Reynoso: “Los maciaenses son muy solidarios y en cada iniciativa o propuesta que organizamos, siempre dicen presente”

0
3

maciá-manosLiliana Reynoso, es la presidente de la Asociación Esperanza, que hace 8 años se creó en Maciá, tiene su propia sede en calle Belgrano, entre Libertador San Martín y Perón y se destaca por la permanente ayuda a las personas con discapacidad.

En declaraciones a El Observador, la dirigente, quien está acompañada por Cristina Cosnard y un grupo de trabajo, comentó acerca de las actividades que vienen desarrollando, entre ellas mencionó los diferentes talleres, de arte y gimnasia, este último se lleva a cabo en el Predio Ferial. “Contamos con el apoyo del municipio para el pago del profesor y son 15 chicos que concurren a gimnasia, tenemos nuestra propia indumentaria, gracias a la colaboración de los directivos de la firma Roth y adquirimos las colchonetas, con dinero donado y otra parte se hace cargo la asociación. Durante estos años que venimos trabajando, se han logrado bastantes cosas y estamos a punto de obtener la personería jurídica, lo que nos permitirá mejorar las gestiones para seguir avanzando con nuestra tarea, donde hoy nos ocupamos de 18 niños, jóvenes y adultos. También hemos realizado viajes, los chicos participaron en Gualeguay de los Juegos Evita, lo que significó una importante experiencia para ellos, que los incluyan y los tengan en cuenta en este tipo de actividades y una alegría para nosotros que nos sentimos respaldados”.

Cabe destacar que Reynoso junto a su familia, tiene una historia de lucha, de mucho esfuerzo, dedicación y muy valorable, ya que su hija padece parálisis cerebral, tiene 23 años y ha logrado a lo largo de estos años sobreponerse y superar diferentes obstáculos. “Los papás son los que tenemos que atenuar y ocuparnos de la formación de nuestros hijos discapacitados y cuando llegué a Maciá, me di cuenta que faltaban un montón de cosas, teníamos que trasladarnos a otros lugares para que hagan alguna actividad y es por eso que empecé a juntar a otros papás y explicarles que nuestros chicos tenían una ley que los amparaba y que debíamos hacer valer sus derechos. Fue así que a través de diferentes tramitaciones y gestiones la mayoría de ellos hoy cuenta con una pensión. También recibimos la colaboración de diferentes personas y entidades, entre ellas los motoqueros de la Fundación Doble Ayuda, a quienes en una visita que hicieron a la ciudad, les dije todo lo que necesitábamos y nos amueblaron nuestra casita y tras distintas gestiones vamos obteniendo varios elementos, que se suman a los que conseguimos con los eventos que realizamos y que la comunidad siempre nos acompaña. Los maciaenses son muy solidarios y en cada iniciativa o propuesta que organizamos, siempre dicen presente”.

– ¿Hay en la ciudad personas discapacitadas que no se integran o no las incluyen en la sociedad?

– Trabajo en la oficina del Registro Civil y si descubro algún caso que no conozco trato de hablar y después voy y los visito. Días atrás dialogué con una señora y le pregunté, dónde estaba su hija porque yo no la ubicaba y me dijo que la chica no quería salir, así que le avisé que esta semana la pasaba a buscar para que participe en nuestras actividades.

Por eso también apuntamos a los papás, a que se integren y juntos hacemos una terapia, donde contamos nuestros problemas o situaciones que se viven a diario, porque es una forma de desahogarnos y ayudarnos mutuamente. De mi hija Pamela, decían que no iba a caminar, pero la constancia y la perseverancia que tuve, con el acompañamiento de mi familia, hicieron que hoy esté caminando, terminó la primaria, la secundaria y estudia Bibliotecología a distancia y a pesar de que se maneja con una sola mano, realiza diferentes talleres. Por eso al ver todo lo que ha logrado, me fortalece y me predispone para continuar en esta tarea y darles la oportunidad a otros chicos que la están necesitando.