Una persona muerta y más de 200 heridas por el uso de pirotecnia en los festejos de Navidad

Un joven murió y más de 200 resultaron heridos por el mal uso de pirotecnia, descorche de bebidas espumantes y balas perdidas después de los festejos de Navidad en Buenos Aires, Rosario, Córdoba, provincia de Buenos Aires y La Rioja, informaron fuentes médicas y policiales.

 

El caso más grave ocurrió en Rosario, cuando un joven de 27 años murió al explotarle un cohete de la modalidad «tres tiros» en la boca, lo que destrozó parte de su rostro, informaron voceros del Hospital Eva Perón de la localidad santafesina de Granadero Baigorria.

 

Los médicos detallaron que el joven ingreso a las 2.30 de esta madrugada al hospital trasladado desde la localidad de Puerto San Martín, situada a unos 28 kilómetros de Rosario, y que pese a los ejercicios de reanimación falleció en ese centro asistencial a los pocos minutos de entrar.

 

En esa misma ciudad, otros tres niños de 14, 9 y 8 años están heridos de gravedad, dos por el mal uso de pirotecnia y el otro al ser alcanzado por una bala perdida mientras jugaba en la puerta de su casa.

 

El niño de 14 años tuvo que sufrir la amputación de uno de los dedos de su mano derecha durante una intervención practicada en el Hospital Vilela de Rosario.

 

En Buenos Aires, fueron atendidas un total de 160 personas, 86 en el Hospital de Ojos Santa Lucía, 39 en el Instituto Pedro Lagelyze y 35 en el Hospital del Quemado, informó el gobierno porteño.

 

La jefa de Urgencias del hospital del Quemado, Miriam Miño, informó a Télam que ese centro había recibido hasta las primeras horas de la tarde del 25/12 a 18 menores de edad y que uno de ellos había sido trasladado en estado crítico al hospital Garrahan».

 

Miño explicó que «el caso de este niño de seis años es el más grave porque tiene quemaduras en el 38 por ciento del cuerpo y está intubado. Además tenemos internado a un chico de 14 al que le explotó un petardo en la mano y dejó el músculo expuesto», agregó.

 

Por su parte, el jefe de guardia del Hospital Oftalmológico Santa Lucía, Fernando Pellegrino, dijo a Télam que «durante la madrugada recibimos 57 pacientes y 10 de ellos por su gravedad van a necesitar una intervención quirúrgica. La mitad de nuestros pacientes tienen menos de 15 años, y con respecto al año pasado tenemos casi un 20 por ciento de aumento de los casos», acotó.

 

Pellegrino añadió que «también tuvimos varios heridos por corchazos, y dos de ellos están todavía en observación para evaluar si es necesaria la operación, este es un problema que suele ser subestimado, pero causa tantas operaciones como la pirotecnia».

 

En tanto, el jefe de guardia del Hospital Oftalmológico Pedro Lagleyze, Pablo Véntola, señaló a Télam que atendieron “a dos nenes de 8 años que tienen lesiones en el globo ocular que pueden causar sangrado interno con consecuencias en la visión, pero la más delicada es una nena de 6 que sufrió la perforación del globo ocular y deberá ser operada con un pronóstico muy complicado», finalizó Véntola.

 

Los tres especialistas coincidieron en que hubo una gran cantidad de menores accidentados y en que las heridas atendidas respondían a pirotecnia de mayor potencia que la vista el año pasado.

 

Al respecto, reclamaron que los padres y adultos responsables tomen mayores controles sobre el uso de productos pirotécnicos y en lo posible se evite que sean manipulados por menores.

 

En tanto, el Instituto del Quemado de la ciudad de Córdoba recibió hasta las 8 de hoy a 16 personas quemadas por manipulación de pirotecnia, ninguno de gravedad, según informó el jefe de guardia del centro asistencial, José Almada.

 

«Fueron 16 pacientes los que ingresaron por guardia, 2 menores y 14 mayores, entre ellos una niña y una mujer», precisó el profesional de ese centro especializado.

 

Sobre las causas, indicó que en general se trató por la manipulación de petardos, bengalas y cañitas voladoras.

 

En Córdoba, un menor de 13 años debió ser asistido por inhalación de monóxido de carbono y quemaduras al desatarse un incendio en una habitación de la casa familiar por uso de pirotecnia que él mismo manipulaba, informó la policía cordobesa.

 

El siniestro se registró pasada la medianoche en la calle Máximo Garramuño 170 de barrio Parque Don Bosco, en el sector oeste de la ciudad de Córdoba, a donde concurrió una dotación de bomberos que logró sofocar el fuego.

 

El parte oficial indicó que los bomberos debieron sofocar una «combustión generalizada en un dormitorio» y que «el fuego se habría iniciado mientras un niño de 13 años manipulaba algún elemento pirotécnico».

 

En tanto, en la provincia de Buenos Aires un total de 27 heridos por pirotecnia ingresaron en las guardias de hospitales provinciales esta madrugada, reveló un sondeo efectuado por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

 

Además, según detalla el informe oficial, se atendieron lesiones tales como heridas oculares por corchazos, cuadros de intoxicación por alcohol y heridas de arma blanca.

 

La cartera sanitaria precisó que los accidentes por pirotecnia durante la noche y madrugada «disminuyeron este año», ya que en los hospitales relevados se registraron 11 casos menos de heridos que el año pasado.

 

El sondeo realizado por el Ministerio de Salud contabilizó los heridos en 9 de los hospitales más importantes de la Provincia En La Rioja, fueron atendidas más de diez personas en la guardia del Hospital Vera Barros de la capital provincial, entre las que se encontraban dos personas con lesiones en sus ojos por el impacto que les produjo el corcho de una botella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.