María Luisa: Reclamos por necesidades edilicias de una escuela

0
0

En diálogo con El Observador, la directora de la Escuela Nº 41 de María Luisa, Cristina de Lanz, comentó sobre las actividades de la institución y expresó la necesidad de contar con un espacio para las clases de Educación Física, que es una de las principales carencias del establecimiento. Al respecto señaló que “esta es una localidad en la que faltan cuestiones relacionadas con la contención para los chicos. Ellos vienen a la escuela y ahí termina su desarrollo social. En nuestro caso, para hacer ejercicios físicos, debemos recurrir al club de la ciudad, el cual en varias oportunidades, no está disponible para aquello que nosotros lo requerimos. A veces por el horario, otras por miedo a que se rompa algún elemento. Entonces, tenemos que estar supeditados a la disponibilidad o a la voluntad de las distintas comisiones directivas. Este año, sin ir más lejos, nos están dilatando, vaya a saber porque razón, la posibilidad de que los chicos hagan deporte allí. Por lo tanto, terminan realizando sus tareas físicas en cualquier espacio verde, en algún parque y esto no debería ser así. Y el hecho de no contar con este lugar, hace que no tengamos dónde desarrollar actos escolares, torneos, muestras educativas, entre otras cosas. Tenemos necesidades edilicias importantes pero nadie nos da una respuesta. Ya hemos hecho varios pedidos pero los expedientes se terminan perdiendo, cambian los funcionarios y uno debe volver a realizar el reclamo. Lamentablemente no vemos otro camino, razón por la cual este año vamos a volver a intentarlo”.

En cuanto a los graves episodios de violencia escolar que se viven día a día en las aulas de la provincia, la directora dejó una reflexión: “Yo creo que hay un fenómeno sociológico detrás de todo esto. Estamos enfermos de violencia y de no contención afectiva. Los chicos viven esta misma realidad en su entorno social más inmediato y por supuesto, en su círculo familiar. Y como el lugar donde pasan más tiempo es en la escuela, es allí donde estos estímulos eclosionan. A esto se le suma que desde las altas esferas, sean políticas o de instituciones representativas de cada comunidad, no dan el mejor ejemplo. A nivel mundial hay un estado de crispación que se refleja en el accionar bélico o de no mediación pacífica para resolver los problemas. Y a nivel local y provincial, vemos algo muy similar. La búsqueda constante de confrontación, de conquistar espacios de poder. Esto indefectiblemente va a tener incidencia en los más chicos, que están susceptibles de ese tipo de estímulos, porque están formándose. En lo inmediato, otro de los principales problemas que hay, es la delegación de responsabilidades en la escuela por parte de cada familia. Hay alumnos que tienen problemas de aprendizaje y cuando uno comienza a profundizar en la búsqueda de explicaciones, nos encontramos que son chicos desatendidos, que la familia no le brinda la calidad de atención que necesita. Y eso, a la larga, los termina afectando”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here