Un nuevo tratamiento láser permite borrar tatuajes

0
108

La popular frase “nada es para siempre” casi ha cobrado sentido literal en los últimos tiempos, sucede que ya ni los tatuajes son para toda la vida. El 60% de los jóvenes de entre 13 y 21 años, llevan marcado a piel el nombre de ese chico o chica de la que están enamorados, el logo de su grupo musical favorito, la firma de algún ídolo deportivo o algún símbolo que a esa corta edad creyeron que era significativo para sus vidas. La mayoría de ellos se somete a una dolorosa práctica instrumental a escondidas de sus padres, quienes de saberlo, probablemente no lo aprobarían, a sabiendas de la implicancia que tienen. La tecnología les acerca un poco de tranquilidad a esos papás y a todos aquellos que con el paso de los años, han crecido y se han arrepentido de haberse sumado a esa ‘moda adolescente’, puesto que ahora es posible borrarlos definitivamente con un método totalmente indoloro y accesible para los argentinos.

El Dr. Ricardo Hoogstra, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica y jefe del departamento de dicha especialidad en el Hospital José M. Penna de la ciudad de Buenos Aires, confirmó que muchos jóvenes y principalmente mujeres, se están sometiendo al tratamiento Helios II, que permite eliminar los tatuajes no deseados. En cuanto a este novedoso dispositivo, el profesional comentó: “Se trata de un aparato con alta densidad de energía por micro punto, que logra eliminar los pigmentos dispersos en la capa dérmica. HELIOS II emite 89 puntos láser que penetran hasta 4 veces más en la piel, sin producir irritaciones, edemas, cicatrices ni lesiones dramáticas, ya que el tiempo de exposición es muy breve. De esta manera se minimiza el daño colateral y la recuperación es más rápida. Este tratamiento cuenta con tecnología de láser multifraccionado y suma a sus óptimos resultados la ventaja de no dejar secuelas indeseables. Inicialmente se utilizaba para quitar lesiones pigmentarias como pecas, lentigos, manchas solares y melasmas, hasta que se comprobó los buenos resultados que brinda en la remoción de tatuajes”.

Entre los motivos de consulta más habituales, el especialista señaló que “muchos quieren hacerlo por motivos amorosos, ya que el tatuaje se hizo en su momento para demostrar un fuerte compromiso con alguien y cuando ese sentimiento ya no existe, el tatuaje se transforma en un recuerdo constante, que afecta el ánimo de quien lo lleva y también al de su nueva pareja, generando conflictos innecesarios. También aparecen quienes tienen razones vinculadas a los cambios psicológicos vitales que se producen con el paso del tiempo. En menor medida llegan casos donde borrar estas marcas está relacionado a una situación profesional o laboral actual, donde no es permitido o bien, genera incomodidad a la hora de exhibirlos”.

Helios II se basa en un láser de neodimio (Nd Yag) cuya longitud de onda es ajustable, para que el especialista “elija” la coloración del pigmento a tratar, evitando que la piel aledaña sea afectada por dicha energía. Cuando los tatuajes tienen varios colores, especialmente negro, rojo o verde, se emplean diferentes longitudes para maximizar el grado de mejoría en una sola visita. Se comienza quitando los contornos negros y luego se borran los colores de relleno. Los dibujos en colores azul oscuro y negro son los que mejor responden al tratamiento, mientras que los pigmentos amarillo, rojo y verde necesitan de más sesiones para removerlos. Sólo los tatuajes en blanco y color carne no pueden ser sometidos al Helios II, puesto que pueden cambiar a un color más oscuro inmediatamente después de la aplicación láser.

Con un valor de $ 100 por centímetro cuadrado de piel, la cantidad de sesiones que se requieren para un resultado completo varían de acuerdo al tamaño y coloración del tatuaje, pero ya a partir de la primera se notan cambios. “El efecto final se apreciará luego de varios días, ya que los depósitos de pigmentos oscuros que han sido desintegrados por el láser, serán reabsorbidos por la piel o eliminados como células muertas”, explicó Hoogstra.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here