Silvio Díaz se abstuvo de declarar ante la jueza y fue trasladado a la Unidad Penal Nº 1

0
1

descargaSilvio Díaz, el hombre que el viernes atropelló en Paraná a los hermanos Martínez Zurban, de 6 y 11 años, uno de los cuales murió minutos después del impacto, fue citado por la jueza de instrucción Marina Barbagelata, para prestar declaración indagatoria en el mediodía del domingo y así dar inicio a la causa judicial que buscará esclarecer la tragedia vial que se cobró la vida del pequeño Juan Manuel Martínez Zurban, el menor de los hermanos.

Cerca de las 13.00 del domingo último, Díaz se presentó en el Juzgado de Instrucción Nº 5, pero hizo uso del derecho de negarse a declarar. La causa está caratulada como “Homicidio con dolo eventual y Lesiones graves”.

Miguel Alejandro Retamoso, quien se constituyó como abogado defensor, dialogó con la prensa luego de que el imputado fuera trasladado, como parte del procedimiento, al consultorio médico forense del edificio de Tribunales. Retamoso declaró que a Díaz “se le hace una imputación muy grave y frente a esa imputación, por criterio de la defensa, no declaró y fue trasladado a la Unidad Penal Nº 1”.

Según consginó UNO, Díaz presenta hematomas y demás lesiones visibles en el rostro. Algunas versiones indicaban que él mismo había golpeado intencionalmente su rostro para así eludir el hisopado nasal correspondiente a los análisis que determinarían si había consumido cocaína. Frente a estos rumores, el abogado defensor aclaró que Díaz “presenta lesiones propias del siniestro, por eso fue revisado por el médico forense”, pero remarcó que no podía dar detalles del expediente.

En tanto, la jueza de Instrucción, luego del encuentro con el acusado, dio detalles acerca del comienzo de la causa: “Las pericias determinaron que efectivamente, había presencia de alcohol y cocaína en el imputado, un porcentaje particularmente elevado en el caso del alcohol”, en ese sentido, la magistrada fue determinante a la hora de aclarar que más allá de las hipótesis formuladas en torno a las lesiones que presenta Díaz en el rostro, el hisopado se realizó con normalidad.

“Los informes médicos indican que se encontraba lúcido, cuando se lo interrogó en el juzgado tenía perfectamente claro el día que era, que tiene 40 años, estaba absolutamente consciente de su situación”, agregó.

134 km por hora

Según indicó la jueza, la pericia accidentológica determinó que el imputado circulaba a más de 134 kilómetros por hora. “Él sabe que mató y que lesionó gravemente, sabe la edad de sus víctimas, y que eran hermanos. Lo sabe y lo escuchó al momento de realizarse la imputación delictiva”.

Silvio Díaz permanecerá alojado en la Unidad Penal Nº 1 con prisión preventiva. “Es un preso más, va a estar en aislamiento los primeros días, como corresponde de acuerdo al reglamento carcelario, y luego se le asignará el lugar de alojamiento dentro del penal. En nuestro sistema no hay pabellones especiales, ni nada que se le parezca”, aclaró la defensa.