“Soy de nuevo lo que quería ser”, contó Betsabé Páez

0
2

paez betsa grand prixNo hay palabras que definan lo que siento, es una felicidad extrema y un orgullo enorme”, confiesa Betsa de regreso a tierras argentinas. Pasaron varios días de aquel Día, pero aún así le resulta complejo describir lo que le pasa por su cabeza, por su corazón. Lo dijo alguna vez Manu Ginóbili: “Las preguntas que comienzan con ‘¿qué sentís…?’ son las más difíciles de responder”. Cuando se trata de narrar los sentimientos, nuestro vocabulario nos suele mostrar su pobreza en el instante que requerimos su ayuda.

Betsabé Páez redacta ella misma sus respuestas ante la consulta de El Observador. Amable y gentil como de costumbre, no disimula su buena onda tras uno de los episodios más importantes dentro de su vida deportiva. Pasaron varios días de aquel Día, donde supo conquistar la Medalla de Plata en salto en alto. Lo hizo en los Juegos Iberoamericanos de San Pablo, en Brasil, el viernes 1 de agosto. Pero antes de ese Día, pasaron varios más que la depositaron en un valioso podio continental. “Se me viene a la cabeza los dos últimos años donde mi vida estaba tomando otro camino, alejada de todo esto, del deporte… Tuve muchos problemas de salud y pasé momentos muy difíciles”, cuenta con sumo dolor. “Esos momentos me llevaron a pensar que nunca más iba a volver a competir, ni nada cerca de eso -prosigue-. Pero hoy, al estar escribiendo estas palabras, se me pone la piel de gallina y me llena de orgullo porque soy de nuevo lo que quería ser”, cuenta emocionada.

paez agosto 2El contacto con la atleta de la Escuela Municipal de Crespo, surge a través de las redes sociales. Está todavía en Buenos Aires, a pocas horas de volver a su Crespo querido y abrazarse con sus afectos. Sus dedos comienzan a transmitir lo que siente, lo que piensa, lo que vive en este momento especial de volver a creer en sí misma. “Lo disfruto mucho más porque realmente me esforcé para llegar a esto, verdaderamente le puse el alma a cada entrenamiento y resigné muchas cosas para estar disfrutando de esta medalla. Sinceramente se cumplió más de lo que yo tenía planeado para este año, me había propuesto integrar la Selección y con suerte eso se iba a dar porque fueron sólo seis meses de entrenamientos luego de dos años de inactividad”, cuenta Betsa.

Pasaron varios días para llegar al Día soñado. Pasaron días grises, ella lo sabe. “Todos me decían que era muy difícil lograr ese objetivo en tan poco tiempo y muchos no me tenían fe. Pero me considero guerrera y combatí hasta lo último y por eso logré mucho más que estar en la Selección. Alcancé el segundo lugar. ¿Quien iba a pensarlo?”, se pregunta.


deportes2La entrerriana marcó 1,75 y logró la presea plateada. El tercer lugar fue ocupado por la brasileña Tamara de Souza (con el mismo registro pero en mayor cantidad de intentos), mientras que el oro también fue para otra deportista del vecino país, Mónica De Freitas Araujo, quien marcó 1,82.

El momento de la ceremonia de premiación, siempre es especial para el atleta. El mundo parece detenerse y cada segundo se guarda a fuego en la memoria. “Cuando estaba en la ceremonia se me caían las lágrimas, sentía escalofríos, fue increíble lo que sentí”, cuenta. “Lo disfruté mucho a pesar de que al principio no me sentía conforme porque yo quería mejorar mi marca (1,76) y estaba para hacerlo”, se sincera. “Estaba saltando increíblemente bien para mi gusto, pero llegó el instante de definir el primer puesto y comencé a ponerme nerviosa y fue eso lo que me hizo fallar en la altura siguiente”. De sus palabras se desprenden esas ganas por seguir mejorando, la ambición de continuar creciendo dentro de su faceta, lo hace a un atleta ir por la próxima meta. “En estos torneos todos van en busca de la medalla y es muy relativo el tema de las marcas, de modo que me replantee la situación: ‘Betsa estás en el podio, ni siquiera eras candidata a una medalla’, me dije”.


Dejó atrás esos momentos complicados
. Efectuó una recuperación exitosa. Se propuso objetivos muy altos y comenzó a conseguirlos en tiempo record. Disfruta pero sin olvidarse de quienes estuvieron con ella cuando el camino estaba repleto de rocas. “Agradezco enormemente a la gente que me acompañó e hizo posible esto. A Silvia Decoud que estuvo incondicionalmente al lado mío atendiéndome cada dolorcito que tenía, durante parte de mi entrenamiento. A Aníbal Lanz, mi entrenador, quien hizo mucho para que yo esté acá viviendo este momento de alegría. Me viene acompañando desde hace muchos años. A mi nutricionista Noelia Schaab, quien hizo un muy buen trabajo. A mi familia que está apoyándome en todo, que hacen un esfuerzo gigante para que yo pueda vivir estas experiencias y a todas las personas que estuvieron en las malas y ahora en las buenas también, y que disfrutan conmigo de estos logros”.

paez betsa iberoamericanoPasaron días para lograr ese Día, pasaron otros tantos de aquel Día en que Betsa se colgó la de plata inundada por una felicidad enorme allá en Brasil. “Quiero cerrar diciendo una vez más que me siento feliz porque realmente esto lo hago con gusto porque es una gran pasión la que tengo por el atletismo. Disfruto muchísimo cada entrenamiento y cada salto”, completa con sus propias palabras.

A veces contar lo que uno siente suele ser complejo, indudablemente. Acudir a nuestro vocabulario, a veces no nos llena o no existen las palabras precisas. Hay una diferencia en decirlo oralmente con escribirlo y Betsa narró en primera persona de gran forma sus sensaciones. Nos pintó detalladamente aquellos paisajes grises que debió sortear, para vivir estos días brillantes. Es el momento de celebrar y de disfrutar, ya vendrán otros saltos, ya vendrán otros “días” de esfuerzo, que la llevarán a otro gran Día de felicidad.

Mauricio Jacob