Paraná: Murió la joven golpeada en la cabeza por una adolescente

0
1

p_1368094113El homicidio se desencadenó por problemas de convivencia entre dos parejas que ocupan una misma vivienda, en calle Rondeau. Una de las mujeres tiene tan solo 15 años y está acusada de matar a golpes a la hermana de su cuñada. Magalí Giménez, de 20 años, permanecía en Terapia Intensiva del Hospital San Martín en estado desesperante y falleció anoche. La joven recibió tremendos golpes en la cabeza, propinados con un palo que habría empuñado una menor de 15 años, la que también anoche fue detenida y por orden judicial, institucionalizada bajo la órbita del Consejo Provincial del Menor el Adolescente y la Familia, Copnaf.  Estefanía Giménez, de 21 años, se presentó como hermana de la víctima y testigo presencial del hecho. “Todo empezó el lunes a la noche, en una casa que compartíamos dos parejas. Los dueños de esa casa son hermanos, Franco Restano, que tiene 18 años y Carlos Restano, de 20, que es mi concubino, con el que tenemos una nena de tres años”, comenzó relatando Estefanía.  “Franco tiene como pareja a una chica de 15 años que se llama Camila –el apellido se omite por tratarse de una menor de edad– y en los últimos tiempos, con Carlos, el hermano de Franco, notamos que ellos abusaban de nuestras pertenencias y las utilizaban como propias, por lo que decidimos enfrentar el tema el lunes por la noche y lo que les dijimos no les cayó bien. Se puso agresiva, me dijo de todo, me agarró del pelo y me tiró al piso. De ahí en más, la piba se puso muy violenta, pero no pasó a mayores”. Posteriormente, Estefanía contó que “recién nos volvimos a cruzar con Camila el martes al mediodía. Ellos estaban en la vereda de la casa y con mi pareja estábamos llegando. En el cruce, me amenazó diciéndome que me iba a cagar a palos, pero la cosa quedó ahí”. Fue allí que relató que “hablé con mi hermana Magalí, que vive en otro lugar con su pareja y se preocupó mucho por lo que me estaba pasando y me dijo que se venía a verme y a tratar de mediar para que las cosas no se pongan violentas y fue así que llegó y se quedó a comer con nosotros y me dijo ‘quedate tranquila que yo la voy a hablar’”.  Contó que “no le dio ni tiempo, porque apenas entró Camila, la empezó a insultar a mi hermana y me gritaba que yo la había llevado para hacer bardo. Franco, mi cuñado, en lugar de tranquilizarla, es como si le daba la razón y salió a buscar a la hermana de Camila, como si la cosa era sumar gente para una pelea. Mi hermana se quedó sentada en la mesa, conmigo y me trataba de tranquilizar, hasta que, de repente, Camila entró con un pedazo de tabla y sin decir más nada le empezó a pegar en la cabeza, hasta dejarla desmayada. Yo la alcancé a agarrar antes de que se cayera al piso. Nos sorprendió a todos y Franco se reía, en lugar de evitar que Camila hiciera semejante cosa”, relató Estefanía. 
“Nos desesperamos, con Carlos empezamos a pedir ayuda y salió a buscar un vecino que nos ayudara a llevarla al hospital, donde ingresó directo a Terapia Intensiva. El médico nos dice que está muy mal, la operaron para sacarle un derrame, pero me dicen que no hay muchas esperanzas, que tiene muy pocas chances de vida”, expresó la joven en declaraciones a El Diario Finalmente detalló que “pensamos que hablando se iban a arreglar las cosas, así me lo sugirió Magali, pero le está costando la vida. Ahora ellos, –por Franco y Camila– desaparecieron de golpe”.  Lo que no sabía Estefanía era que una comisión de la División Homicidios se mantuvo atenta y debido a que el estado de Magali se agravó, la Justicia ordenó la puesta a disposición de la adolescente acusada, la que ya anoche estaba institucionalizada en razón de su corta edad. 
Finalmente, desde el nosocomio paranaense confirmaron el deceso de la joven.