Tras la suspensión, se desarrolló la maratón acuática con un corto recorrido

0
1

La naturaleza tuvo que hacerles un guiño. Después de la suspensión del 18º Maratón Internacional de Aguas Abiertas Hernandarias-Paraná, los nadadores no se dieron por vencidos.

Hicieron público su deseo de correr y ayer el tiempo tuvo una concesión después de la tormenta y permitió que, al menos, pudieran disputar una competencia de corto alcance.

Así, ayer por la tarde se disputó una prueba exhibición frente a la Costanera paranaense, uniendo los balnearios Thompson y del Club Atlético Estudiantes (CAE). Casi el mismo trayecto del sprint obligatorio del viernes último, con el aditivo de una vuelta al islote municipal.

En total, recorrieron cuatro kilómetros y dieron un magnífico espectáculo ante el público, que también se había quedado con las ganas en la víspera. Además, la concreción del sprint fue un bálsamo para los organizadores, que durante meses habían trabajado en una organización superadora con respecto a ediciones anteriores.

Sin la posibilidad de ser puntuable por el Circuito Mundial, la competencia entregó una gran demostración para la gran concurrencia que se dio cita en los distintos puntos neurálgicos del recorrido, como el balneario Thompson, la Costanera baja y la playa del CAE.

Ganó el australiano Trent Grimsey, escoltado por el argentino Luciano Sales Rubio y por el italiano Andrea Volpini (defensor del trono del Hernandarias-Paraná 2011). En definitiva, se repitió el podio del sprint del viernes, aunque esa vez el itinerario fue de 2.500 metros entre el Thompson y el CAE, sin rodeos.

Donde sí hubo cambios fue en la clasificación de damas, porque Pilar Geijo (5ª en la prueba previa) se adelantó por media brazada a la española Esther Núñez (la anterior ganadora).

La exhibición se realizó en un lapso justo, puesto que tras la finalización del último competidor, una llovizna se abatió sobre el lugar, en clara señal de que la naturaleza sigue siendo soberana en este tipo de cruzadas.

LA PREVIA. Los 88 kilómetros del maratón más largo del mundo fueron reemplazados por cuatro. Sin embargo, aunque en distancias el sprint y el Hernandarias–Paraná sean completamente diferentes, en intensidad y emociones ambos parecieran estar igualados.

La prueba de corta distancia que unió al balneario Thompson con la playa del CAE, llegó para darle color a una triste noticia (la suspensión del gran recorrido) y lo logró.

Las primeras embarcaciones comenzaron a llegar poco antes de las 16, horario en el que había sido programada la carrera. Remeros y organizadores se hicieron presentes para esperar a los verdaderos protagonistas de la tarde, quienes llegaron al lugar minutos más tarde. Mientras los competidores realizaban los ejercicios previos a la competencia –y surgían idas y venidas, y un reacomodamiento de embarcaciones– una señal de alerta indicó que si la prueba no comenzaba pronto, la lluvia podía aparecer para complicar la situación.

Por tal motivo, los encargados de llenar la jornada de adrenalina, fueron ingresando uno a uno al agua, en medio de aficionados que alentaban y aplaudían acompañando el trayecto.

Finalmente, media hora después de lo programado, ocurrió lo esperado. Un fuerte estruendo anunció que la carrera daba comienzo, dejando libre a 17 ilusiones, que a pesar de no haberse completado el maratón, pudieron zambullirse en el agua para dar batalla por el primer lugar.

LA CARRERA. Los candidatos a ganar la Hernandarias-Paraná no dejaron dudas de sus ambiciones en los primeros tramos a nado. El argentino Damián Blaum (ganador en tres ocasiones del historial) y los italianos Volpini, Rodolfo Valenti y Edoardo Stochino se cortaron en la delantera a los cinco minutos de competencia, dejando atrás al resto de los participantes, que nadaban en un mismo pelotón.

Así se mantuvieron hasta llegar al extremo oeste del islote municipal, donde debían girar hacia la izquierda. Con 11’ cronometrados, el nuevo líder era el santafesino Sales Rubio, combatiendo contra la squadra italiana. Despagados a unos 100 metros venía el pelotón escolta.

Con el sprint en pleno desarrollo, las barandas de la Costanera y las playas del CAE seguían incorporando espectadores, a pesar de que la oscuridad del cielo avanzaba desde el oeste.

A los 20 minutos, y en pleno nado contra la corriente, pegados a la costa del islote, Grimsey y el argentino Gabriel Villagoiz se sumaban al grupo de los líderes, aventajando por escaso margen al macedonio Evgenij Pop Acev. Luego pasaban las primeras damas (Geijo y Núñez), mientras que el entrerriano Mauricio Gatica estaba a 2’53” de la punta.

El sonido amplificado en la llegada emocionaba al público, que seguía incrementándose y que recurría a los folletos para improvisar abanicos y aplacar los más de 30º C de sensación térmica que se soportaban a media tarde.

Ya para el retome –y consecuente nado a favor de la corriente– Sales Rubio ensayó una escapada del oceánico. Iban 29’ de carrera y las primeras gotas amenazaban con aguar de nuevo la fiesta. El de San José del Rincón llegó a sacar 50 metros de diferencia, mientras el pelotón de Volpini, Valente, Blaum y Acev se mantenía expectante.

EL DESENLACE. Pero a los 37’ se produjo el quiebre de la carrera. Grimsey hizo un embalaje formidable en la última recta y a la altura de la playa del Paraná Rowing Club (PRC) dio caza a Sales Rubio y lo superó, manteniendo la brecha de 50 metros sobre los escoltas.

Los últimos metros fueron de verdadera exhibición. Grimsey sostuvo su ritmo y le sacó una docena de metros a Sales Rubio, que en los últimos metros resistió el embate de Volpini. El ganador tocó el pontón de llegada cronometrando 40’10”66/100 y provocó el primer aplauso cerrado.

Poco más de un minuto después de los punteros llegó la definición de las damas, que fue cinematográfica. Después de recorrer todo el circuito juntas, Geijo y Núñez echaron el resto, incluso con algunos roces, hasta que la argentina tocó la llegada unas centésimas antes que la española. Para ellas hubo aplausos a rabiar y gritos.

Mas atrás llegó el representante entrerriano, Mauricio Gatica (de Bovril), quien resultó el más ovacionado por el público, que se identificó con su historia de vida.

Mientras la llovizna caía cual sistema de goteo intravenoso, las últimas brazadas le dieron el cierre al sprint, que fue una evocación al maratón más largo del mundo. Las nubes aguardaron, casi en manifestación de respeto, ante tantas ganas por bracear al Paraná.

No pudo ser lo que todos querían. Será, si ella lo permite, el año que viene, con ansiedad acumulada.

Sprint – clasificación oficial

Caballeros

Posición Nadador País Tiempo

1º) Trent Grimsey Australia 40’10”66/100

2º) Luciano Sales Rubio Argentina 40’19”68/100

3º) Andrea Volpini Italia 40’20”13/100

4º) Rodolfo Valenti Italia 40’32’31/100

5º) Damián Blaum Argentina 40’38”92/100

6º) Evgenij Pop Acev Macedonia 40’43’61/100

7º) Gabriel Villagoiz Argentina 40’47”81/100

8º) Edoardo Stochino Italia 41’14”02/100

9º) Mauricio Gatica Argentina 52’38”25/100

10º) Daan Glorie Países Bajos 42’39”16/100

11º) Fernando Ciaramella Argentina 58’14”84/100

Damas

Posición Nadador País Tiempo

1ª) Pilar Geijo Argentina 41’17”08/100

2ª) Esther Núñez España 41’17”88/100

3ª) Mallory Mead Estados Unidos 48’10”71/100

4ª) Vanesa García Argentina 49’35”86/100

5ª) Ivana Sitic Croacia 53’12”26/100

6ª) Ronnica Christie Australia 54’22”52/100

Fuente: El Diario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here