Un gurí entrerriano hizo realidad el sueño de jugar en Primera

0
2

Gabriel Graciani nació en Bovril el 28 de noviembre de 1992, era un pibe al que los pantalones cortos de la categoría Sub 16 liguista, le quedaban extremadamente largos, puesto que habían varios años de diferencia cuando comenzó a patear una pelota en la Liga de Fútbol de Paraná Campaña. Primero actuaba como delantero, pero luego en una práctica se lució como volante derecho y ese carril no lo abandonó hasta hoy.

Tenía 14 años, jugaba con los más grandes y en el 2006 la recordada leyenda “Sabalera” Ernesto “Cococho” Álvarez, le puso el ojo en una prueba de futbolistas realizada en Hasenkamp. “La verdad que cuando estaba en Bovril, nunca me imaginé que iba a llegar a jugar en Primera División del fútbol argentino”, le confiesa a El Observador mientras descansa unos días en su ciudad natal, al tiempo que agrega: “Sí deseaba estar en el primer equipo de Deportivo en la Liga de Paraná Campaña. Siempre tenía ganas de jugar ahí, no se me dio nunca pero ahora estoy en la máxima categoría del fútbol profesional, son cosas que tiene el fútbol”, intenta excusarse con esa simple frase para explicar por qué no llegó a lucir la querida Auriverde y ahora es sangre y luto. “Es muy lindo todo lo que me está pasando en estos momentos y lo voy a aprovechar al máximo”, sentencia.

Actuó en Octava y rápidamente, como las hojas secas cuando son levantadas por el viento otoñal, lo ascendieron al plantel de Primera. “Ya cuando jugaba en inferiores todos me preguntaban cómo me iba, cuando fui a la pretemporada este año era una alegría enorme. Estaban todos contentos, es muy difícil de explicar”, confiesa. “No sé si hay hinchas de Colón, pero son seguidores del equipo”, dice sin dudar.

Este año fue el gran debut del nacido en la capital del gurí entrerriano. Apodado como “Tanito” en el interior de Colón, saltó a la cancha el viernes 12 de febrero en Santa Fe ante Quilmes, en el encuentro adelantado de la 1ª fecha del Torneo Clausura. Y lo hizo como titular, luciendo la casaca N° 15. Fue reemplazado a los 28’ del complemento por Quilez y luego, cuando salió de los vestuarios, los primeros conceptos de jugadores, DT y análisis de la prensa, fueron positivos en cuanto a su funcionamiento. Pero las prontas alegrías no terminarían ahí, ya que en la 3ª jornada marcó el primer gol de su carrera, fue ante Gimnasia de La Plata. “Lo que sentí fue una enorme alegría, no sabía cómo festejarlo. Siempre se me dio todo tan rápido, pensé en mi familia, en la gente que me ayudó, en todos”, le cuenta a este semanario.

Gabriel es hijo de Gustavo, histórico delantero de Dep. Bovril y tremendo goleador del fútbol chacarero. Además es sobrino de Gabriel quien juega en Patronato como lateral derecho, otro orgullo de esa localidad. Otro tío, Marcos Ramos, está vinculado a la actividad y fue un enganche fino y elegante del “Depo”. Por si eso no fuera poco, confiesa que su hermana se destaca en atletismo y sus abuelos siempre estuvieron ligados al deporte. Indudablemente que la pasión por esta actividad, corre en la sangre de la familia. Precisamente del padre, el “Tanito” comenta: “Me señala algunas cosas, desde cuando veía los partidos en inferiores. Me dice qué tengo que corregir o qué hago bien. Me enseña constantemente”.

Su grupo de amigos en Colón, sigue siendo el que tenía en las divisiones menores. De 6 chicos que subieron a Primera, quedaron 2. Sobre los pesos pesados, cuenta: “Hablamos poco, en los entrenamientos o en los partidos te marcan cosas de las que uno aprende, sobre todo tomás aspectos de la clase de personas que son. Siempre me ayudan adentro de la cancha, siempre lo hicieron. En el partido debut me dieron una mano importante. En el grupo hay una competencia sana lo cual es positivo y te incentiva. Cada día que te levantás te dan más ganas de entrenar”.

Gabriel perdió la titularidad por cuestiones lógicas del fútbol, el funcionamiento “Sabalero” es muy irregular y mientras los resultados no se den, es bueno preservar la imagen de los jóvenes ante los posibles abucheos de los fanáticos. El último encuentro fue contra Boca Juniors como local, derrota 1-0 con grandes figuras mundialmente conocidas como Riquelme o Palermo. Sobre esto, el gurí se sincera: “Fue una sensación muy linda, entré unos minutos nada más pero ya cuando estaba en el banco, al verlos era algo muy importante. Jugar contra esos monstruos en la cancha, te sirve de mucha experiencia”.

Graciani no tiene ídolos pero su reflejo es el “Pupi” Javier Zanetti. Manifiesta que le gusta ir hacia el arco rival pero acota que “también uno debe pensar que tiene que defender antes que atacar”.

En el último tramo de la cordial charla, habla como un futbolista de toda la cancha: “Ahora me toca ir al banco, es producto de una competencia sana que se vive en todos los equipos de Primera División. Tengo que entrenar más fuerte, dejar todo de mi para convencerlo al técnico de que estoy para ser titular de nuevo. Si no se da, uno tiene que seguir trabajando y aprender cosas todos los días porque esto recién empieza”, indica con plena naturalidad el “Tanito”.

Ficha
Nació el 28/11/92
Partidos jugados: 6
Como titular: 5 (estuvo en el banco ante All Boys pero no jugó)
Goles: 1 (vs. Gimnasia LP 1-3)
Tarjetas amarillas: 1

* Por Mauricio Jacob

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here