Un 18% de los alumnos secundarios entrerrianos repite de año

0
0

alumnosDesde el Consejo General de Educación (CGE) aseguraron que reforzarán durante 2013 la asistencia técnica a las escuelas de nivel medio de la provincia, con el objetivo puesto en reducir el índice de fracaso en los tres primeros años de la secundaria, donde se concentran las tasas más altas de repitencia y abandono. La última cifra oficial del organismo de Educación da cuenta que el 18 por ciento de los alumnos de secundaria repite. “Es un índice alto, pero confiamos en que lo vamos reducir”, dijo la directora de Educación Secundaria, Marcela Mangeón. “Ya las primeras lecturas que estamos teniendo nos indican que eso va a suceder, que aumentó el número de alumnos que aprobó”, reafirmó la funcionaria, al tiempo que apuntó: “Aunque nos interesa cuál fue el porcentaje que aprobó, y con qué nota”.

Mangeón sostuvo que hay una multiplicidad de causas, aunque entendió que la complejidad que presentan ahora los adolescentes choca con prácticas docentes que no siempre saben adaptarse a la nueva realidad, y eso deriva en fracaso. A eso, se suman problemáticas sociales y culturales que arrastran los jóvenes, y que hacen eclosión en el aula.

 

La evaluación surgió ahora, dijo, y por eso en 2013 se pondrán en práctica distintas estrategias tendientes a revertir la situación. La principal, asistencias técnicas a las escuelas, y capacitación a los docentes. “Aunque no se trata sólo de una cuestión pedagógica, sino que es también una cuestión cultural y psicológica, que tiene que ver también con los alumnos”, sostuvo.

 

No hay todavía una evaluación numérica de los resultados, pero Mangeón aseguró que mejoraron los rendimientos de los alumnos en la escuela secundaria, y que ahora se va camino a reducir el alto índice de repitencia que venía exhibiendo la provincia.

 

La última cifra oficial da cuenta que el 18 por ciento de los estudiantes de secundaria repite. “Es un índice alto, pero confiamos en que lo vamos reducir. Ya las primeras lecturas que estamos teniendo nos indican que eso va a suceder, que aumentó el número de alumnos que aprobó. Aunque nos interesa cuál fue el porcentaje que aprobó, y con qué nota”, apuntó.

 

Además, resaltó un punto: la transformación curricular, y la implementación de un nuevo esquema de evaluación de los alumnos repercutieron en el buen rendimiento en las escuelas. Un cambio que se impulsó a lo largo de 2012 fue la incorporación de nuevos métodos de evaluación, sin que la prueba escrita sea excluyente a la hora de poner una nota al alumno.

 

La idea oficial en Educación fue apoyar iniciativas alternativas, como las investigaciones de campo, los trabajos en equipo, la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información (TIC), de todavía incipiente desarrollo en las aulas.

 

Un mismo tema expuesto ante el docente por parte del alumno en formato no habitual.

 

En 2009 se había aprobado el nuevo esquema de evaluación de los alumnos, con la particularidad de que al inicio del año escolar el profesor a cargo de una materia “comunicará o acordará” con los estudiantes los criterios de evaluación que habrá a lo largo del año. E incorporó el derecho a peticionar por parte de los alumnos cuando no estén de acuerdo con una nota aplicada por el docente.

 

Según consignó El Diario, las transformaciones que se aplicaron en la escuela secundaria dejaron al descubierto de qué modo opera el fracaso.

 

La materia más crítica por años, Matemática, tuvo un mejoramiento en los rendimientos, según una medición hecha por el Ministerio de Educación de la Nación en la provincia. Entre 2007 y 2010, el nivel de desempeño medio y alto en Entre Ríos en Matemática pasó de un 58,5 por ciento a un 72,1 por ciento; en Ciencias Sociales también hubo una mejoría, del 67,5 por ciento al 76 por ciento; igual que en Ciencias Naturales, que pasó del 44,1por ciento a 69,8 por ciento.

 

Pero apareció un talón de Aquiles, Lengua. En esa asignatura, s pasó de un rendimiento medio y alto del 82,3 por ciento a un 76,7 por ciento. Los números se explican con este otro dato: entre 2007 y 2010 aumentó el porcentaje de alumnos con rendimiento bajo en Lengua, 17,8 por ciento al 23,3 por ciento, de acuerdo a un muestreo hecho por el Ministerio de Educación entre los estudiantes que finalizaron la secundaria en 2010.

 

El brete se superó a partir de una decisión oficial de redireccionar los recursos que envía la Nación para sostener el Plan Mejora, un programa de asistencia pedagógica a alumnos más complicados, mediante la contratación de docentes tutores. Así, el Plan Mejora Institucional destinó la mitad de los 20 millones de pesos que recibió la provincia para el pago de horas cátedra a docentes tutores en Lengua.

 

El fracaso se observa, ahora, en otras disciplinas, como Ciencias Sociales, Biología o Historia. Pero además, concentrado en los tres primeros años de la secundaria, sobre todo primero y segundo años.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here