Unen las costas entrerrianas en kayak

0
3

kayak.jpg_869080375Con toda las ganas y la actitud a cuestas, partieron el 2 de enero desde Concepción del Uruguay y el domingo llegaron a Paraná para cumplir la mitad del recorrido previsto de antemano. Gabriel Ropelato y Agustín Sequeira están realizando la vuelta a Entre Ríos en kayak, y antes de abandonar suelo paranaense hablaron con Ovación sobre esta apasionante travesía donde los palistas de La Histórica ya navegaron por los ríos Uruguay, Mocoretá, Arroyo Tuna, Guayquiraró, Paraná y de la Plata.

Ahora queda la vuelta por el río Uruguay para finalizar en las playas desde donde partieron y poder decir objetivo cumplido.

—Llegaron a Paraná y cumplieron con la mitad de recorrido.

—(GR): La verdad que fue importante llegar y complejo organizar todo, pero acá estamos, tenemos el 50% de la travesía adentro.

—¿Cómo la llevan?

—(AS): Con la moral muy alta, muy tranquilos y muy contentos. Empezamos trepando el río Uurguay hasta la Represa de Salto Grande con una importante corriente en contra. Fueron días agotadores, largos, pero salimos físicamente enteros. Pasamos la represa con menos corriente y más relajados. Hicimos el Mocoretá, tierra desconocida para nosotros, muy bien, y después el Guayquiraró, tierra desconocida para mucha gente y no navegable. Por suerte tuvimos agua y ahora disfrutando con la corriente a favor.

—Pasó la primera parte y fue dura.

—(GR): Fue duro. Tuvimos jornadas de 14 horas de navegación con corriente en contra. Por suerte, con cansancio, pero nos recuperamos bien y pudimos reorganizar las etapas para poder llegar a destino.

—Los agarró la noche en un momento y fue complicado.

—(AS): Sí, en Mocoretá. Nos garró la noche entrenando en una parte complicada. Habíamos quedados comprometidos con un amigo ya que él nos espera con un asado y había que llegar para estar con Sergio Cabrera de Chajarí, un genio y amigo. Con el gps de a poco pudimos encontrar el camino, pero fue complicado porque había luna nueva y las luces de la linterna no te sirven, al contrario, te encandilan. Se usa la poca luz que te dan las estrellas y de ahí tratar de ver a la distancia. Finalmente encontramos el camino y a disfrutar del asado.

—(GR): Íbamos pegados uno detrás del otro y con mucho cuidado por la corriente muy en contra. Yo tuve un accidente con unos troncos y quedé atrapado con la corriente en contra, pero íbamos pegados para llegar a destino. Nos estaban esperando y no podíamos fallarle a los muchachos.

— (AS): Después nos pasó algo raro con la linterna. Nos quedamos atrapados y yo decido prender la linterna tipo minero y cuando la prendo tenía una araña de unos cinco centímetros a 30 centímetros de la cabeza. Ahí decidí no prender más la linterna. Y si había algo prefería no verlo.

—(GR): Fue el momento estresante de la noche. Por suerte encontramos el camino, curva contra curva, vimos el puente y llegamos muy bien. La otra ansiedad fue entrar al Guayquiraró y ver qué terreno nos esperaba. Por suerte encontramos agua y pudimos navegar bien más allá de que nuestros kayaks son largos y están bien preparados para otro tipo de navegación. Después, en el segundo día pudimos navegar bien porque el recorrido era más amplio.

—(AS): El Guayquiraró no es navegable, tiene muchas curvas y contra curvas, es muy angosto y generalmente tiene poca agua a tal punto que el calado es de 20 centímetros y ninguna lancha puede navegar. Como estaba inundado el Río Corrientes y había llovido, había agua. Además, en el medio del río hay árboles que salen y sólo podés pasar con kayak. Y como no es navegable no hay casas ni prefectura. Sólo hay estancias, pero lejos. No hay teléfono ni nada, a la deriva total. Igual, nuestros kayaks están bien equipados.

—¿Lo que más sorprendió?

(GR): La amabilidad de la gente. Eso nos sorprendió mucho. El contacto con la gente que nos abre la puerta de su casa y nos brinda amor. Eso es valorable. Es un empuje a la moral. Es una ayuda directa porque nos cocinan y eso es fundamental, porque llegamos super cansados.

—¿Que se proponen después?

—(AS): No tenemos nada en mente, pero alguna de mar puede ser, saliendo de Tigre, donde tenemos los kayaks.

(GR): A mí me gustaría hacer la Concepción-Punta del Este.

Fuente: Uno

 

—¿Agradecimientos?

—A Juan Pablo Dacyszyn quién nos facilitó muchos datos, amigos, prefectura, Sergio Cabrera (Chajarí), Club Regatas de Uruguay, Andrés y Sebastián, Javier y Belén de La Paz y a Juan Citro de Paraná.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here