Seguí: Mascherano conmovió al público con su fuerte historia de vida

Hay muchas y variadas maneras de dirigirse al público y captar la atención para poder enviar un mensaje, pero definitivamente hablar de modo simple y con el corazón abierto es la más genuina y la más eficaz, y esa fue la manera que eligió Sebastián Mascherano para hablarles a los niños, a los adolescentes y los adultos que aceptaron la invitación que el jueves 10 les realizó el municipio.

Desde hace algún tiempo los padres y educadores, alarmados ante el avance de uno de los peores flagelos de estos tiempos como son las adicciones, solicitaban alguna intervención por parte del Estado municipal que marchara en esa dirección. Fue así que surgió la posibilidad de realizar algunas charlas sobre esta temática a cargo de una persona que vivió el infierno de las drogas y logró salir y pudo recuperar su vida, tal como sucedió con Sebastián Mascherano, hermano de Javier, jugador de fútbol y ex capitán del Seleccionado.

La sencillez de las palabras, lo sincero del relato sumado al fuerte mensaje fue una combinación que operó favorablemente sobre el auditorio que siguió con atención, interés y en algunos momentos resultó conmovido por las fuertes vivencias de este joven santafesino, nacido en San Lorenzo muy cerca de Rosario, que padeció durante 18 años la enfermedad de la adicción a las drogas hasta que hace 6 años tomó la sabia decisión de internarse en un centro de rehabilitación para tratar de salvar su vida.

Desde entonces ha luchado día tras día contra ese monstruo gigante que a diario se cierne sobre tantos niños, jóvenes y adultos a lo largo y ancho de nuestro país sin distinguir sexo, credo ni condición social.

Son muchos los peligros que acechan a nuestros adolescentes y jóvenes, pero este debe ser quizás el peor, el más grave y el más complejo, no existe una persona adicta sin una familia enferma, esa es la más dura verdad que debe ser aceptada y asumida para después poder avanzar en el intento de recuperar a la persona que hace presente el síntoma a través del consumo de diferentes sustancias que le permiten evadirse de los miedos y los conflictos que no logran resolver.

La respuesta de los alumnos y de los seguienses en general ha sido sumamente satisfactoria, realizaron preguntas, indagaron sobre todos los aspectos que hacen a esta enfermedad tan dura y tan triste. “Es sabido que esta acción aunque buena e importante, no logrará por sí sola salvar a todos los que han caído en las garras del consumo, no alcanza pero suma, es necesario que todos podamos comprometernos en esta lucha desigual que nos plantea este flagelo de las sociedades modernas, el desafío está puertas adentro de nuestros hogares con nuestros hijos, nietos, sobrinos o amigos, lograr vencer los miedos y las vergüenzas y poder hablar de frente y con sinceridad de todo lo que les pasa y nos pasa para poder ponerle palabras a las angustias y a las frustraciones y que éstas no se transformen en la trampa y el señuelo de desgracias peores”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.