Siguen las investigaciones para desarrollar la jatropha en Argentina

0
0

Cultivos como la soja, son utilizados para producir biocombustibles, pero especialistas consideran que a futuro, su uso se debería aplicar exclusivamente a la producción de alimentos. En ese sentido, en países como Brasil y en Argentina, desde hace algún tiempo se buscan otras alternativas y se vienen realizando investigaciones que apuntan a mejorar la calidad genética de oleaginosas como la Jatropha, una planta no comestible, pero con un gran contenido oleico apto para la producción de biocombustibles. Se trata de un arbusto que puede desarrollarse en suelos pobres y en regiones con alta o baja precipitación pluvial, pero los mejores rendimientos se obtienen en suelos arenosos de fertilidad media a escasa.

Mediante el mejoramiento genético, la definición de zonas agroclimáticas adecuadas y la aplicación de tecnologías sostenibles de cultivo y cosecha, la jatropha podría ser una fuente rentable y eficiente de biocombustibles, sin que su producción compita con la seguridad alimentaria.

Bajo ese concepto, especialistas apoyados por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura y el Programa Cooperativo de Investigación, Desarrollo e Innovación Agrícola para los Trópicos Suramericanos (PROCITROPICOS) delinearán una ruta por la que transitaría esta actividad productiva.

Orlando Vega, especialista en agroenergía y biocombustibles del IICA, explicó que en 2011, se perfiló una agenda regional para encauzar esfuerzos colaborativos de investigación y desarrollo en jatropha curcas.

La amplia presencia de la jatropha en Mesoamérica permitiría la creación y gestión de bancos de germoplasma (colecciones genéticas) de la planta, a partir de los cuales se obtendrían variedades aptas para las distintas zonas agroclimáticas de la región. Un modelo de este mapa de aptitud climática lo desarrolla la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA) en esa nación, una de las principales impulsoras del uso de biocombustibles en el mundo.

La zonificación productiva facilitaría la elaboración de manuales de cultivo basados en criterios técnicos sobre las condiciones del clima y la disponibilidad de agua y suelos, de manera que las plantaciones de jatropha no compitan con las dedicadas a la alimentación.

“Únicamente se está apreciando el aceite obtenido de las semillas sin mayores posibilidades de agregación de valor para los subproductos”, consideró Vega, en declaraciones que publica el sitio Noticias AgroPecuarias.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here