Tras tragedia en Once, crecen críticas hacia TBA

0
0

Hace pocos días la noticia de la tragedia de trenes en Once (Capital Federal), conmovió a la opinión pública. Una formación de la línea Sarmiento perteneciente a TBA (Trenes Buenos Aires) chocó al llegar a la terminal y provocó un desastre. El saldo fue de 51 muertos y más de 700 heridos, en uno de los accidentes más lamentables de los últimos años. Las repercusiones aún siguen. El gobierno nacional intervino la empresa ferroviaria, la presidenta Cristina Fernández emitió habló del hecho en Rosario y los familiares de las víctimas se movilizaron en el Obelisco de Buenos Aires.

En nuestra edición del 27 de enero último, Fernando Gómez, encargado de Relaciones Institucionales de Trenes Especiales Argentinos SA, efectuó declaraciones acusatorias sobre el funcionamiento de TBA y el estado de sus trenes. Tras la tragedia de Once, opinó al respecto en charla con El Observador: “Lamentablemente tuvimos que padecer una situación terrible que se podía haber prevenido. Tuvimos que esperar que murieran 50 personas para darnos cuenta de lo que es realmente TBA. Una empresa que no tiene mantenimiento en sus unidades y no es el primer accidente que tiene. Esto sucede por una falta de política del transporte por parte del estado nacional y de la Secretaría de Transporte encabezada por Juan Pablo Schiavi”.

Consultado por el apoyo económico gubernamental que tiene TBA, afirmó: “le dan subsidios millonarios. Es la empresa que más subsidios recibe en el país. Lo que pasa es que a esos ingresos no lo vuelcan al mantenimiento de sus trenes y formaciones, sino que van a otras empresas satélites. Inclusive TBA posee negocios de transporte en Perú y Estados Unidos”.

También se refirió al hecho de que el gobierno nacional se haya presentado como querellante en la causa: “Me parece una total falta de respeto hacia los familiares de las víctimas. Es una total desubicación, no puede ser querellante nunca jamás, porque es el principal responsable en controlar el correcto funcionamiento del servicio y el principal ente fiscalizador, cosa que jamás cumplió. En tal caso, lo que el Estado puede llegar a ser, es cómplice de esta situación”.

Por último, Gómez disparó: “Espero que esta empresa que ha actuado tan negligentemente, tan irresponsablemente, con numerosos accidentes, la Secretaría de Transporte sea inteligente y le saque la concesión a TBA, no solamente de la Mesopotamia, sino de los servicios urbanos en Buenos Aires. Caso contrario, estos episodios seguirán aconteciendo. Acá hay funcionarios negligentes y sindicales que están dentro de un entramado encabezado por esta empresa”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here