Tomás y Graciela Florit (LAPEN) hablaron sobre la tarea evangelizadora que realizan y cómo ayudaron a niños aborígenes del norte argentino

0
9

Visitaron el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, Tomás Florit y su esposa Graciela Rozas, dirigentes crespenses de la LAPEN (Liga Argentina Pro Evangelización del Niño), quienes contaron al Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, cómo ayudan a aborígenes carenciados del norte y cómo desde su entidad, capacitan, orientan y ofrecen los materiales necesarios a personas que necesitan ayuda material y espiritual.

– Recientemente estuvieron en Formosa, realizando una tarea de evangelización…

– (Florit) Sí, visitamos Formosa y Chaco, en zonas donde viven pueblos originarios. Hemos escuchado noticias sobre las inundaciones por el desborde del río Pilcomayo y después, no se habló más. Pero resulta que hay campamentos con cientos de personas que no pueden volver a sus casas, porque les quedó un metro de barro en sus viviendas. Perdieron todo…  

– (Rozas) Viven en casas que son 4 palos envueltos en nylon y chapa de cartón. Por ley, el gobierno les tiene que dar un territorio y les dijeron que se instalen momentáneamente allí, incluso les pusieron baños químicos. No es fácil vivir así, en especial en estos días de frío…

– (Florit) Nosotros nos instalamos en carpas. Sabíamos que iba a hacer frío, pero no podíamos dormir por las bajas temperaturas y ellos tienen que pasar así todo el invierno. Estuvimos atendiendo en total, en un radio de 200 km a la redonda, a unos 2.600 chicos. Cuando fuimos, llevamos a enfermeros para que den charlas sobre higiene bucal y en Crespo pedimos donaciones de cepillos de dientes, dentífricos, jabones para entregar allá. Agradezco a las escuelas que han colaborado con este tema, como el Instituto Comercial, la Fundación Solidaridad y muchas otras personas que colaboraron y aportaron muchos elementos…

– (Rozas) En LAPEN tenemos en claro que el objetivo primario es la comunicación del Evangelio y justamente uno de los recursos que más usamos en todo el país, es la metodología de la “Hora Feliz”, con maestros de las distintas iglesias y congregaciones que van a los barrios, a una plaza y tienen encuentros con niños. Y nuestra tarea precisamente, es preparar a esos maestros para cumplir con esa misión. Es un trabajo de hormiga, muchas veces sin grandes estructuras y menos que menos aportes económicos, pero se está con las familias que más lo necesitan, para ayudar a un niño o niña que está sufriendo maltratos o abusos, pero el objetivo primario es comunicar el Evangelio…

– Hoy los niños pareciera que “maduran” más temprano que en otros tiempos: ¿Es más difícil el trabajo evangelizador?

– (Florit) Hoy se quiere empezar lo más temprano posible la adultez o la juventud y terminarla lo más tarde posible. Cada vez más las ropas, actitudes y gustos, pretenden disminuir el tiempo de la niñez y aumentar el de juventud. La ausencia de valores y de Dios, lleva al hombre a tratar de imponer pensamientos que lo llevan a hacer cosas que van en desmedro de uno. Recuerdo que cuando daba clases, a mis alumnos les decía que la mejor forma de prevenir cualquier tipo de enfermedad, de transmisión sexual y demás, es la castidad antes del matrimonio y la fidelidad. ¿Cuántas cosas evitaríamos si se mantuvieran esos valores…?

– (Rozas) Hay mucho que se viene y mucho que ya está, en cuanto al ataque a la niñez, por lo que dentro de esta situación, al panorama lo vemos bastante gris. Algunos dicen que ahora los niños maduran antes, lo que pasa es que están expuestos al mundo de los adultos sin restricción y no tienen la madurez para asumirlo. Uno piensa cuando éramos chicos y nos decían “ciertas cosas son de grandes y cuando seas grande, las vas a saber”. Había una división entre el mundo del adulto y el niño y de alguna manera el chico estaba protegido, en cambio hoy en día, manejan posiblemente más la tecnología que los mayores, tienen acceso no limitado en muchos casos al mundo de los adultos y no están preparados para eso. Ese es un ataque muy grande hacia la niñez. Y parece que las leyes en vez de protegerlos, avalan estas cosas. He leído que en Francia se aprobó una ley, por la cual no sería penalizado el contacto sexual de adultos con niños si éste consiente, o sea estamos suponiendo que el chico tiene la madurez para consentir esoHay legislaciones que van permitiendo que el menor decida cambiar su sexo, que una menor pudiera decidir abortar, entonces yo interpreto que disfrazado en ese caso bajo un nombre de “derechos”, lo que estamos haciendo en realidad es desprotegiendo a los niños, que necesitan protección de los adultos, que los amen y los vayan introduciendo poco a poco de la mano, a saber elegir bien sus caminos y tomar buenas decisiones…

– El país pasó por semanas con un fuerte debate sobre el tema del aborto y del niño por nacer: ¿Cuál es la mirada que tienen desde LAPEN?

– (Florit) Nosotros nos manifestamos a favor de la vida. Lo que decimos es que no solamente hay que hablar o pararse en una plaza, sino tomar acciones concretas y también respetar y entender a los demás. Hay que acudir a dónde está la necesidad que se plantea, ayudando por ejemplo a esa chica que tiene un embarazo. Hay que orar por ella, hay que ocuparse, ver cómo acompañarla…