Un estudio revela que trabajar de noche podría generar obesidad

0
0

obesidadEn relación a un artículo publicado por la revista norteamericana Current Biology sobre la incidencia del peso con el trabajo nocturno, el especialista argentino Dr. Máximo Ravenna, expresó que “una persona que no se toma el tiempo para descansar como se debe podría aumentar su peso en alrededor de cinco kilos por año”. La investigación confirma los resultados que ya habían sido anticipados por Ravenna hace algunos meses. Allí se destaca que trabajar de noche o comer en horarios irregulares presenta peligros reales para la salud que incluyen entre otras alteraciones la obesidad, los trastornos metabólicos y la diabetes.

 

“Vivir en horario nocturno y dormir de día, cambiar permanentemente los tiempos de relajación y la falta de horas de sueño desequilibran todos y cada uno de los puntos de sincronización del cuerpo humano, entre los cuales, obviamente, se encuentra el metabolismo y la asimilación correcta de los alimentos” afirmó el psicoterapeuta.

 

Se debe a que la acción de la insulina sube y baja según un ritmo circadiano de 24 horas. Trastornarlo puede tener efectos profundos sobre la regulación del peso y la homeóstasis de glucosa y lípidos.

 

Estas oscilaciones diarias las controla el llamado reloj biológico. El trastorno de la sincronía en el ritmo circadiano, que es una de las características del trabajo en turnos nocturnos o de trasnoche, el desajuste que ocurre cuando se viaja en avión largas distancias y los trastornos en las horas de sueño pueden ser algunas de las causas más comunes.

 

“Muchos procesos fisiológicos exhiben ritmos de día y noche, incluido el comportamiento de alimentación, el metabolismo de lípidos y carbohidratos y el sueño”, señala el creador del método de adelgazamiento que lleva su nombre.

 

Los experimentos hechos con ratones en laboratorio han mostrado que cuando los animales no pueden mantener las horas de sueño por una razón u otra su ciclo biológico presenta resistencia a la insulina y propensión a la obesidad. Los roedores normales se tornaron resistentes a la insulina durante el día cuando, al igual que la mayoría de los animales noctámbulos, en general están durmiendo.

 

Esto representa un problema para los humanos que viven en un ambiente en el cual manipulan desde la luz disponible a las horas de suministro de comida abundante.

 

A su vez, en otro estudio que publica la revista Science Translational Medicine se trabajó sobre humanos y se arribó a la misma conclusión. Se llevó a cabo durante seis semanas con 21 personas sanas. Los voluntarios durmieron 10 horas diarias durante las tres primeras semanas, pero luego su descanso se redujo a 5,6 horas de sueño cada 24 horas para simular las rotaciones en los turnos de trabajo.

 

“Los resultados muestran que las personas que trabajan en turnos de noche y tienen predisposición a la diabetes tienen más posibilidades de desarrollarla” expresa el estudio y agrega que “la masa corporal se vio afectada, ya que los participantes mostraron una reducción de la actividad metabólica que se podría traducir en un aumento de peso anual de más de 4,5 kilos”.

 

Al respecto, el Dr. Ravenna reitera que todo el desacople homeostático que genera la falta de descanso trae aparejadas alteraciones en el estado de ánimo, algo que indirectamente también puede llevar a comer más para reemplazar la insatisfacción que genera el no poder dormir en tiempo y forma. En definitiva se genera un círculo vicioso que retroalimenta negativamente ambos estados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here