Relaciones sexuales sin protección, inyecciones, piercings y tatuajes pueden causar Hepatitis C

0
4

Dra.-ElsässerLos adolescentes y jóvenes son grupos poblacionales fáciles de influenciar, que habitualmente se dejan llevar por las “modas” y no deparan en algunas de las consecuencias de sus actos. En estos tiempos donde lamentablemente los psicólogos aseguran que aumentan los “padres permisivos”, pareciera que los caprichos de los chicos deben cumplirse inmediatamente y en ese momento, no hay excusas ni explicaciones que consigan deponer su actitud. Por esa razón, es importante hablar con los hijos de ciertos temas con anterioridad a que se les ocurran los pedidos, para proveerlos de información y así reducir riesgos. Relaciones sexuales sin protección, piercings y tatuajes realizados en locales improvisados, el intercambio de material para inyecciones o de objetos que pueden haber tenido contacto con la sangre, son situaciones a menudo mal llamadas “descuidos” por las nuevas generaciones. Sin embargo, además de ser factores de riesgo de un amplio y difundido abanico de afecciones, también lo son de la Hepatitis Cafección que puede permanecer asintomática durante muchos años e incluso provocar cáncer de hígado. La Dra. Silvana Elsässer, especialista en Clínica Médica (MP 9930), explicó a El Observador que “la Hepatitis C es una enfermedad del hígado, causada por el virus del mismo nombre. El cuadro clínico puede ir desde un padecimiento leve que dura unas cuantas semanas, hasta una afección grave y permanente, que puede desembocar en cirrosis o cáncer de dicho órgano. Una vez que la sangre fue infectada, el período de incubación de la enfermedad es de entre 2 semanas y 6 meses. La mayoría de los pacientes no presenta síntomas en dicho período, pero en aproximadamente el 80% de los casos, la Hepatitis C se cronificará, con alto riesgo de cirrosis y de cáncer de hígado, convirtiéndose en la causa de muerte de esa persona. El diagnóstico de la infección crónica se establece recién cuando en la sangre hay anticuerpos contra el virus de la Hepatitis C durante más de 6 meses, por lo que al no generar síntomas en su etapa inicial, generalmente no se la detecta, perdiéndose el beneficio que conlleva el diagnóstico temprano, tanto para la salud de la persona infectada, como para prevenir la transmisión del virus a sus familiares y otros contactos íntimos que pueda tener”.

inyectarseLa Organización Mundial de la Salud, ha calculado que en el mundo hay unos 150 millones de personas que sufren esta infección crónica y que más de 350.000 enfermos mueren al año por afecciones hepáticas vinculadas. “El dato es preocupante si se tiene en cuenta que hasta la fecha no se cuenta con vacunas para su prevención y que la transmisión del virus se puede producir de múltiples maneras. Generalmente sucede por exposición a la sangre de una persona infectada, hecho que puede ocurrir al recibir transfusiones de sangre e injertos de órganos contaminados, por inyecciones o pinchazos con agujas contaminadas, por la utilización de drogas inyectables, cuando una embarazada padece la infección y contagia a la criatura o por tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada”, dijo la médica.

Hepatitis CEn caso de diagnosticarse el cuadro de Hepatitis C, existen antivirales para tratarla. Algunos son muy efectivos, pero no todos son tolerados de la misma manera y la respuesta no es igual en todos los pacientes. Es por ello, que los mecanismos de defensa de la salud y las posibilidades de evitar padecer esta enfermedad, dependerán exclusivamente de los cuidados que cada persona pueda hacer de sí misma. Derribando algunos mitos y brindando algunos consejos, Elsässer continuó: “El virus no se transmite por la leche materna, los alimentos ni el agua. Tampoco es verdad que se traspasen de una persona infectada a una sana a través del contacto social, los besos y abrazos o el compartir comidas y bebidas. Sin embargo, en un estudio se comprobó que de un grupo de pacientes que tenía Hepatitis C sin causa determinada, el 34% de ellos tenía un tatuaje. Por lo tanto, resulta imprescindible que quienes a pesar de los riesgos, deseen tatuarse, practicarse perforaciones ornamentales (piercings) o someterse a la acupuntura, investiguen si la persona encargada de realizarlos trabaja con guantes descartables, en un lugar limpio, desinfectado, sin manchas de sangre y con kits de agujas de uso único. Otra recomendación sería evitar las inyecciones innecesarias y aplicadas fuera de farmacias, centros de salud o en condiciones que no son seguras. Extremar los cuidados al manipular objetos cortopunzantes, reduciendo al máximo su utilización. No consumir drogas ilícitas inyectables, ni mucho menos intercambiar el material con que se aplican. No mantener relaciones sexuales sin protección y si por cualquier razón, alguien ha estado expuesto a alguna de estas situaciones riesgosas, concurrir al médico de confianza y hacérselo saber, para que él solicite las pruebas diagnósticas que considere necesarias ante las posibles sospechas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here