Un museo donde descansa la pasión

0
126

La pasión por el fútbol tiene diversas exteriorizaciones en sus amantes. Hay quienes eligen tatuajes, otros las cábalas, aquellos que acuden religiosamente a la cancha, la elaboración de los trapos, entre otras costumbres. Entre estas un vialense se volcó por la colección de camisetas, pero no se trata de una colección cualquiera, sino de aquellas que fueran utilizadas por jugadores de la Liga de Paraná Campaña.

Se trata de Cristian Olmos o sencillamente “Moncho” como es conocido. Su relación con el fútbol y los medios de comunicación donde trabajó, le abrieron la puerta a este mundo que descubrió y que hoy se ha transformado en un interesante Museo personal.

“Comenzamos en 2013 cuando el ‘Juano’ (Jorge) Godfried me dio la última que usó. Fue el punto de partida. La segunda fue la de Arsenal en la final de 1993 contra Atlético Hasenkamp. A partir de allí hicimos contacto con mucha gente que se fue prendiendo en la idea y hoy contamos con 260 camisetas. Tenemos de equipos de los ’80, una de Seguí FBC del ’89 por ejemplo, unas 130 son de elencos de Paraná Campaña, pero también se sumaron otros equipos con el correr de los años y torneos”, le comenta a El Observador.

“Mauro Benítez, el capitán campeón de Unión Agrarios Cerrito, me dio la del último título. Me comuniqué con él y no tuvo inconvenientes. Así que viajé para buscarla. Cada camiseta se guarda con una pequeña historia referencial y es firmada por quien la dona”, agrega.

También aparecen algunas del ascenso argentino como Los Andes o de Almirante Brown de Isidro Casanova gracias a distintos contactos. De la capital provincial están las de Atlético Paraná, Peñarol, Neuquén, Palermo e incluso de Ángeles Negros, una novel entidad de pocos años de vida. “Me dieron las dos primeras camisetas que usaron”, recuerda. También aparece la del experimentado juez Gustavo Vilotta, con su autógrafo. Pero si hablamos de los hombres que imparten justicia, Roberto Lima dejó su sello como así también los hombres de AFA que arbitran en etapas finales de Paraná Campaña como Fernando Echenique, por ejemplo, quien estuvo el año pasado.

Naturalmente que al contar con dos equipos de la ciudad que juegan el Federal B, aparecen algunas de los rivales de turno como los elencos de Corrientes, Santa Fe o de otras localidades de Entre Ríos.

Lucas Rodríguez le entregó sus guantes.

Al ser consultado por la más valiosa, “Moncho” aclara que “no hay una más importante que otra. Todas tienen un enorme valor. Las dos primeras pueden resultar especiales porque fueron las del puntapié inicial, pero le doy la misma importancia a todas. Sí hay algunas muy especiales, de arraigo sentimental como la de Emanuel Jacob, arquero de Hasenkamp. Se hizo un partido solidario cuando su mamá atravesaba una dolorosa enfermedad. Le regaló esa camiseta a su madre que lamentablemente falleció a los pocos meses, después me la obsequió. Es una historia conmovedora y tiene un gran contenido esa casaca”. Luego destaca también las que recibió de Viale FBC y Arsenal cuando ascendieron al Federal B, firmadas por todos los jugadores.

 

José Quiróz y la de Viale FBC que utilizó en la Copa Argentina ante San Lorenzo de Almagro.

“Pochito” crack: Es una obviedad que a algunos ex jugadores les cuesta desprenderse de esos valores que guardan cuando van culminando su carrera, pero comprenden de esta iniciativa que va creciendo. “Martín Hilfer (ex defensor) tiene todas las que uso a lo largo de su carrera y costó convencerlo pero me regaló un short. Algunos arqueros me han dado sus guantes. Hay una historia muy especial con José Luis ‘Pochito’ Domínguez, campeón con Seguí FBC en 1997. Se enteró de la idea y le encantó. Me dio la del título del ‘Aurinegro’ que la tenía encuadrada, es la misma que muestra en el libro de la historia de Paraná Campaña que hizo Ezequiel Re. Así fue que en un viaje que hice hasta Diamante para buscar una que me dio el ‘Negro’ (Marcelo) Sosa, a la vuelta busqué la de Domínguez. Me acuerdo también de un jugador de Arsenal que estaba pintando y yo pasé en auto. Paré y le dije que se la sacara para llevarla al museo. Me la llevó pero al otro día, después de lavarla jaja. Hoy mando mensajes a los jugadores y muchos se prenden, ven las publicaciones, las notas y les gusta la idea”.

 

Las dos primeras del Museo. Todas las semanas se suman más.

Gorra con historia: Además de camisetas, el lugar va guardando otros elementos como botines, pantalones, guantes y demás. Pero también está una gorra muy especial, fue la que utilizó Omar “Yiyo” Werner cuando dirigió a Deportivo Tabossi en 2011 y a Litoral en 2014, donde logró los dos únicos títulos que obtuvieron esas instituciones.

 

De Primera: Aparecen en esta habitación de pasiones, las de futbolistas consagrados en el plano nacional. Una de ellas es la de Newell’s campeón 2013 de Ignacio Scocco. “Una doctora de Viale estaba haciendo pasantía en una clínica de Rosario. Justo la mujer del delantero estaba por tener familia, entonces lo vio y le pidió la casaca. Muy buena predisposición”, remarca. También posee una de Boca Juniors de 2015 firmada por el plantel o la de Enrique Bochini, ni más ni menos. Lo contactó cuando sacó su libro autobiográfico y le envió la Nº 10 histórica de Independiente, de su última etapa. “El único detalle es que no la firmó. Le escribí para comentarle y me pidió que se la reenviará. ‘Nooo’, le dije. A ver si se pierde en el camino. Cuando esté en la zona por una de las cenas que hacen las peñas del Club, se la llevaré para que estampe su sello”, cuenta.

En Viale se efectuaron algunos partidos a beneficio de la Fundación Alguien Como Yo FQ, donde llegaron representes del fútbol grande. Allí pudo recopilar importantes elementos como la casaca del arquero Guzmán y una firmada por todos como por ejemplo Gabriel Heinze, Maximiliano Rodríguez, Paolo Goltz y Milton Casco, entre otros.

 

Mauro Benítez, capitán de Unión Agrarios campeón, estampa su firma.

Visitas: El museo se encuentra en una habitación del domicilio particular de “Moncho”. Si bien no está habilitada una muestra al público “porque me ‘matan’ en casa”, según aclara, los jugadores o periodistas interesados en visitarla, se pueden contactar con él. Seguramente con el correr del tiempo, el espacio irá quedando cada vez más chico. Más sorpresas e historias curiosas seguirán apareciendo cuando el mundo del fútbol chacarero comience a saber de este lugar, donde descansa la pasión y los recuerdos brotan de cada camiseta.

Exequiel Olechar también integra el Museo con el aporte de su pantalón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here