R. del Tala: Castrilli visitó la ciudad

0
0

El reconocido ex árbitro, Javier Castrilli, visitó la ciudad durante el sábado 29 de agosto. Acompañado de su equipo, atendió a la prensa y mantuvo un extenso diálogo donde habló de diferentes temas de importancia dentro del ambiente. Posterior a un almuerzo, arbitró un encuentro de fútbol en la cancha del Centro Sportivo Peñarol, donde se disputó el clásico en divisiones menores. En tal ocasión, dirigentes deportivos le hicieron entrega de una camiseta y agradecieron su presencia. Desde allí se trasladó hasta el Complejo Polideportivo de Sergio Pruzzo donde chicos y veteranos lo recibieron con mucha alegría.

rosario del tala castrilliEl director de Deportes Municipal, Martín Garmendia Grimaux, le obsequió un presente para luego dar paso a un encuentro de veteranos, donde también ofició como juez. Fiel a su estilo intacto, no sólo arbitró correctamente, sino que también sacó un amarilla, sancionó un penal y lo hizo patear dos veces por invasión. Al finalizar bridnó una charla y compartió sus experiencias.

 

Sueño cumplido

 

“Seguro van quedar fotos de lo que fue la visita del Sr. Javier Castrilli a nuestra ciudad, hoy me encontré con mucha gente que estaba muy feliz de haberlo conocido, de haberse sacado una foto, de haberlo escuchado, con todos los que estuvo le dedico tiempo, respondió sus preguntas, intercambio de palabras, esa extensa charla en lo del Bicho Sergio Pruzzo, fue muy linda. Voy a expresar mi sentimiento, porque cuando empecé  a arbitrar me identifique con él y como todos tenemos un ídolo, y todos soñamos con conocer a nuestro ídolo, gracias a Dios mi sueño personal se cumplió y lo compartí con todos los que se sumaron y me dijeron ‘contá conmigo’. Recién desperté y caí como muchos, de lo que vivimos, de haber estado con una persona que marcó un antes y después en el arbitraje.

Los que me conocen saben de la infancia, de donde vengo y quien soy, por eso cuando le entregué el cuadro, lo hice con emoción recordando a quien con su trabajo de ladrillero, ganaba el dinero para darme de comer. Es un cuadro donde se ven esas manos embarradas, haciendo el adobe que después se convierte en ladrillo, una foto que habla de comienzos, de cimientos, de empezar de abajo. Hoy puedo decir que no hay nada más hermoso que cumplir un sueño, y ese sueño lo cumplí teniendo a mi lado los amores más grande que tengo en esta vida, mis hijas, mis pilares, mi única familia, mis chiquitas que tal vez no entendían mi emoción, pero que sí se sentían felices, como tantos que me dijeron ‘jamás pensé estar con un grande’. Eternamente gracias, maestro por tu humildad, la humildad de los grandes”. (Por Iván Rodríguez).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here