Reflexiones por Semana Santa: “La cruz de Cristo puede cambiar tu vida”

0
45

“Él murió por todos para que los que reciben la nueva vida de Cristo ya no vivan más para sí mismos. Más bien, vivirán para Cristo, quien murió y resucitó por ellos” (2 Corintios 5:15).

Al mirar nuestro almanaque nos damos cuenta que estamos en abril del 2019 después de Cristo. ¿Se ha preguntado por qué después de Cristo y no después de Mahoma, Confucio, Platón o Aristóteles? Nuestro calendario no solo comienza con el nacimiento de Cristo, sino que también anuncia dos fechas importantes para recordar, dos sucesos que cambiaron la historia de la humanidad. Uno es Navidad y el otro es Semana Santa. En uno recordamos el nacimiento de Jesucristo, el Salvador, el único mediador entre Dios y los hombres. Y en el otro, su obra en la Cruz, su Muerte y Resurrección.

No importa si en Semana Santa, comes o no pescado, si salís o no de vacaciones, si compras o no huevos de pascua. La esencia de Semana Santa no es comer o beber, ni andar de turismo o visitar a familiares, sino reflexionar en lo que Jesucristo hizo en la cruz. Jesús cambió la historia, transformó a millones de personas de todo pueblo y nación, perdonando pecados, dando vida eterna y esperanza. Hoy puede transformar tu vida y esa es mi oración y deseo, puedes tener un encuentro con Jesucristo, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo; Él es el único que tienen el poder de perdonarte, de restaurarte, de transformarte, de darte vida. Jesús vivió la vida santa que tú no viviste. Él sufrió la cruz que tu merecías, Él tomó tu lugar, hizo un glorioso intercambio. Clavos traspasaron sus manos y pies, una corona de espinas fue clavada en su frente. ¡Mahoma, Buda, Confucio, Platón, Aristóteles no resucitaron! ¡Solo Jesucristo dejó la tumba vacía al tercer día! ¡Si Jesucristo no hubiese resucitado, el cristianismo sería una farsa, una fábula, una mentira! ¡Pero existen muchísimas evidencias que Cristo murió y resucitó al tercer día! Incluso ateos famosos queriendo derrumbar al cristianismo, se convirtieron al mismo al darse cuenta de las evidencias a su favor.

Jesús vive y reina. La pregunta es: ¿si Cristo vive y reina en tu vida? ¡Jesucristo murió y resucitó por vos, pero no para que vivas para ti mismo, sino para Él! ¡Deja que Cristo cambie tu vida! ¡Dios te bendiga! (Pr. Emanuel Plem-Iglesia Bautista de Crespo).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here