Piña y Brunetto (CICyTTP) hablaron sobre los “cambios climáticos”, deslizamientos de barrancas y restos fósiles en E. Ríos

0
14

Visitaron esta semana El Observador, el director del “Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología a la Producción” de Diamante, dependiente del CONICET, Dr. Carlos Piña (biólogo) y el geólogo e integrante de dicha entidad, Dr. Ernesto Brunetto. En diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, hablaron de las actividades que llevan adelante, comentaron con preocupación por la salida de la administración pública de jóvenes investigadores argentinos y brindaron detalles sobre el futuro del planeta Tierra:

– Siempre se habla del “cambio climático” e investigadores aseguran que habrá serios problemas en los próximos años: ¿Qué opinan al respecto?

– (Piña) Estamos en un proceso de “Calentamiento Global”. Debido a las actividades humanas, se está haciendo que se retenga mucho más calor de lo que debería y eso hace que esté cambiando la temperatura. En el tiempo, la Tierra ha pasado procesos de mucha más temperatura, pero que llevó millones de años. Hoy estamos logrando en 100 ó 150 años hacer lo que a la naturaleza le lleva millones de años y eso genera un problema que toda la vida o gran parte de la misma, no logra acomodarse al cambio. Entonces hay especies que no alcanzan a distribuirse a otros lugares o no pueden adaptarse y se extinguen…

– ¿Cuáles serían las zonas más afectadas?

– (Piña) Los más afectados serán los lugares (urbanos) bajos, porque habrá aumento en el nivel del mar, más incidencia de tormentas y se va a perder mucho en cuanto a la producción de alimentos. La zonas de valles o bajas, cercanas a la costa, donde suba el mar y se inunden, generará problemas de hambruna y migración de miles de millones de personas, que se van a distribuir en otros lugares del mundo, si no logramos revertir lo que estamos hablando. Nadie se quiere hacer cargo del costo que implica adecuar las normativas de producción. Hay investigaciones y trabajos realizados, que las mediciones que se habían hecho de cambios climáticos, no son tan certeras como están, pero no para bien, sino para mal. Quiere decir que los cambios son bastante más severos de los que se han medido o pronosticado. Los polos están sufriendo muchísimo y hace que el hielo se corra hacia el mar…

– ¿Se termina pronto el mundo…?

– (Piña) El mundo no se va a terminar por los cambios climáticos. Sí, como especie, los humanos vamos a tener problemas. Hemos pasado por cuestiones climáticas o sistemas catastróficos, donde se perdió el 95% de la vida en el planeta y seguimos. Por ejemplo, cuando se perdieron los dinosaurios. Se supone que no conocemos el 10% de las especies que hay en el mundo. Hay lugares donde no se ha llegado, partes marinas y cuevas. No conocemos insectos muy pequeños. El vertebrado más abundante del planeta es un pez que vive entre 300 y 600 metros de profundidad, que forman como una pared. Se pensaba que era el fondo del océano y van cambiando la profundidad en función del día…

– Hay ciudades de Europa que nunca antes se inundaban y ahora les está pasando. Hay regiones que están teniendo tornados que no eran comunes ¿todo eso está relacionado…?

– (Piña) Sí. Que haya tornados en esta zona, que antes no había, también es parte de un cambio climático. En un potrero llueve 100 mm y de pronto en el de al lado, no cayó nada de agua. Eso es porque son “lluvias convectivas”. Se juntan condiciones que hacen que precipite con gran fuerza en un lugar, lo que es típico del clima tropical. Uno ve la cortina de agua que cae, pero de una sola nube. Antes si llovía en Buenos Aires 50 mm, a nosotros nos llovía horas después. Pero ahora llueve en Santa Fe y acá hay sol…

– ¿Se puede corregir eso científicamente?

– (Brunetto) Hay una cuestión y sobre lo cual hay un generalizado consenso, que es trabajar con las energías alternativas. Tratar de usar menos productos que calienten la atmósfera. Son cuestiones de organización social. Hay que ir diversificando las fuentes de energía, no hay que apuntar solo a una histórica, de los hidrocarburos, sino aprovechar otras formas existentes…

– ¿Estamos muy lejos de no tener que depender del petróleo?

– (Piña) Nuestro Centro, tiene agua caliente con calefones solares. Ahora estamos trabajando para la instalación de paneles, con lo cual vamos a bajar la mitad del consumo de energía eléctrica a partir de un convenio que firmamos con ENERSA. Por otra parte, hay distintas alternativas para disminuir la emisión de dióxido de carbono. No creo que tarde mucho en lograrse que el hidrógeno genere un reemplazo del petróleo…

– Hemos escuchado que alguien había inventado un motor que andaba a agua y por intereses millonarios se han frenado esos proyectos… 

– (Piña) El que desarrolló eso y lo vendió, hizo muy mal negocio. Se puede hacer un motor que marche con hidrógeno. No es algo que se va a hacer en la casa, pero es un proceso que se puede hacer, no es algo imposible. Seguramente hay presiones, pero nadie hablaba del calentamiento global. Seguro están contentos quienes explotan los pozos petroleros, que sigue siendo una forma barata de energía, pero hay que cambiar el proceso, hay que cambiar los motores. Hay países de Europa que en 2 ó 3 años ya no podrán vender más autos “a explosión”. Los grandes problemas de calentamiento global tienen nombre y apellido: Estados Unidos y China. Los grandes consumidores de energía y carbón, ya sea para generar electricidad a partir de la quema de carbón por usinas termo eléctricas o por el gran uso de vehículos.

– Si el calentamiento global sigue como está ahora ¿cómo creen que será la vida dentro de 30 años?

– (Piña) No vamos a tener inviernos, el nivel del agua será más alto. Entre Ríos va a tener aumento de precipitaciones, pero Santa Fe va a tener menos. El nivel del río va a ser más alto porque el mar va a subir y eso va a generar un “tapón”. Los inviernos, ya se nota, no son casi inviernos. Tenemos unas pocas semanas de frío y en verano posiblemente tengamos problemas por exceso de temperaturas. Y en ese contexto, hay que ver cómo hacer los ciclos de agricultura, cambiar el sistema y los momentos de riego…

 

Deslizamientos de barrancas

 

– En Diamante y en otras zonas costeras entrerrianas, hay una gran preocupación por el movimiento de barrancas, ¿seguirá la tendencia del deslizamiento?

– (Brunetto) Estamos en un contexto en el que se están intensificando los fenómenos extremos, los que son cada vez más evidentes. Hay un cambio del clima, estas cosas ocurren y se están dando con mayor frecuencia. Lo que pasó en Diamante es que la barranca se ha cargado de agua y llega a un punto que se empieza a deslizar. Muchos ahora ven este fenómeno, porque se han viralizado las imágenes y ha tenido mucha repercusión a nivel nacional, pero no nos olvidamos que hace un par de años, se deslizó un bloque muy grande en el Parque Urquiza (Paraná). En la zona norte de Hernandarias, se han hecho tareas de investigación, por los problemas que allí también presentan las barrancas. Hay que trabajar fuertemente, porque gran parte de la carga de las mismas, tiene que ver con fugas del sistema de servicio de agua, cloacal o pluviales.

– ¿Se solucionaría con pilotines de cemento y otras obras de contención?

– (Bruneto) Esas son inversiones de varios millones de dólares para un sector de la barranca y qué hacemos con el resto de las ciudades que tienen problemas. Esa sería la última opción puesta sobre la mesa, pero antes tenemos que agotar todas las instancias que podamos. Por un lado, no se conoce exactamente por ejemplo cuál es la recurrencia. Se puede estudiar cuánto le lleva perder la estabilidad a una barranca, esos son estudios que se pueden hacer, realizar monitoreos y ver la evolución. Hay cartografías jesuitas, de más de 100 años, que nos muestran dónde estaban las barrancas. Hay que ubicar esa cartografía en posición actual y poder estimar la velocidad en la cual se va deslizando y de esa manera, prever dónde van a ser los próximos lugares afectados. Si nos organizamos, podemos tener un panorama más claro y las soluciones serían más económicas que una gran obra.

– ¿Cuántas casas están en peligro en Diamante?

– (Brunetto) Unas 12 ó 13 que están más cerca del área amenazada. La solución no es una estrategia frente a otra, sino buscar formas integradas de analizar los problemas, donde no solo las disciplinas de la ingeniería sean las convocadas, sino también las ciencias naturales, biología, etc. Se pueden generar soluciones respetando lo más posible cómo sería la base del sistema natural y que sean obras económicas y lo mejor orientadas.

 

Recortes para investigación

 

– ¿Afectaron al Centro, los recortes que hubo en algunos organismos públicos nacionales?

– (Piña) En cuanto a las bajas presupuestarias son ciertas y es sabido que los gastos para mantener abierto el Centro, en cuanto a servicios de energía eléctrica, gas, seguro de vehículos, internet, telefonía y demás, se han incrementado. Lo que podemos sí decir es que en el CONICET, del que dependemos, no hubo despidos, pero hubo contratados que se han quedado atrás en la escala salarial y como generalmente son profesionales jóvenes, los terminan contratando empresas, dejando la actividad administrativa pública, para pasar a la parte privada. Ya estamos nuevamente en esta instancia de que hay jóvenes talentosos que están viendo en el exterior su continuidad laboral y es una pena que pase eso. En lo referente a nuestro centro, tenemos investigadores que siguen trabajando con las mismas ganas de siempre. A partir de diciembre de 2015 tenemos una triple dependencia, al firmarse un convenio entre el CONICET, el gobierno provincial y la UADER, de tal forma que las 3 instituciones tienen injerencia sobre las actividades que desarrollamos y que pueden traer ideas o potenciar líneas de trabajo para que vayamos creciendo.

 

Restos fósiles en la región

 

– Hay mucha gente que desconoce, que en varias zonas del Departamento Diamante se han encontrado restos fósiles de animales que han habitado miles de años atrás y sobre lo que el Centro tiene importantes investigaciones realizadas… 

– (Brunetto) Nosotros tenemos en exposición los materiales que se van recolectando, se van estudiando y presentándolo a escuelas… Hay restos completos de algunas especies, de la fauna y flora de la época geológica más moderna, pero hay un pequeño retazo más antiguo, de la costa del Uruguay, en el tiempo de los dinosaurios. La mayoría son de la mega fauna, de grandes mamíferos…

– ¿Se han encontrado restos de animales que habitaban en el agua, de miles de años?

– (Piña) Sí, no hay que olvidarse que estamos habitando esta zona hace 15.000 o 20.000 años, pero hace millones de años atrás, esta zona fue cubierta por el mar…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here