Se nos solicitó publicar: A 80 años del fallecimiento del Pr. Pablo Besson

0
46

Pablo Besson“Al cumplirse 80 años de su fallecimiento, bien vale la pena recordar a un pionero de la fe evangélica y gran defensor de la libertad religiosa, como lo fue el pastor Pablo Enrique Besson (1848-1932). Acudimos para ello al relato de su vida presentado por Santiago Canclini en su libro: ‘Pablo Besson: un heraldo de la libertad cristiana’. Pablo Besson nació el 4 de abril de 1848 en Nod, cantón de Berna, Suiza, en un hogar profundamente religioso. Su madre, Elisa Revel era de origen valdense y su padre, Eduardo Besson, fue pastor de la Iglesia Reformada por cinco décadas. Pablo y sus tres hermanas recibieron una educación piadosa y severa, en un ambiente natural de gran belleza. Pablo asistió a la escuela, cumplió con tareas hogareñas y estudió latín, griego y álgebra con su padre. Fue en verdad un alumno destacado e inteligente. Sus estudios continuaron en la Facultad de Teología de Neuchatel, Suiza, en la Universidad de Leipzig, Alemania y en la Universidad de Basilea, graduándose en 1870 como Licenciado en Teología. A los 22 años fue ordenado pastor de la Iglesia Reformada y ejerció el ministerio en Suiza y Francia. En Lyon adoptó las enseñanzas de la Iglesia Bautista y fue bautizado por inmersión. En esas circunstancias fue invitado trabajar por los bautistas radicados en Esperanza y otras localidades de la provincia de Santa Fe. Llegó a la Argentina a mediados de 1881 a los 33 años. A caballo recorrió Esperanza, San Carlos, Pujato, Las Tunas, etc., visitando a los creyentes y teniendo reuniones. Besson se trasladó a Buenos Aires a fines de 1882, siendo el primer predicador bautista de Buenos Aires, como lo había sido de Santa Fe. Allí fundó la primera Iglesia Evangélica Bautista de Buenos Aires y fue su pastor por más de 40 años. Hizo además frecuentes viajes misioneros a La Plata y otros lugares de la provincia, y visitaba Montevideo cada año. Tuvo oportunidad de estar en Santa Fe, Rosario, Paraná y Ramírez. Sólo una vez regresó a Suiza, para recibir una herencia paterna, la que invirtió en el templo bautista de Buenos Aires inaugurado en 1899. Su ministerio trascendió el ámbito de la fe y se proyectó a las cuestiones civiles. Defendió la secularización de los cementerios, el matrimonio civil y la libertad de conciencia en el servicio militar. Hablaba con la gente, visitaba a las autoridades y escribía para los periódicos. Luchó contra la trata de blancas, apoyó a la Sociedad Protectora de Animales y formó parte de una sociedad filantrópica. Regularmente visitaba enfermos y leprosos del Hospital Muñiz. Entregado al estudio y al servicio, postergó la formación de una familia hasta los 57 años, cuando se casó con Margarita Mealley. Un libro titulado Modern Baptist Heroes and Martyrs, dedica un capítulo a la figura de Pablo Besson y lo llama ‘Apóstol de la Argentina’. Pablo Besson fue elogiado por muchos y denostado por otros. Se caracterizó por una franqueza rayana en la rudeza. Era un gran erudito, austero y sencillo. No era un escritor, pero publicó sus ideas en diarios, revistas y folletos, tanto en Buenos Aires como en el interior del país y en el exterior. Escribió centenares de artículos para periódicos evangélicos en América Latina, España, Francia y Suiza. Tal vez su tarea intelectual más destacada fue su propia traducción del Nuevo Testamento del griego al castellano, publicada en 1919. El ministerio de Pablo Besson se extendió hasta 1927, cuando presentó la renuncia, a los 79 años. Murió el 30 de diciembre de 1932 a los 84 años. Una multitud concurrió al servicio religioso antes de ser sepultado en el cementerio de los disidentes. A 80 años de su muerte, perdura el recuerdo de su fe proclamada con valentía y de sus profundos ideales de libertad” (Dr. Daniel Oscar Plenc, Universidad Adventista del Plata de Libertador San Martín, Entre Ríos).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here