Muchos argentinos mueren como consecuencia de no comer alimentos sanos

0
3

alimentos sanosEspecialistas del Instituto Nacional de Alimentos informaron que es necesario que las personas diversifiquen el consumo de carnes y sumen más frutas y verduras a su dieta diaria, para evitar enfermedades crónicas que las pueden llevar a la muerte. Josefina Busetto, miembro del Programa Nacional de Calidad Nutricional de los Alimentos, destacó que “el estado de salud de la población se puede caracterizar a partir de su alimentación. En Argentina, las enfermedades crónicas no transmisibles son la principal causa de muerte y uno de los factores de riesgo de esas enfermedades, es precisamente tener una alimentación no equilibrada, monótona, que no aporte la cantidad de energía y nutrientes que necesita nuestro organismo. La Encuesta Nacional de Nutrición y Salud de 2005, abarcó a niños y mujeres de entre 10 y 49 años y detectó que las alteraciones más prevalentes tienen que ver con la deficiencia de hierro (anemia), el sobrepeso y la obesidad. Existe una ingesta inadecuada de ciertos nutrientes esenciales para nuestro organismo, ya sea por deficiencia o por una ingesta mayor a la recomendada. En Argentina, el consumo de carnes se ubica en los 115 kilogramos por habitante por año y de ellos, 65 corresponden a la vacuna. Las recomendaciones para llevar adelante una alimentación saludable, están establecidas en la Guía Alimentaria, que se encuentran actualmente en proceso de revisión por parte de técnicos de los ministerios de Salud y de Agricultura y Ganadería, además de universidades y sociedades científicas. Estás guías recomiendan una ingesta diaria de 5 porciones de fruta y verduras, incluyendo distintas variedades y colores, para asegurar el aporte necesario de minerales, vitaminas, fibra y agua, en tanto que para el caso de las carnes, recomiendan 3 veces por semana carnes rojas, en 2 ocasiones de aves y otras 2, pescados y mariscos”.

La frecuencia en el consumo de las carnes está relacionada con la composición de las grasas que presenta cada una de las variantes. En este sentido, se destaca la carne de pescado por su alto contenido de ácidos grasos polisaturados, como el Omega3, “que son esenciales y que nuestro organismo no puede producir”, precisó la especialista, que agregó que estos ácidos son importantes, porque intervienen en los sistemas reguladores e inmunológicos y en el desarrollo del sistema neurológico.

Según estudios realizados por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, en los últimos años hubo una tendencia creciente en el consumo de carne aviar, de cerdo y pescado, “lo cual es muy positivo, porque permite ir hacia el logro de estas recomendaciones realizadas en las guías alimentarias”, afirmó. Cabe acotar que hay 3 nutrientes presentes en la naturaleza: las proteínas, los carbohidratos y las grasas. Una alimentación sana pasa por combinarlos todos de forma adecuada. La correcta proporción que daría lugar a una dieta equilibrada, sería consumir entre un 15% y 20% de proteínas, que cumplen una función de construcción y regeneración del tejido muscular y de transporte de otros nutrientes. Un 25% deben ser grasas, que son empleadas por el organismo fundamentalmente para producir energía y el resto (50%), deben ser hidratos de carbono, presentes en las frutas, hortalizas, legumbres y cereales.