Triatlón: Juan José Coassolo tiene sus fichas depositadas en el Ironman de México

0
3

coassolo la paz 2013 2El crespense Juan José Coassolo estuvo nuevamente presente en el Triatlón Internacional de La Paz disputado del 11 al 13 de enero. En la categoría de 35-39 años finalizó 30º con un tiempo total de 2.21.41 (27.31 natación, 1.01.18 ciclismo y 46.38 pedestrismo), mejorando su registro.

En esta ocasión compitió con el aditamento de sumar la prueba a un fuerte entrenamiento que está realizando con miras a cumplir un gran sueño. “En La Paz alcancé buenos resultados, mejoré mi mejor marca y sentí buenas sensaciones sobre todo en el agua donde salí con el pelotón de punta. Verdaderamente volví satisfecho y es un gran estímulo para la competencia a la que acudiré en los próximos meses”, le dijo a El Observador Deportivo. El atleta se refiere al Ironman que tendrá lugar en Los Cabos, en Baja California (México). Será el 17 de marzo.

“Estoy cumpliendo con un entrenamiento de 30 semanas donde me exigen la competencia en pruebas de estas características como la de La Paz o el medio Ironman de Punta del Este donde estuve a fines del año pasado”, acotó.

Sobre las características del Ironman mexicano explicó que “es una carrera certificada a nivel mundial y pertenece a la organización de la marca Ford. Largan alrededor de 3.000 competidores para recorrer una distancia de 3,800m. de natación, 180km. de ciclismo y 42km. de pedestrismo. Quienes lo hacemos por primera vez, se estima que estaremos rondando las 13 horas de carrera”.

Comparativamente hablando, indicó: “Es una prueba que tiene un precedente dentro de este deporte como si fuera la Fórmula 1. Está certificada a nivel mundial, no cualquiera organiza una competencia como esta”.

El objetivo es claro y hacia ello se focaliza: “Llegar, esa es la principal meta. Cuando uno va por primera vez, debe luchar ante muchas sensaciones, debe pelear contra paredes muy importantes que van a aparecer en cada una de las disciplinas. Es una carrera física y muy psíquica. Es preciso planificar un ritmo de marcha al ser una prueba tan extensa. No podés hacer locuras por más que te sientas muy bien. Es muy mental. Uno va a recibirse de hombre de hierro, es un logro importante en el ambiente del triatlón, un título que se lo puede colgar en la pared de la casa con gran orgullo”.

Para una carrera exigente, el entrenamiento lo debe ser mucho más aún. “Voy por la semana 20 de las 30 en total. Estas tareas me están depositando en cumplir con ese tiempo aproximado de 12 ó 13 horas. Se basa en trabajar seis días a la semana y con solo uno de descanso. Es con doble turno (mañana-siesta o siesta-noche), con un pico máximo que se da el fin de semana donde hacemos acumulativo de ciclismo con 4.30 horas (120km. aproximadamente) o combinamos natación en el río para entrenar el sentido de orientación que uno debe tener en aguas abiertas. Si bien estoy utilizando la pileta de Cultural, siempre el agua abierta te da una sensación diferente porque en definitiva la prueba es sobre esa característica”.

Juan no irá solo, estará acompañado por el diamantino Horacio Moya. “Nos hemos hecho amigos del dolor y del sacrificio, nos acompañamos muchísimo. Con él competimos en la medio Ironman de Punta del Este meses atrás, que también me lo pedía el entrenamiento. Tengo la enorme suerte de que me pueda acompañar”, enfatizó.

Entre la ansiedad y las hojas que van cayendo del calendario, pudo explicar: “Hay noches en las que me desvelo y veo que la montaña es inmensa, y hay veces en la que no es tan alta. Cuestiones que nos pasa por la cabeza antes de una prueba de estas magnitudes”.

El atleta compite de manera amateur, pero su alma y espíritu son netamente profesionales, ello explica la determinación con que se afronta a este desafío sin otra remuneración que la de “representar a Crespo sin otra bandera que la de mi ciudad y la de Entre Ríos. Me siento orgulloso de ser deportista crespense y adonde voy hago saber cómo es mi pueblo. Respeto mucho ese concepto y lo tomo con gran responsabilidad. No nos olvidamos que también vamos en representación de Argentina. Lo hacemos desde el corazón”, cerró.

Nada más claro que su definición final. Sacrificarse durante horas, días, semanas y meses gracias al cariño volcado a una disciplina deportiva, con la finalidad de representar a un lugar y cumplir un sueño personal. Se podrá decir que estará en una competencia denominada Ironman, pero lo cierto es que el espíritu que lo deposita en estas proezas, ya está revestido de hierro.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here