Sobre 80 ingresantes a la UTN, sólo dos aprobaron un examen

El paso de la escuela secundaria a la Universidad sigue siendo un cuello de botella en el sistema educativo: el bajo nivel de rendimiento en el nivel medio tiene sus consecuencias cuando los alumnos pretenden continuar sus estudios a nivel terciario.

Un alto porcentaje fracasa en el primer intento. Y también cae en el nivel de rendimiento en la facultad: en la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), la más grande oferta educativa que existe en la provincia, con una matrícula de 18 mil alumnos, de cada 100 universitarios, sólo 12 llegaron a graduarse en 2010; en 2009, había sido mejor, ya que de cada 100, 15 se graduaron; y en 2008, 19 de cada 100.

En la Uader no sólo que cae el nivel de egresados, sino el porcentaje de retención de alumnos por parte de la universidad: en 2007, fue del 56,9%; en 2008, del 50%; y en 2009, del 48,06%. La situación es similar en otras universidades.

Aplazados

En la Facultad Regional Paraná de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) vienen observando en los últimos años un fenómeno que se está acentuando: el bajísimo nivel académico con el que acceden los egresados de la escuela secundaria.

Un examen de nivelación que tomó este mes la UTN, de modo de evitarles a los futuros universitarios la obligación de asistir a un curso presencial durante todo enero, arrojó un dato alarmante: sobre 80 aspirantes que se presentaron, solamente 2 aprobaron el examen de Matemática.

En Física, les fue un poco mejor: de 107 que se presentaron a rendir, un número más alto que en Matemática, 27 aprobaron. No tantos más: solamente un 25%.

Hay un dato revelador: ningún alumno podía aprobar con una baja menor a 80 puntos; pero los que obtuvieron una nota entre 70 y 80 puntos tenían una segunda oportunidad de poder rendir, el 30 de enero. En esa situación quedó nada más que un aspirante a ingresar a la universidad.

La ingeniera Angélica Benítez, responsable de los cursos de ingreso en la Facultad Regional Paraná de la UTN, sostiene que la reprobación se dio aún cuando los alumnos tenían la posibilidad de acceder a cuadernillos de apoyatura, y que hubo asistencia por Internet durante los días previos a los exámenes.

Interrogada acerca de su siempre es así el nivel de aprobación, manifestó: “Este año fue más bajo que en otras oportunidades”.

María Itatí Gandulfo, secretaria Académica de la UTN Paraná, asegura que ese curso no es “de eliminación”, sino que sólo sirve para “nivelar”, de modo que todos estén en una situación más o menos parecida al momento de empezar a cursar los estudios universitarios.

“Casi todos los años tenemos una situación similar con los chicos que van a ingresar a la universidad. Nosotros planteamos este examen más para los que han tenido buen rendimiento en la escuela secundaria, y que no necesitan el curso de nivelación que damos en el verano, que es presencial y más sacrificado. Es sólo una instancia que damos mientras el chico está cursando todavía la secundaria, de modo que vaya tomando conciencia sobre la dinámica del estudio en la universidad”, señala.

De todos modos, los resultados obtenidos no arrojan demasiadas sorpresas, acota Gandulfo. “Todos los años tenemos un bajo porcentaje de aprobados en Matemática y Física, que son las dos materias sobre las que se toma este examen. Es un evaluación que se da en diciembre, aunque hay una segunda oportunidad de realizarla en enero. Es para aquellos que han estado muy cerca de aprobarlo, y a los que les damos una segunda oportunidad”, indica.

Si bien reconoce que el nivel exigido es alto –sólo se aprueba con 80 puntos-, Gandulfo explica que de ese modo se aseguran que todos los ingresantes “cuando comiencen la universidad, lo hagan en buenas condiciones. El curso no es para eliminar chicos, sino que es para nivelar. Sería un engaño hacerlos comenzar el primer año, con las materias de primero, sin que tengan los conocimientos necesarios del secundario. Así, no comienzan en buenas condiciones, y van directo al fracaso”.

El resultado de ahora, razona, se debe en gran parte al nivel con el que llegan los alumnos desde la escuela secundaria. “Hay una diferencia muy grande en la modalidad del estudio que necesita un estudio universitario. Este curso sirve para que hagan una toma de conciencia sobre lo que se viene, que se tienen que esforzar más de lo que venían haciéndolo”, añade en declaraciones a El Diario.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.