Pediatra crespense cuenta sobre las ventajas de la Lactancia Materna

0
1

lactancia maternaEn el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna”, que se conmemoró en 170 países, en centros de salud y hospitales de la provincia, se concretaron distintas actividades para promover y difundir el amamantamiento, ya que aporta nutrientes, refuerza el sistema inmune de los lactantes y fortalece el vínculo amoroso entre madres y bebés. La Organización Mundial de la Salud (OMS) en tanto, asegura que esta acción reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta, ya que alimenta e inmuniza.

En diálogo con el programa “Panorama Entrerriano”, que conducen Araceli Feder y Walter Zurdo en Canal 6 Entre Ríos TV, el pediatra Dr. Javier Schneider recordó que “en 1970 se observó que con la introducción de fórmulas lácteas, hechas en los laboratorios, se había dejado de lado la lactancia materna, ya que en teoría, iban a traer más beneficios. Pero se observó que hubo un mayor índice de enfermedades y de desnutrición, por lo que se volvió a promover fuertemente la lactancia materna, empezándose nuevamente a ver todos los beneficios reales que tiene. Fue así que la Organización Mundial de la Salud y UNICEF fijaron realizar distintas programaciones de difusión, del 1 al 7 de agosto, con el fin de hacer conocer a la comunidad los beneficios reales que tiene”.

El profesional precisó que “la lactancia materna no tiene sustitutos, es el alimento ideal para el recién nacido y los beneficios son para el bebé, para la mamá y para la comunidad en general. Para el niño es importante, por lo que nutricionalmente representa por naturaleza, tanto en proteínas, hormonas, factores de crecimiento… Un bebé alimentado a pecho es más sano que al que se le da leche de fórmula. Además, le aporta defensas y tiene menos posibilidades de contraer enfermedades como el asma, diabetes u otros problemas que ocurren durante la vida. También poseen menos complicaciones de bronquiolitis y cuando las tienen, se recuperan mucho más rápido e incluso, con la leche materna, hay menos riesgos de muertes súbitas… A quienes fueron mamás y dieron el pecho, saben que la recuperación luego del nacimiento es mejor, hay menor índice de sangrado, porque el útero se contrae mucho más rápido, bajan más rápido de peso y tienen menos posibilidades de contraer cáncer de mama, de útero u ovario. Y si tenemos más niños y más mamás sanas, lógicamente hay menos erogaciones en salud pública, por lo que también es un beneficio para la comunidad en general”.

Schneider explicó que “la lactancia materna exclusiva se recomienda hasta los 6 meses de edad y a partir de ese momento, la sugerencia es comenzar a incorporar los alimentos. De ahí en adelante, no hace falta suspender la lactancia, que puede ser alimento hasta los 2 años de vida. Llegado a los 12 meses de vida del bebé, se hace una evaluación… La recomendación es que no abandonen en el intento, si en los primeros días no pueden darle el pecho o el bebé no se prende y que no tomen la decisión de suplir la lactancia materna. En un momento se vendían las fórmulas lácteas en las farmacias y normalmente eran indicadas por los médicos, pero hoy en día, uno va a los supermercados y se encuentra con distintas marcas. Hay que consultar con los profesionales, porque a veces, incorporar un biberón innecesariamente o por las dudas, puede perjudicar a la lactancia materna. Hay posibilidad de almacenar leche de pecho en los momentos en los que el bebé no se prende, para que a futuro, si debe volver al trabajo, como la mayoría de las mamás, se le pueda dar ese alimento, aunque ella no esté en casa”.

Los profesionales remarcan que la leche materna es la más segura e higiénica, ya que el niño la toma directamente de su mamá: está disponible, siempre a la temperatura adecuada, a toda hora y en cualquier lugar. Sus nutrientes están especialmente adaptados a las necesidades del bebé y se digiere más fácilmente que cualquier otra leche o alimento.