Un astronauta que pasó casi un año en el espacio sufrió algunos cambios en su cuerpo

0
1

AstronautaLuego de permanecer 340 días en la Estación Espacial Internacional (EEI), Scott Kelly intenta adaptarse a la vida en la Tierra. Pero el proceso ha sido doloroso, como él lo confiesa. El astronauta estadounidense padece molestias en las articulaciones y los músculos, que se manifiestan con dolores en todo el cuerpo, al punto de no saber qué parte le duele más.

 

“Estoy sorprendido de cuán distinto me siento físicamente, en comparación con la primera misión que hice”, declaró en rueda de prensa, después de permanecer casi un año en el espacio en una misión que será clave para los futuros viajes interplanetarios.

 

 

La primera vez que estuvo en el espacio permaneció 159 días. Por esta razón conocía de los dolores musculares y de la interminable fatiga. Sin embargo, esta vez los dolores fueron mayores, sumado a una hipersensibilidad en la piel que no padeció luego de volver de su primera misión. “Es como una sensación de ardor siempre que me siento, me acuesto o camino”, dijo.

 

Añadido a esto, Kelly contó que está teniendo problemas de puntería al lanzar objetos. “Lo primero que intenté lanzar a una mesa lo fallé. Intenté jugar al baloncesto y no pude encestar ni una vez, tampoco es que sea un buen jugador”. También perdió volumen de la sangre, por la cual recibió una transfusión apenas regresó al planeta.

 

Otro problema que padece Kelly, y todos los astronautas que vuelven a la Tierra, es una inflamación en la parte posterior del ojo que hace que tenga problemas de visión, mientras el cuerpo se acostumbra de nuevo a la gravedad.

 

Además, la NASA reveló que Kelly había crecido cinco centímetros debido a la falta de gravedad en el espacio exterior, que hace que los discos espinales se expandan, consignó Clarín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here