Municipio de Crespo respondió a vecinos que reclaman por terreno destinado a “espacio verde”

0
98

Vecinos de la zona Norte de Crespo vienen reclamando a través de las redes sociales y los medios, que en el loteo (Hnos. Barón) donde residen, el municipio utilizó terrenos que estaban destinados a espacios verdes o plaza, para venderlos para la construcción de viviendas.

Hay que recordar que el 31 de octubre de 2018, el Concejo Deliberante de Crespo aprobó un proyecto, a través del cual se creó el Programa Municipal “100 Terrenos”, para el cual se destinaron inmuebles, especialmente de varios loteos, que en un principio iban a ser para instalación de equipamiento y/o parques, paseos y plazas. Según se aclaró desde el municipio y así parece lo entendieron los ediles al aprobar por unanimidad ese proyecto, que por sus dimensiones, dichos terrenos “resultarían inconvenientes para esos fines”.

 

Comunicado de los vecinos

 

“Los vecinos del Barrio El Lago celebramos la iniciativa del gobierno municipal de abordar el acceso a la vivienda y entendemos que ésta es una oportunidad para familias crespenses que podrán ver plasmada la vivienda propia. Comprendemos y compartimos plenamente esos sentimientos, ya que estamos y hemos estado en esa situación. Sin embargo, es lamentable que el municipio, que debe representar los intereses de todos los ciudadanos de Crespo, crea que la única alternativa para abordar el tema habitacional es reducir los espacios verdes de la ciudad, esgrimiendo criterios urbanísticos sin que ésto constituya una respuesta integral para las necesidades de la población. El Código de Normas Básicas de Uso, Ocupación y Subdivisión del Suelo de la ciudad (Ordenanza 46/09) en su artículo N° 4.6, indica que los espacios verdes de la ciudad no pueden subdividirse, indicando su uso predominante como recreativo en general, como uso complementario, especificando que conservará el uso y ocupación existente, no permitiéndose su subdivisión. Asimismo, el art. 27 de la misma establece que en el caso de las fracciones de terrenos donadas a los fines de equipamiento municipal o espacios verdes, no podrán, en ningún caso, transferirse a terceros y el Art. 30 declara que ‘las parcelas destinadas a espacios verdes, no podrán afectarse a otro uso que no sea el de plazas, jardines, plazoletas o similares, aceptando como uso complementario el de juegos infantiles. Posteriormente, la aprobación de la ordenanza 69/18, en octubre pasado, establece espacios verdes de la ciudad, como alternativa para abordar el acceso a la vivienda. Esta ordenanza se ha sancionado discrepando con la Ley General del Ambiente 25675 (art 11, 19 al 21), es decir, sin un estudio de impacto ambiental ni la institucionalización de procedimientos de consultas o audiencias públicas para la autorización de una acción que puedan generar efectos negativos y significativos sobre el ambiente. El municipio brega por los espacios de esparcimiento y recreación a través de programas como ‘La plaza de mi barrio’, el cual ‘es una construcción comunitaria de los espacios verdes, que tiene como objetivo el diseño del espacio público, desde una intervención comunitaria y participativa, impulsando un compromiso de convivencia y ciudadanía’, siendo ésto incoherente con la determinación de tomar posesión y decidir el destino de las plazas de nuestros barrios, sin haber realizado ninguna consulta ni permitido la participación activa de los vecinos afectados. Asimismo, el propio municipio ha realizado una importante inversión cubriendo una pared del edificio municipal con un hermoso jardín vertical, a los fines de demostrar su impronta ecologista, indicando que este tipo de emprendimientos es ‘una acción más en el plan de gestiones ambientales los cuales son sistemas de prevención amigables con el medioambiente, dejando en claro una vez más, su interés por la protección del mismo y con la salud de sus ciudadanos, contrariamente a la ordenanza que el HCD ha aprobado. Cuando se afecta el ambiente, se ven especialmente vulnerados el derecho a la vida, a la salud, al agua, a la alimentación, a la vivienda y a la cultura. Entendemos que la expansión urbana no debe convertir a los barrios en espacios que olviden a sus habitantes o los releguen a unas condiciones que puedan afectar su salud o sus contextos sociales ni alteren los estándares de protección vigente, procurando la mejora gradual de los bienes ambientales. Es responsabilidad del Estado velar para que el desarrollo económico y social se alcance a través de una gestión apropiada del ambiente, teniendo como deber su preservación de manera de no comprometer las posibilidades de las generaciones presentes y futuras. Y no generar una brecha y tensión innecesaria entre ‘ciudadanos que pretenden el acceso a su vivienda’ vs. ‘ciudadanos que defienden el derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado’. Pretendemos que sean tomadas en cuenta las necesidades emergentes de los crespenses que hoy se ven afectados por las decisiones políticas del gobierno municipal en curso y de los que pueden verse afectados en un futuro por estas mismas decisiones que sientan un antecedente urbanístico, ecológico y de salud contrario a las políticas que han sostenido Crespo en conjunto con sus ciudadanos. Por lo que creemos conveniente que el municipio encuentre otras soluciones al tema habitacional, sin causar daños irreversibles y divisiones en la sociedad. Es por ésto que con fecha 14 de febrero del corriente año, presentamos una nota al municipio solicitando la modificación de la Ordenanza 69/18, excluyendo los espacios verdes de nuestro barrio y la derogación del artículo 2 de la misma ordenanza. A tal fin solicitamos una sesión extraordinaria del cuerpo deliberativo. ‘La mejora o la degradación del ambiente beneficia o perjudica a toda la población, porque es un bien que pertenece a la esfera social y transindividual’ (Corte Suprema de Justicia de la Nación)” completan los vecinos.

 

Comunicado del municipio

 

Desde el municipio local también se emitió un comunicado, en el que expresan que “hace unas semanas, un grupo de vecinos se niegan a que un remanente de terreno, sea el lugar en el que 9 familias construyan sus viviendas. Sostienen que este sector, es un espacio verde donde tienen la expectativa de que se realice una plaza. El lote reclamado se sitúa sobre calle Marcos Laferrara, entre Hermanos Henkel y Federación, a 50 metros del espacio verde más grande de nuestra ciudad: el Parque del Lago. Ante este reclamo, el municipio presentó a los vecinos una propuesta: se planteó concretar la realización de la plaza sobre calle Dr. Ramón Carrillo, entre Tita Merello y Juana Manuela Gorritti. Esta ubicación se basa en un criterio de centralidad y coloca a la misma en el medio del Barrio Parque del Lago. Así, se cumple el objetivo de beneficiar a todos los residentes de la zona de influencia. El espacio reclamado claramente no cumple con este criterio y va en contra del interés colectivo. Bajo ningún punto de vista, el municipio tiene como política lotear y vender plazas. En el transcurso de los tres años de gestión, impulsamos acciones con un fuerte impacto territorial, urbano y ambiental para mejorar la calidad de vida de los crespenses e intervenir -con una mirada estratégica- en el desarrollo justo, solidario y equilibrado de los barrios de Crespo. Para eso creamos el ‘Programa Municipal 100 Terrenos Sociales’, a través del cual, 100 familias tendrán la oportunidad de cumplir el sueño de construir su vivienda propia, con esfuerzo, trabajando honestamente y respetando los valores que tenemos como comunidad. Este programa fue desarrollado a partir del trabajo de la Comisión de Vivienda del Concejo Deliberante, integrada por concejales oficialistas y opositores y representantes del Ejecutivo Municipal. La Comisión acordó la ordenanza e intervino en todas las etapas del programa: registro y conformación de la lista de aspirantes y aprobación de la ubicación de los terrenos a sortear. El diálogo, la transparencia y el espíritu solidario son valores que definen el Programa. Los encontramos en la aprobación de la ordenanza por unanimidad, en el carácter público del sorteo y en el destino del dinero recaudado por cobro de las cuotas a una cuenta especial para adquirir nuevos lotes sociales. La gestión municipal tiene la obligación de pensar en el interés de todos los crespenses. Y este caso, no es una excepción”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here