Massuh: “Somos una provincia segura”

0
1

Comisario MassuhEl jefe de la Policía de Entre Ríos, Crio. Gral. Héctor Massuh, en diálogo exclusivo con el director de El Observador, Cont. Fernando Alberto Huck, brindó amplios detalles de cómo viene trabajando la fuerza que dirige e informó que a través de la capacitación, con mayor prevención e incorporando tecnología, siguen bajando los índices delictivos. Massuh habló de un reciente convenio que firmaron con la policía colombiana, para fortalecer la lucha contra el narcotráfico, contó que la institución tiene un faltante de entre 3.000 y 4.000 funcionarios y opinó sobre la decisión de algunas provincias de emplear militares y gendarmes para batallar contra la inseguridad. También habló sobre la propuesta para bajar la edad de imputabilidad en menores y de la decisión del gobernador Sergio Urribarri de llegar con el sistema “911” al resto de la provincia y que Crespo está entre las de más próximo posible acceso. “Estamos en constante movimiento, no hay que quedarse en el tiempo y le ponemos mucho énfasis a la capacitación del hombre” explicó el jefe policial, quien remarcó que “además de los constantes cursos que se brindan, la de Entre Ríos, es una de las pocas policías donde para el Comando Superior de Oficiales, es obligatorio el estudio universitario. Hace 4 años que implementamos este sistema que nos está dando resultados satisfactorios, porque se nota el cambio cuando el personal está preparado y capacitado y estamos aprovechando la tecnología que se va adquiriendo, gracias al apoyo del gobernador Sergio Urribarri, para que tengamos los medios para llevar adelante nuestra profesión. Por otra parte, estamos avanzando con intercambios con otras policías. Recientemente se firmó un convenio con la de Colombia, para realizar una capacitación en narcotráfico y fortalecer esta lucha”.

– ¿Qué nivel de seguridad tiene Entre Ríos?

– Somos una provincia segura, más allá de que tenemos hechos como en toda sociedad. En la historia del hombre no hubo un periodo que no haya estado el delito presente. En ese marco, la provincia se destaca en cuanto a la prevención, tranquilidad y en las encuestas que se efectúan, en especial a los turistas, una de las cosas que más resaltan es la gran presencia policial en las calles y consideran que es una provincia segura y la eligen justamente por esas bondades…

– ¿Cuáles son los delitos que más se cometen en la provincia?

– Generalmente son delitos menores, que no dejan de ser preocupantes, como el famoso arrebato, que está instalado en ciudades como Paraná, Concordia o Concepción del Uruguay y que a veces puede terminar con alguna consecuencia grave, sobre todo cuando la víctima es una persona de edad, que generalmente se aferra a sus pertenencias y el delincuente, tratando de apoderarse de las mismas, las hace caer y terminan por lesionarla. Después tenemos el robo en menor medida y afortunadamente no hay que lamentar homicidios como consecuencia de un robo y que uno lo ve diariamente por los medios, sobre todo en la misma capital o en las grandes ciudades. Nosotros tenemos una fuerte presencia policial, en las calles hemos instalado casillas y eso les da tranquilidad a los vecinos. Hay comunicación permanente con los accesos a la provincia, que están muy bien controlados y monitoreados con cámaras. Esta ayuda nos permite no tener delitos complejos como la piratería del asfalto, que es un flagelo importante en Brasil y Chile.

– ¿Está previsto extremar los controles a futuro?

– Una de las propuestas que el gobernador anunció, es llevar el sistema “911” a toda la provincia. En Paraná, nos cambió para bien la seguridad. Con las cámaras estamos monitoreando permanentemente y logramos tener una situación real de donde están los recursos en nuestras calles, de manera que se los pueda administrar mucho mejor. La rapidez con que se acude se mejoró, porque el operador, al recibir la llamada, está visualizando los móviles y hombres que tiene para cubrir ese hecho… Hoy, con este sistema estamos llegando a todo Paraná, además de San Benito y Colonia Avellaneda.

– ¿Hay posibilidades de que llegue a Crespo?

– El intendente Ing. Ariel Robles se interesó y tuvo una reunión con el ministro Cont. Adán Bahl, encuentro en el que estuve presente. Se están haciendo estudios y puede haber factibilidad de llevar adelante este proyecto. No pasa por una decisión nuestra, sino del gobierno. Se trata de una gran inversión. Estamos hablando de unos de los sistemas más modernos del mundo, con equipos de última generación, que se están empleando en Europa…

– ¿Con cuántos policías cuenta la provincia?

– Alrededor de 10.000 hombres, a los que hay que dividir por 3 turnos. Nuestra provincia tiene población en todo el territorio. Se necesita una comisaría o destacamento en cada poblado y eso significa tener hombres de guardia y equipamiento. Hoy tenemos una necesidad de 3.000 a 4.000 hombres más para llevar adelante una mejor cobertura preventiva…

– ¿Cuántos alumnos egresan por año de la Escuela de Policía?

– Este año llegaremos a unos 400 o 500 egresados… Más no podemos tener, por la infraestructura de nuestras escuelas. Pero si a eso se lo hace con una continuidad, como se lo está haciendo, irá creciendo ese número de efectivos.

– ¿Cuántos policías se jubilan por año?

– Tenemos un porcentaje del 1% (100). Algunos cumplen, sobre todo en los cuadros de suboficiales, sus 30 años de servicio y a veces piden seguir unos años más, porque son jóvenes y se lo concedemos… Comparando con la administración pública, al término de nuestra carrera, trabajamos 26 años más que un administrativo, porque lo hacemos 24 x 24 horas o 24 x 48 y a su vez ese hombre tiene que cubrir servicios adicionales, que es un extra. Duplicamos las horas de trabajo con cualquier otro personal de la administración pública. Tenemos un promedio de 6 a 7 licencias por hombres y mujeres policías que no han hecho uso de las mismas, porque no tenemos para cubrir los servicios. El policía las pierde a esas vacaciones y no se cuántos empleados públicos aceptarían esas circunstancias. Cuando ingresa a la escuela, lo puede hacer buscando una salida laboral, pero al finalizar el curso de agente, el hombre está compenetrado de cuál es su misión…

– En varias provincias, el Ejército y Gendarmería hace vigilancias ¿Se implementará en ER?

– Tenemos el control de la provincia y no es necesario. Además, el policía está formado justamente para el control ciudadano en la seguridad, distinta a la que puede recibir el Ejército u otra fuerza de seguridad nacional, que tienen otra filosofía de estudio al de nosotros. Gendarmería por ejemplo, tiene su misión en la zona de fronteras, sobre todo en la lucha contra el narcotráfico.

– En 2006 se aprobó la Ley de desfederalización de los delitos por drogas, pero no se reglamentó hasta ahora. ¿Cree que sería positivo…?

– Nosotros tenemos ya la experiencia, porque venimos llevando a cabo, muchas veces parte de la investigación para un secuestro de drogas, que después, por competencia, es elevado al Juzgado Federal. El año pasado hicimos más de 400 procedimientos con muchas personas detenidas y en 2013 llevamos un número importante de secuestro de estupefacientes. Una de las cosas que nos llevó a acercarnos a Colombia, uno de los que tiene más experiencia contra la lucha contra el narcotráfico, es justamente la especialización y la investigación de los delitos, que es lo que busca el nuevo Código Procesal Penal y al procurador general de Justicia de la provincia, Dr. Javier García, que nos acompañó, le pareció interesante de poder formar fiscales para que eventualmente tengamos gente preparada para llevar adelante esta investigación, que es muy compleja. No es un delito común, que tiene la particularidad de que quien lo comete, se mueve con una solvencia económica importante, con conexiones internacionales. Quien investiga, debe tener un amplio conocimiento y eso vamos a buscar con la capacitación…

– Santa Fe va camino a la Ley de desfederalización…

– Hay algunas provincias que lo están aplicando y todo ayuda en la lucha contra este flagelo. No tiene que haber ningún gobierno del mundo que no lo tenga como prioridad en su agenda. El narcotráfico nos está destruyendo a los jóvenes y en particular lo veo con mucha preocupación, en especial, porque hay un desentendimiento de los padres. La droga entra cuando el chico no está contenido y cuando los mayores se dan cuenta, ya es demasiado tarde.

– ¿Argentina debe bajar la edad de imputabilidad en los menores?

– La imputabilidad de los años no tiene mayor gravitación. Lo que me interesa saber es, cuando un chico entra en conflicto con la ley, qué se hace con él. No es cuestión de detener a jóvenes de 13 ó 15 años, meterlos en una celda y dejarlos… Nosotros ya recibimos el producto elaborado. Han pasado muchas etapas para que el joven delinca. En esas etapas, seguramente hubo instituciones que se hicieron las distraídas… Hay que trabajar en el chico desde que comienza el periodo escolar. Hay que controlar que no haya deserción. He leído de países que han revertido en gran medida la problemática delictual juvenil atacando eso, como Canadá. No pasa solamente por bajar la edad de imputabilidad…