Sebastián Resniztky, uno de los culpables de tanta felicidad en Tabossi

Sebastián Resnitzky fue uno de los autores intelectuales de la consagración histórica de Dep. Tabossi en la Liga de Fútbol de Paraná Campaña. Desde el banco junto a su amigo Omar Werner, condujeron al elenco del pueblo hacia su primer título en el balompié chacarero. Su vinculación personal con la dirección técnica, fue prematura. A los 17 años estuvo al frente de la Tercera División de Litoral de María Grande. Posteriormente, mientras estudiaba en Santa Fe efectuó paralelamente el curso nacional de DT. En la vecina capital provincial, fue entrenador dos años en divisiones inferiores de la Liga Santafesina. De nuevo en su ciudad de origen, Atlético María Grande le abrió las puertas para desarrollar sus armas. Fue campeón con la Sub 20 en 2001, avanzó hasta las semifinales en 2002 con la Primera, luego se desempeñó en Litoral donde logró el subcampeonato con el elenco mayor y Sub 20 en 2004. En la temporada 2007 dio la vuelta como ayudante de campo en el “Rojo” mariagrandense, mismo equipo con el que avanzó hasta la final con Sub 20 en 2008. En la continuidad de su currículum está el título de Deportivo Tabossi en el recientemente finalizado campeonato.

En conversación con El Observador Deportivo, recorrió las razones que lo llevaron a colocar este nombre en una de las estrellas gloriosas de Paraná Campaña: “Me sumé algo tarde al proyecto de este año por el hecho de que todavía estaba involucrado con Atl. María Grande. Quería agotar las instancias para saber si iban a querer seguir contando con mis servicios. Tras la desvinculación me integré a los entrenamientos de Dep. Tabossi el 5 de marzo. El objetivo era llegar a la final, superar la campaña de 2010, pero siempre construyendo esa meta paso por paso, es decir inicialmente llegar a cuartos de final y luego plantearse superar cada instancia”, manifestó el DT.

En cada entrevista se vislumbra su minucioso análisis táctico de un elenco o partido, sobre la idea aplicada en el campeón sostuvo: “Al comienzo trabajamos sobre un dibujo 4-4-2, con dos volantes interiores y dos exteriores que en un principio fueron Pablo Comas y Alfredo Acosta. Por circunstancias del juego o por otras alternativas, distintos jugadores fueron ocupando esas posiciones hasta que en algún momento nos decidimos actuar con un enganche aunque no fueron muchos los encuentros. Siempre manteniendo dos delanteros y 4 en el fondo. Se modificó parcialmente la mitad de la cancha donde respetamos una línea combativa que presionara al rival, tratando de llevar creación de juego por los costados”.

Consultado sobre la conformación del equipo al que llegaron nombres de peso en el último año, opinó: “Las incorporaciones que se hicieron fueron muy buenas. José Mancuello, por ejemplo, le brindó experiencia desde el fondo, fue fundamental la tarea del arquero Eduardo Fontanini, la juventud y frescura que le dio Leandro Morales por la franja derecha defensiva. Lo de él resultó una grata sorpresa en este torneo. En el medio apareció sobre el final la figura de Brian Landra quien se destacó en los partidos que le tocó jugar. También Acosta tuvo un importante desempeño más allá de que no estuvo en varios cotejos por lesión. Arriba la dupla de Omar Aquino y Kevin López fue explosiva. Uno con su sacrificio, oportunismo y gol, el otro por su velocidad y dinamismo para desbordar. Juntos se entendieron para efectuar grandes actuaciones”. Precisamente sobre el goleador del “Depo”, quien logró tres campeonatos en los últimos años (Atl. María Grande, Arsenal y Tabossi), resaltó: “Lo de Kevin es un premio al sacrificio, a la voluntad, a la constancia en los entrenamientos, al tener una actitud ganadora por sobre todas las cosas. Desde un primer momento decía que íbamos a jugar la final y que la íbamos a ganar. Es un ganador nato y que siempre piensa en la victoria”.

Una de las revelaciones resultó Morales, nombrado por el DT, a quien “lo acercó Fabricio Altamirano a las primeras prácticas. Había jugado con él en torneos de fútbol libre durante el verano y nos lo recomendó. Es joven, tiene edad de Sub 20 donde jugó algunos cotejos. Ni bien tuvo la oportunidad de conseguir el puesto, lo supo aprovechar y disputó todos los partidos”, recordó Resnitzky.

En la mayoría de los planteles que logran un título, existen momentos de bajeza futbolística en su campaña. Tabossi perdió tan sólo un encuentro, aunque acumuló muchas igualdades. “El primer bajón del equipo, o que no mostraba lo que se quería, fue cuando tuvimos la serie de partidos en los que se empató dos o tres veces consecutivas, recuerdo con Cañadita Central y Unión Agrarios Cerrito. No actuamos bien y alcanzamos la igualdad sin sobrarnos nada. Lo que no nos preocupó fue la derrota con Viale FBC, porque ese 0-3 no expresó lo mostrado en el terreno de juego. No jugamos tan mal. Durante el resto del torneo, siempre logramos salir adelante, inclusive en las últimas instancias con Juv. Sarmiento y Cañadita de Seguí donde estuvimos abajo en el marcador y lo supimos dar vuelta. Eso fue un ejemplo de la mentalidad que tenía el equipo en no bajar los brazos”.

Sebastián no dudó en señalar que el partido más complicado de la campaña fue “contra Sarmiento en María Grande por los cuartos de final en la fase de vuelta. Fuimos perdiendo en dos oportunidades, 0-1 y 1-2, teníamos que empatar para pasar a las semifinales. Nos resultó muy difícil, fue demasiado complejo y con mucho nerviosismo. Perdíamos pero con dominio de Sarmiento que era lo más preocupante, principalmente en el primer tiempo”.

AL TORNEO DEL INTERIOR: Se viene el Torneo del Interior 2012, certamen organizado por el Consejo Federal de Fútbol en el que Resnitzky ya tuvo su experiencia con Litoral del 2005. “Fue un campeonato que me gustó jugarlo, es muy interesante. Sé que es costoso a la vez, hay mucho gasto que deben afrontar los dirigentes, el público no acompaña porque es una temporada complicada para ir a la cancha, pero como DT disfruté jugarlo, poner el equipo en la cancha y medirnos con rivales de otra jerarquía o de otra Liga. El horizonte es bastante lejano y nadie lo quiere alcanzar, ninguno desea lograr el ascenso al Argentino B porque en Paraná Campaña no hay club que esté en condiciones en cuanto a infraestructura o con una realidad económica para afrontar ese certamen. Pasar la primera fase y jugar un par de encuentros más, ya es un buen objetivo que te puede dejar satisfecho”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.