de dinero, les dije que lo tenía en las oficinas de la Agropecuaria (calle Joannas) y entonces decidieron llevarme hacia allá. Pregunté por mi familia y me respondieron que estaban todos bien, pero pedí verlos y es así que veo que estaban los 4 (incluido el electricista) maniatados. Salí en mi camioneta acompañado por dos de ellos y al pasar frente al BERSA, advierto que no tenía la llave de la caja fuerte, les dije que daría la vuelta para buscarla y ahí se generó un diálogo tenso con el que se mostraba más agresivo. Me manifestó que lo estaba intentando engañar para ganar tiempo y hasta se comunicó con el cómplice que estaba en mi casa, diciéndole ‘hace boleta a la mujer’. Pasado esto, fuimos a las oficinas, ingresaron conmigo y afortunadamente estaban los contadores y había mucha actividad, por lo cual considero que pasamos casi inadvertidos. Saqué la plata y volvimos a mi casa donde me inmovilizaron para luego fugarse”.

– ¿Está seguro de no haber visto antes a los ladrones?

– No, jamás los había visto antes…

– ¿Es verdad que antes de bajar en las oficinas, le ordenaron colocarse lentes de sol?

– Sí, aunque les advertí que eso llamaría la atención de los empleados, pero insistieron, seguramente para evitar que pudiese hacer señas a algunas de las personas que estaban en el lugar, algo que ni siquiera pensé, porque sólo me preocupaba que mi familia no sufriera daño alguno.

– ¿Cuántos delincuentes pudo ver?

– A los tres que actuaron sumo un cuarto del que tomo nota cuando volvimos a buscar la llave de la caja fuerte. Estaba detrás de un ficus frente a mi vivienda y se trataba de un cómplice, ya que al llegar lo tranquilizaron, diciendo que eran ellos los que volvían.

– ¿Antes de irse los amordazaron?

– Solo a mí, pero de manera leve.

Los delincuentes se fueron poco después del mediodía y minutos más tarde, llegó la hija más pequeña (12) del matrimonio. Al pedir ingresar y escuchar los gritos provenientes del interior, la niña pensó que se trataba de una broma, pero finalmente encontró a sus padres, hermanos y al electricista maniatados. Se estima que entre veinte minutos y media hora pasaron entre la salida de los ladrones y el aviso a la policía.

Los asaltantes vestían como si se tratase de operarios telefónicos e incluso tenían herramientas concordantes, lo extraño (claro que esto es conclusión posterior) es que la empresa Telecom difícilmente solucione los frecuentes inconvenientes de líneas antes de las 2 ó 3 semanas y la familia Berardo no contaba con el servicio desde el día anterior (jueves 14). También se pudo saber que dentro de la casa refirieron a Santa Fe y a una Trafic blanca, que evidentemente se trató de un intento de confundir a sus interlocutores.

Investigación: Conocido el hecho, llegaron a Urdinarrain el jefe de la dependencia local, comisario Quiroz (se encontraba de licencia) y el subjefe de la Departamental Gualeguaychú, comisario mayor Giménez, acompañados de funcionarios de diferentes áreas. Es importante destacar que desde la reciente modificación en el Código Procesal Penal, la causa quedó bajo las órdenes de un fiscal, en este caso Martín Gil. Inmediatamente se recorrió la manzana donde se encuentra la vivienda de Berardo y otra lindante preguntando casa por casa, vecino por vecino y en todos los casos, la respuesta fue la misma: “No vimos nada”.

La pista: A las 8.05 del viernes 15 de febrero, un automóvil fue sorprendido transitando en contramano por Avenida Libertad, entre Santa Fe y Almirante Brown. El inspector que controlaba la zona dio aviso a su compañero que recorría la ciudad en moto y ambos detuvieron al coche, marca Renault Megane de color gris. El conductor, a quien acompañaban otras 3 personas, manifestó a los funcionarios que viajaban hacia Rosario y que por error ingresaron a la ciudad y que al no conocer, incurrieron en la infracción de tránsito aludida. Ante la requisitoria, presentó la licencia de conducir y la documentación del vehículo, firmó el acta de contravención y solicitó a los inspectores le indiquen cómo salir hacia la ruta nuevamente. En horas de la tarde, con la mención de Santa Fe que los ladrones habían hecho y la coincidencia en cuanto a la cantidad de personas que concretaron el robo con los ocupantes del vehículo, desde la municipalidad se acercaron esos datos a la policía. En el comienzo de esta semana se concretaron dos allanamientos en Rosario que arrojaron resultados negativos, dando por tierra (al menos por ahora) con lo que era la única pista firme.

Otros datos: En las últimas horas se pudo establecer que el jueves 14, personas que dijeron ser de la empresa telefónica se presentaron en al menos dos domicilios de la zona céntrica, en uno los rechazaron manifestando que no habían hecho ningún reclamo, en el otro ingresaron, observaron, no repararon nada pero tampoco robaron. También se sabe con grado de certeza que en las mismas horas se vio a un hombre subido a un poste de teléfono que evidentemente no hacía otra cosa que cortar el servicio en la zona. La policía solicitó la colaboración de negocios cercanos al domicilio robado, que cuentan con cámaras de seguridad y uno de ellos incluso les facilitó la grabación de toda la mañana del viernes (material que se entregó al fiscal). Mientras tanto, las cámaras de seguridad (16) instaladas por la municipalidad, no habrían entregado datos importantes para la investigación, aunque cabe aclarar que esos equipos no han sido inaugurados oficialmente y esto va más allá de una cuestión meramente protocolar, ya que se oficializarán cuando la municipalidad firme el convenio con la policía y eso significará que personal policial preparado para ello se encargará del monitoreo de las pantallas instaladas especialmente en la comisaría local. Hoy, las cámaras muestran y graban, pero no hay funcionarios observando permanentemente los monitores.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here