Un poco de historia a 86 años de la fundación de El Pingo

0
47

historia 86 años de El Pingo“En la construcción del ramal ferroviario que une Diamante con Curuzú Cuatiá (Corrientes), a media distancia entre María Grande y Hasenkamp, se construyó un apeadero conocido como ‘De Elizalde’. En la zona estaban las casas de José Elizalde (comerciante), Ramona Godoy de Salas (comerciante), Leopoldo Rodríguez (ganadero), Jean Vincent Plassy (comerciante y ganadero) y Prudencio Vital Rodríguez (ganadero), la Escuela Provincial Nº 120, a cargo de la primera maestra, Soradia Montórfano, sumándose luego la maestra Vitalia Velázquez. También estaba el bañadero oficial de ganados, administrado por Justo Peralta. La Ley Nacional Nº 6341, de 1909, autorizó al Poder Ejecutivo para construir un ramal férreo que, partiendo desde Paraná, empalme con el ‘Diamante-Curuzú Cuatiá’, en las inmediaciones de Apeadero Elizalde. Ante esa norma legal, la Administración de Ferrocarriles del Estado indicó de inmediato los trabajos de confección de planos y presupuesto. El tiempo pasó y en el plano aprobado de 1927, a la cabecera noroeste se la denominó ‘Desvío El Pingo’. Al año siguiente, se inició la construcción del obrador, con vías muertas para vagones-viviendas, casitas de durmientes, agua potable, sanitarios, escuela, enfermería y proveeduría. La población la constituían 200 familias con un total de 949 trabajadores, entre ingenieros, capataces y peones. Los trabajos recién comenzaron el 25 de febrero de 1930, ejecutándose movimientos de tierra de 15 km. y alambrados dobles. La obra se interrumpió por el movimiento revolucionario de 1930, que derrocó al presidente Hipólito Irigoyen. En 1938, se resolvió proseguir la obra y el presidente Juan P. Justo dispuso por decreto, la adjudicación a la empresa Hume Hnos. (el importe fue de $ 6.100.000). El ramal se terminó en 1942, pero se inauguró el 1 de noviembre de 1943. Para tal acontecimiento, arribó a Paraná una locomotora con un vagón de pasajeros, entre los que estaban Mister Mc Clean, presidente de Hume Hnos., miembros del Ferrocarril Nacional, más autoridades provinciales, militares y eclesiásticas. Desde ese momento, ‘Desvío El Pingo’ pasó a llamarse ‘Estación El Pingo’. El primer personal fue el siguiente: jefe, Santos Antonio Gani; auxiliar, Salvador Alejandro Leguizamón; cambista, Camilo Ayala; capataz de cuadrilla vial, Crispín Maidana; 2º capataz, Albino Bergara y autoridad policial, José Barbieris. En 1947 se construyó el depósito de máquinas y el encargado fue Manuel Ramallo, los maquinistas Roberto Battig, Ernesto Crik y Francisco Nieto y los guardias, Regino Mariani y Camilo Ayala. Con el nacimiento de este poblado, llegaron los primeros comerciantes: Luis Ramos y su hija Lucía (bar y comedor), José Elizalde (bar, comedor, alojamiento y pista de baile), Crisanto Cabrera (carnicería), Felipe Ortiz (carnicero y jockey profesional), Francisco ‘Pancho’ Zunino (almacén y bar), Matilde Cáceres (comedor), Pedro Jumilla (bar y sala de billar), Ramón Valdez (artesano), Felipe Vicente Plassy (carpintero) y Virginia Arrúa (encargada de estafeta postal). Un acontecimiento digno de recordar fue el lunes 16 de agosto de 1954, cuando llegó por primera vez el tren de pasajeros ‘Ganz’, a las 9.00, con destino a Concordia… Era hermoso, de color plata y de 2 cabezas; mucha gente lo esperó en el andén, fue recibido con aplausos, vivas y al despedirse a bocinazos, la alegría cubrió a todos y más de uno, alguna lágrima tuvo que frenarla con los dedos. A no olvidarse, el 5 de octubre festejamos los 86 años de ‘Desvío El Pingo’ y el 1 de noviembre, cumple 70 años Estación El Pingo. Salud y que viva El Pingo”. (Fransisco “Panchito” Plassy)