Massuh asegura que la policía de Entre Ríos se posiciona entre las mejores del país

3
1

En una entrevista exclusiva con el director de El Observador, Cont. Fernando A. Huck, el jefe de la Policía de Entre Ríos, Com. general Héctor Massuh, destacó el nivel de seguridad logrado en la provincia y aseguró que la fuerza que dirige está muy bien vista a nivel nacional. Como preocupación, Massuh mencionó el avance de la droga y señaló que en este flagelo “hay culpas compartidas”. El funcionario también habló sobre la falta de policías, de la licenciatura que deben cursar los oficiales y de los últimos cambios en las distintas departamentales y divisiones, entre otros temas.

– La Policía Federal ha sacado a personal de las oficinas para ponerlos en las calles. ¿La policía de Entre Ríos también hará lo mismo?

– Nosotros tenemos poco personal administrativo, solo un 8% de la totalidad, por lo que no contamos con personal de seguridad en esa tarea propiamente dicha…

– Hay muchos jefes superiores excedidos en años de servicio ¿eso perjudica al ascenso de personal de cuadros inferiores?

– Han quedado 2 ó 3 que son directores con mucha experiencia, que son hombres jóvenes. Eso no influye en nada sobre la situación de vacantes para sus ascensos inmediatos para quienes hacen sus carreras…

– Su gestión empezó con el gobernador Jorge Busti y sigue con Sergio Urribarri ¿hay repercusión política dentro de la fuerza…?

– No, nunca. Destaco que tanto el Dr. Busti como ahora Sergio Urribarri, jamás han mezclado lo político con lo institucional. En el caso del actual gobernador, tenemos un apoyo constante en equipamiento, permanentemente estamos comprando vehículos, incorporamos equipos y sistemas de investigación criminal de última generación y hacemos importantes inversiones en obras, lo que hace realmente que a nuestra policía se la mire con atención y a eso no lo digo yo, sino que se escucha en las reuniones del Ministerio del Interior. Inclusive hemos preparado a otras instituciones. En capacitación, tenemos un convenio con la UADER, lo que posibilita que nuestros oficiales puedan cursar la carrera en Seguridad Pública y es un requisito indispensable que tienen los oficiales para continuar sus carreras. Debe ser una de las pocas instituciones en las que obligatoriamente desde oficial principal en adelante, que viene a ser la tercera jerarquía, necesite un título universitario para continuar el ascenso en su carrera policial. El gobierno nos ha facilitado las instalaciones del ex hospital de C. del Uruguay, que es una edificación de muchos años que se está restaurando, donde va a funcionar la Escuela Superior Universitaria para toda la provincia.

– ¿Le gustaría seguir en la fuerza después de diciembre?

– Hasta ahora no lo pienso. Estoy trabajando y dedicado a la elaboración de proyectos y veremos qué pasa cuando llegue ese momento.

– ¿Qué es lo que más le preocupa?

– Lo que más me preocupa como policía, padre y ciudadano, es el avance de la droga. Todos los países del mundo tienen esta problemática. No debe haber ningún gobierno que no tenga en su agenda de trabajo y de política, al tema drogas. Hay países con una capacidad económica importante y sin embargo, el inconveniente sigue y en algunos lugares, con una violencia inusitada, como el caso de México. Ahora se trasladó parte de esas organizaciones a Honduras, que tiene altos promedios de asesinatos. También lo sufre Brasil y en nuestro país, se ve como los jóvenes consumen. En esto hay responsabilidades compartidas. La droga entra donde la familia está aislada de sus hijos, por lo que es importante sobre todo en los primeros años del joven, saber dónde va y con quién está. Muchas veces, los padres no quieren asumir ese compromiso y lo vemos en las comisarías los fines de semana, a dónde nos traen chicos de 15 años, tanto varones como mujeres, a las 8.00 de la mañana, totalmente alcoholizados y orinados. Los llamamos a los papás por teléfono o los buscamos en vehículos y algunos contestan que después de comer los van a ir a retirar. Otros piden que la policía se haga cargo de ellos, porque dicen que ya no pueden hacer nada…

– ¿Cuál es la responsabilidad de la policía provincial en la lucha contra la droga?

– Si bien es un delito de competencia federal, nosotros venimos trabajando. Durante esta semana hubo procedimientos en 3 departamentos, secuestrándose cocaína y marihuana…

– ¿Cómo debe actuar el vecino, cuando conoce tráfico y venta de drogas?

– Debe acercarse a la comisaría más próxima y hablar con el jefe. Todos debemos contribuir en la lucha de este flagelo que va avanzando y me parece que la clave está en los padres. Y las instituciones se deben abocar a esta problemática. Si hoy hay drogas circulando, es porque hay un consumo…

– ¿Se reformará el reglamento general de policía?

– Nosotros presentamos un proyecto que está en la Cámara de Senadores y que prevé algunas reformas en las direcciones, transformándolas en superintendencias. También hay cambios en otros artículos que son importantes para continuar funcionando y adaptándolo a estos tiempos. Estipula en uno de ellos que el Jefe de Policía debe ser un hombre de carrera en actividad, porque creemos que el que se ha retirado, lejos de quitarle el mérito de lo que realizó, está desactualizado de la problemática social, que todos los días va cambiando. Además, debe ser una persona que esté compenetrada de la problemática que tiene la institución, que esté viendo los cambios que se están introduciendo en planificación y capacitación, para que haya una continuidad de gestión.

– Este año hubo numerosos cambios en las Jefaturas Departamentales y en las Divisiones ¿Obedece a variantes de rutina o hay algún nuevo modelo de trabajo?

– En nuestra institución se producen retiros, ascensos y por lo tanto, hay un reacomodamiento de cargos y cambios en las departamentales, en las divisiones y en las comisarías. Estos cambios, sin dudas que favorecen a la preparación del policía. En el caso de los jefes departamentales, van conociendo distintas problemáticas y si bien vivimos en una provincia que no es compleja en materia de seguridad, cada departamento tiene su particularidad, entonces eso hace que los cuadros superiores tengan su experiencia en distintas zonas y para que el día de mañana, si llegan a conducir esta institución, tengan un conocimiento general de la situación de la provincia y como es su gente en cada región.

– ¿Por qué hay cada vez menos aspirantes a la escuela de oficiales?

– Estamos teniendo problemas también en la Escuela de agentes. En la Escuela de Oficiales, uno puede llegar a entender que son 3 años en los que el joven está internado, con un régimen exigente. Este año llamamos para cubrir 250 vacantes y no alcanzamos a llenar 160. Hace unos años, dispuse que los requisitos para su ingreso sean más estrictos, como el secundario. Eso quizás ha provocado que disminuya la cantidad de aspirantes, pero eso se estableció para que realmente la persona que va a trabajar y que posteriormente será un servidor público, sea lo más capacitada e instruida posible…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here