Mujer quemada por su pareja remarcó que “no tenemos que callar nunca más”

0
2

Carolina Morales tiene gran parte de su cuerpo quemado y dice que no sabe porqué el 17 de octubre pasado Marcelo Lucero, su pareja y ex delegado del INADI en La Rioja, la golpeó y terminó quemándola con alcohol.

En el instituto del Quemado de San Juan le dieron permiso unos días para volver a La Rioja y ver a sus hijos. Pero el calor de aquí conspira contra su piel quemada, por eso la charla con Clarín se realiza con aire acondicionado.

Carolina es alta y delgada y está embarazada de 9 meses y no puede evitar las lágrimas al recordar que Lucero “me echaba la culpa de todo” lo que le pasaba. Dice que al comienzo de la relación -a fines del 2006- “no era violento, pero después me pegaba siempre”.

Ese día, cuenta, él había vuelto de viaje y se había ido a jugar al vóley: “Cuando llegó, me mandó a la cocina mientras me golpeaba, no sé porqué. Hasta que agarró un frasco de alcohol y me roció. Yo le rogué que no me quemara”. Desesperada, afirma, le recordó que estaba embarazada de Alma, la segunda hija de la pareja y que también estaba mirando su pequeño Martiniano, de un año y medio.

“Pero él igual me prendió fuego y yo grité y corrí para el baño. Le pedí que llamara a una ambulancia, le grité a la casera, pero nunca hizo nada. Después llegó una ambulancia, creo que la pidió él y me llevaron al hospital”, cuenta.

Allí, ante la gravedad de las lesiones, la internaron en terapia intensiva. Al principio, ella dijo que todo fue un accidente, “como él me había dicho que dijera, porque si no me iba a matar”.

Pero los médicos sospecharon y mientras gestionaban el traslado de Carolina a San Juan, dieron parte a la policía. “El vino un par de veces a verme, pero nunca le avisó a mi familia y mis padres se enteraron el día que me estaban llevando a San Juan”, afirma. Lucero fue detenido el 23 de octubre.

A la mujer le cuesta detallar sus lesiones, pero tiene las manos y brazos quemados, también el cuello, el pecho, el vientre y parte de las piernas: “No me gusta verme así, con todo mi cuerpo arruinado”. En San Juan, luego del nacimiento de Alma, comenzarán a hacerle trasplantes de piel por zona. Ya le adelantaron que el proceso de recuperación será muy largo.

Por suerte, se consuela, “la beba está bien”. Además de Martiniano, el hijo que tuvo con el ex funcionario, Carolina ya tenía otros dos nenes de una pareja anterior.

Ahora que Lucero fue procesado y continúa detenido, dice que se siente “un poco más tranquila. Confío en mi abogado y en la Justicia y asegura que “las mujeres no tenemos que callar nunca más. Ante situaciones como la mía hay que ser consiente de la vida. Yo expuse la mía y estas son las consecuencias”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here