Se aprobó el proyecto que prevé la construcción de 6.000 casas en E. Ríos

0
0

legislaturaEl proyecto del gobernador Sergio Urribarri, que se propone en tres años asegurar el derecho a la vivienda digna a los sectores más postergados, tiene rango de ley. En la noche de este jueves, la Cámara de Diputados convirtió en ley el Programa de Desarrollo de Infraestructura Social que contempla levantar 6 mil casas en tres años a través de un fondo constituido mayoritariamente por recursos nacionales.

 

El proyecto contempla además la instauración de un nuevo tributo que grave la Transferencia Gratuita de Bienes (impuesto a la herencia) con asignación específica a dar cumplimiento a los objetivos del plan.

 

En el debate en sesión, que se extendió por algo más de una hora, voceros de todas las bancadas manifestaron su coincidencia con el objetivo del plan. Oficialismo y oposición votaron en general la propuesta. Las disidencias se plantearon en torno de la creación del impuesto que no fue acompañado por los bloques de las minorías.

 

Decisión política. El diputado del peronismo de Concordia, Edgardo Jakimchuk, fue el miembro informante en la sesión.

 

Dio cuenta de la inversión creciente en materia social y asumió la deuda pendiente en torno de las políticas de vivienda.

 

“Este programa que vamos a poner en marcha está dedicado al segmento social más vulnerable. Es un problema que tiene que ver con la mala distribución del ingreso y de la riqueza. Los excelentes indicadores económicos no han alcanzado para que este segmento de hermanos entrerrianos pueda alcanzar una vivienda digna”, subrayó el legislador. En ese mismo plano, argumentó la necesidad del tributo: “Necesitamos recursos. Este proyecto plantea la creación de un fondo para la infraestructura social. Recursos fundamentalmente de la Nación, de la provincia, de los municipios y de lo recaudado por la transferencia gratuita de bienes”, detalló.

 

Dijo que “una herencia es un privilegio” y supuso el acuerdo respecto a que “genera desigualdad social y por lo tanto consideramos que la herencia debe ser gravada para atenuar esta desigualdad”.

 

Manifestó la opinión de la bancada oficialista de “que el impuesto a la herencia es una herramienta distributiva” y a su turno el diputado Juan José Albornoz consideró que se trata de “sacarle a los que más tienen para asistir a los que no tienen nada”.

 

Las bancadas opositoras votaron en contra del tributo, con la excepción del socialista Lisandro Viale que pidió abstenerse tras reclamar el análisis del tema en comisión. Entre los argumentos, se cuestionó el nivel de presión tributaria sobre los entrerrianos; se puso en dudas que se afecte a los sectores más ricos y que, en cambio, se perjudique a la clase media. Entre las voces más críticas, se habló de “impuestazo” y de un proyecto de ley que, tras un objetivo loable como el de las viviendas, se buscaba crear un nuevo modo de recaudación, consignó El Diario. También se puso el acento en anuncios de otros planes de vivienda que no se habrían concretado. Desde el oficialismo se tomó la palabra para replicar los argumentos y avivar el debate y la polémica. Pero se puso el acento en la decisión política de avanzar en el programa y se puso a votación el texto que en 48 horas, entre el martes en el Senado y ayer en Diputados, adquirió rango de ley.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here