Stoppani: “El Estado tiene que hacer un mayor aporte al deporte, con lo cual pagaría menos en salud”

0
19

Visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el conferencista y consultor deportivo, Prof. Jorge Stoppani, quien en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, destacó la importancia de la actividad física, habló del apoyo estatal a la práctica deportiva y opinó sobre qué faltaría en el país para mejorar en ese sentido.

– Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, el 41,6% de la población argentina no hace actividad física suficiente y está entre los principales 20 países con mayor sedentarismo ¿falta mayor incentivación desde las escuelas o es un problema que parte del Estado?

– Hay diferentes motivos. En la escuela hoy hay muchos chicos que no realizan actividad física, porque 1) no les gusta, 2) porque no llevan la ropa adecuada, 3) porque la propia escuela a veces no tiene instalaciones o materiales, 4) porque los mismos profesores de Educación Física, pese a que en su preparación estudian entre 10 y 12 deportes, solo los hacen jugar al futbol. Hay que difundir las actividades tradicionales que son todas las que conocemos, pero hay otras por desarrollar, porque los chicos están buscando nuevas propuestas...

– ¿Las horas que los chicos pasan hablando por el celular, les ha cambiado la vida física?

– En parte, sí, pero depende de los lugares. Yo veo todavía en mi ciudad (Villa Constitución, Santa Fe), que hay muchos chicos que juegan a la bolita, por ejemplo. Pero es en los barrios alejados del centro. En los pueblos chicos, el acceso a los celulares está un poco más restringido, porque los padres tienen más control sobre ellos. En las ciudades grandes en tanto, donde el chico va a la escuela desde las 9.00 hasta las 17.00, lleva su celular y es incontrolable, porque los padres no están con ellos, están trabajando. En los pueblos, el chico va a la escuela y después al club. En las ciudades más chicas es donde sale la mayor cantidad de deportistas. Y más de los clubes, no de las escuelas ni de los municipios. Tenemos otro modelo, el europeo, por ejemplo, sale de los municipios, porque no hay muchos clubes como acá, donde se produzca una formación deportiva a partir de los 6, 7 u 8 años…

– ¿Y el modelo norteamericano…?

– De donde salen los deportistas es de las universidades. Incluso éstas dan becas cuando encuentran un deportista destacado. Hoy para estudiar en una universidad de Estados Unidos, hay que hablar de U$ 40.000 y cuando uno es bueno deportivamente, las mismas universidades le ayudan. En Argentina, falta mucha más actividad deportiva. Sin contar los escolares, no creo que superemos el 20% de la población. Tengo contacto con España, Suiza, Holanda, Noruega, Francia o Alemania, donde tienen porcentajes que van del 35% al 45% de una práctica deportiva sistemática, es decir, entre 2 y 3 veces por semana de actividad…

– ¿Qué haría falta…?

– Creo que el Estado Nacional tiene que hacer un mayor aporte, con lo cual pagaría menos en salud. Habría que multiplicarlo por 10 a lo que se aporta actualmente. Pero hay una cosa a tener en cuenta, que se llama “delimitación de funciones”. Un ejemplo: en el país debe haber unos 6.000 clubes y no se puede concebir que el Estado Nacional vaya y le haga un aporte a cada uno de esos 6.000. Esa función es del municipio. Por otra parte, en Argentina, a la “Normatividad Deportiva” la tenemos guardada. La primera Ley del Deporte es de 1974, en el gobierno de Perón. Hubo algunos intentos por reglamentarla, en la época de Menem, pero nunca se llevó a la práctica. En 2015 apareció una nueva ley, que vino de la mano del “Frente para la Victoria”, pero al ganar Macri, la misma quedó en el tintero. Soy profesor de Educación Física recibido en Rosario, en 1980, ahí tuve la oportunidad de hacer un viaje a Brasil con esa promoción y conocimos lo que el Estado allí hacía en función del desarrollo del deporte. En lo personal me ayudó, porque a partir de ahí empecé a conectarme con entidades, obviamente que en esa época no existía internet, por lo tanto había que manejarse por cartas, recibí material de muchos países y así, nació esta inquietud del desarrollo por el deporte a través del Estado…

– ¿Fallaron quienes estuvieron en la Secretaría de Deportes, en no poder alcanzar esos objetivos?

– Un punto fundamental es a quién se nombra como secretario de Deporte de la Nación. Desde el primer gobierno democrático de Alfonsín hasta ahora, solo hubo un solo profesor de Educación Física al frente de la misma (con Menem). El resto fueron todos ex futbolistas…

¿Los Juegos Evita ayudan?

– Son importantes. Hay países como México, donde el Estado le destina mucho dinero al desarrollo del deporte. Tienen los juegos de las escuelas primarias, secundarias, de las universidades, del deporte laboral. Los únicos que tenemos desde el Estado son los “Juegos Evita”, que habría que darle otro volumen, otra impronta, que no todos los años la sede final sea Mar del Plata. Si bien tiene las instalaciones deportivas y una infraestructura hotelera que lo permite, habría que buscar alternativas para llevar al menos algún deporte a otra provincia, que generaría una movida diferente en otro lugar. Hoy se habla mucho de “turismo y deporte…”.

– Pese a todo, Argentina ha sacado muy buenos deportistas…

– Este país tiene fortalezas y debilidades. Dentro de las fortalezas, la primera es la salud y la alimentación, que si bien tiene vaivenes, en algunos momentos tuvimos cifras muy altas, en cuanto a la muy buena alimentación. En salud, prácticamente el 90% de los chicos de este país está vacunado contra todas las enfermedades de la infancia. Por otra parte, somos un crisol de razas, que hace que acá tengamos gente alta, fornida, talentosa. Eso no se da en todos los países. Y el argentino tiene un plus: que siempre quiere ganar. Siempre te quiere sacar una ventaja, por derecha o por izquierda, que no la tienen otros deportistas…

– En el mundo seguimos siendo reconocidos por el fútbol…

– Tenemos cerca de 500 futbolistas argentinos en diferentes ligas, en Asia, Europa, EEUU, pero también hay muchos jugadores de handball, rugby, hockey, de vóley, básquet… Pero queda mucho por hacer, como ya lo comenté. Creo que la batalla mía la estoy perdiendo. Igualmente no bajo los brazos, pero esto mismo que estoy diciendo, hace 20 años que lo vengo diciendo, entre muchas otras cosas…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here