Tria La Paz: Rode y Clivio ganaron las pruebas del sábado

0
0

o_1421554292El uruguayense Nelson Rode se impuso en la General de distancia olímpica, mientras que el victoriense Tomás Clivio fue el mejor del circuito Sprint. Así, ratificaron el prestigio del Circuito Entrerriano ante competidores de todo el país y naciones vecinas. El público volvió a conmover con su acompañamiento.

Fueron la frutilla del postre. Los entrerrianos Nelson Rode y Tomás Clivio inscribieron por primera vez su nombre como los mejores de la clasificación general en la 31ª edición del Triatlón Internacional de La Paz. 
De este modo, ratificaron el nivel competitivo de los triatletas de la provincia, que tienen un buen rodaje gracias al Circuito Entrerriano. El uruguayense Rode se quedó con la carrera de distancia olímpica (1,5 kilómetros de natación, 40 de ciclismo y 10 de pedestrismo) para los grupos de edad de Mayores; mientras que el victoriense Clivio se adjudicó la de short (la mitad del recorrido), que nucleó a Juveniles, Sprint, Mountain Bike y Paratriatlón. 
El pueblo paceño dio una nueva muestra de identificación con su fiesta popular predilecta, dándole ese carácter (único en el plantea) a una prueba combinada. 
La jornada resultó toda una prueba para la resistencia física de triatletas, voluntarios de la organización y público, por la elevada temperatura que se prolongó durante todo el día. Aún así, unos y otros dieron lo mejor de sí para que la resultante sea positiva para todos. 
MÁS QUE APERITIVO, UN PLATO PRINCIPAL ALTERNATIVO. Las categorías participantes de la distancia corta dieron un gran espectáculo y avivaron los ánimos de quienes los esperaron a la vera del Paraná, la banquina de la ruta provincial número 1 o las veredas de la zona urbana paceña. 
Tras la largada en el extremo norte de puerto Márquez, con el agua a la cintura, imprimieron un gran ritmo a sus brazadas en el Pariente del Mar para emerger poco después en el puerto paceño. Allí fueron recibidos por bombas de estruendo, batucadas, transmisión por altoparlantes y un aliento incesante. 
DÉJAVÙ PACEÑO. El entusiasmo de los fanáticos del triatlón creció cuando, en tierra firme, el paso de los punteros divisó al local Tomás Castellano, al mencionado ganador y a Thomas Galíndez. Es decir que, en una misma carrera y peleando los puestos de vanguardia volvían a coincidir los apellidos de dos ilustres triatletas argentinos, queridos casi como hijos por los paceños: Oscar Galíndez y Víctor Hugo Clivio. 
Sin embargo, el gran protagonista de la punta de competencia en el tramo ciclismo fue el cordobés Matías Montenegro, quien se consolidó en el liderazgo tras una rodada en el pelotón perseguidor que afectó a Castellano y Galíndez. No obstante, de esa situación salió airoso Clivio, quien emprendió la caza del escapado. 
El alcance se dio casi coincidentemente con el final del parcial a pedal, donde Montenegro fue alcanzado por los uruguayos Martín Ansolabehere Delgado y Federico Scarabino. Clivio se bajó a correr a pie detrás de ellos, aproximadamente 100 metros rezagado. 
Empero, a medida que transitaba, sus zancadas acortaron la brecha y a un kilómetro del final, alentado por su padre, el Correcaminos, Tomás Clivio saltó a la punta con paso firme. 
COMO EN 1994. Los espectadores divisaron la figura de ambos y volcaron decididamente su favoritismo por Tomi, quien llegó a la zona portuaria ovacionado como el más querido de los paceños, como ocurrió con su padre hace 21 años –cuando rompió el récord de Oscar Galíndez de cinco años de imbatibilidad–. 
EL OTRO PLATO FUERTE. Con semejante introducción, el espectáculo debía continuar de modo superlativo para agradar al exigente paladar de los paceños. Y así fue. 
Tras una largada demorada unos minutos por el paso de una barcaza, los competidores de las divisiones de edad de Mayores se hicieron al río, que continuó mostrando paso de camalotes, tras las precipitaciones pluviales de las semanas previas. 
Esta vez, el primero en llegar al muelle bajo fue el neuquino Augusto Confalonieri, quien no tuvo consideración de sus rivales y escapó solo delante de los grupos de ciclistas. Mantuvo una distancia prudente, que conservó entre los 400 y 600. 
Detrás, a los cuatro escoltas iniciales, se sumaron rápidamente –aproximadamente en el kilómetro 5– una veintena de ciclistas, entre los que viajaban los paceños Adrián Ruiz, Maximiliano Caíno, Exequiel Malvacio, David Castella y Enzo Castellano, el paranaense Gonzalo Salas y un sorprendente Rode. 
RÁPIDOS Y FURIOSOS. Pero eso no terminaría allí, pues unos tres kilómetros más adelante fueron conectados por otro pelotón de casi 40 triatletas. Semejante marea humana y de bicicletas fue una de las más bellas postales que entregó la edición de ayer, a plena marcha por la campiña del noroeste entrerriano. 
Pitu Caíno (sobrino del recordado Pedro Omar y campeón entrerriano 2013) y Salas (gran pedalista, de rango internacional hasta hace una década) hicieron gala de sus dotes e intentaron algunas fugas, que siempre tuvieron un gran número de candidatos para neutralizarlas. 
Así, al puntero recién le dieron alcance a nueve kilómetros del final del tramo. Como ocurre en los últimos años, Caíno puso en juego sus genes y pasó primero por el arco de acceso y su barrio natal: La Milagrosa. 
Sin embargo, no pudo hacer diferencia al llegar a la transición. Al inicio del pedestrismo fue alcanzado por Javier Peiretti (de Buenos Aires), Juan Ciano (Trelew, Chubut) y el entrerriano Rode. Éstos escaparon y, al promediar el parcial Rode y Ciano se distanciaron. 
Al identificarlo, los paceños subieron su aliento al uruguayense (invicto en el duatlón entrerriano en las dos últimas temporadas), mientras Velmar Bianco (Álvares, Buenos Aires) y Federico Albe (Concordia) se acomodaban como escoltas. 
EL REMATE. Ciano ensayó un par de escapes pero Rode no mordió el anzuelo; sostuvo ritmo y, cuando atacó fue letal. A menos de 1.000 metros de la llegada incrementó su marcha y fue inalcanzable.

El Diario