Poscosecha: Especialistas brindan pautas a seguir para lograr un almacenamiento seguro

0
5

Frente al inicio de la próxima cosecha de soja y maíz, se repite el interrogante sobre cuál es la fórmula para lograr un almacenamiento seguro. De acuerdo con especialistas del INTA, las respuestas varían según el clima, el estado de los cultivos y el porcentaje de humedad que tengan los granos. Sin embargo, todas las combinaciones posibles apuntan a resguardar la calidad, evitar el desarrollo de hongos y micotoxinas.

“Luego de cosechado, el grano sigue respirando y produce calor”, indicó Rubén Roskopf, especialista en poscosecha del INTA y agregó: “Para que el almacenaje sea seguro, es necesario que dentro del silo se registre baja temperatura y humedad. De este modo, se reducen las posibilidades de desarrollo de hongos e insectos”.

En esta campaña en particular, el técnico recomendó: “Iniciar la cosecha de soja con algunos puntos por encima de humedad de recibo” y aclaró: “Es preferible cosechar mientras se puede y considerar que, aún asumiendo costos para el acondicionamiento, siempre es más seguro el grano en la planta de acopio que en el campo, debido a que en pocos días puede pasar a la categoría ‘fuera de condición’, por granos dañados o brotados si el clima se presenta húmedo”.

Roskopf analizó la diferencia sustancial que aporta el cálculo del costo de secado versus el secado a campo. Y ejemplificó: “Un lote de soja con un rendimiento de 4 toneladas por hectárea, cosechado con humedad del 17,5%, tendrá un costo de secado de cómo máximo 300 kg/ha. Este costo para secar 4 puntos de humedad, es equivalente al descuento que se aplicaría por comercializar la soja con 13,5 % de grano dañado (punto de indiferencia). Sin embargo, es importante tener en cuenta que el porcentaje de soja que se pierde por grano dañado cuando ocurre un temporal de alta humedad (esperando a que el grano se seque a campo) normalmente es mucho mayor, tal como ocurrió en la campaña 2018”. El porcentaje de humedad óptima para el guardado seguro de maíz ronda el 14%, mientras que para soja es del 10% y girasol 8%. Con estos valores, el guardado podrá ser por un largo período en ambos sistemas de almacenamiento.

En el caso del girasol, es necesario tener en cuenta que “a mayor contenido de aceite del material que se cosecha, menor es la humedad segura de almacenado”, expresó Diego de la Torre, especialista en poscosecha del INTA y aseguró: “Cuando el contenido de aceite es mayor al 45%, la humedad segura de almacenamiento va a ser inferior al 8%, mientras más seco más seguro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here