Macron declaró el estado de emergencia en Francia tras las protestas de “chalecos amarillos”

0
7

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, declaró en un mensaje a la nación “una emergencia económica y social” tras un mes de protestas y anunció reformas que serán presentadas este martes por el primer ministro al Parlamento, entre ellas un aumento del salario mínimo y que las horas extras no sean gravadas con impuestos o cargas sociales.

El mandatario confirmó que subirá 100 euros el salario mínimo y que bajará impuestos a los pensionistas y a los trabajadores, en el discurso en el que trató de responder a las demandas del movimiento de los “chalecos amarillos”.

Macron reconoció que sus palabras “han herido a algunos” en el pasado y consideró justificado el descontento que provocó las protestas, por lo que anunció que decretará un “estado de emergencia económico y social”. Sin embargo, calificó de “inaceptable” la violencia que hubo durante las movilizaciones.

Entre los pasos que analiza el Gobierno están la abolición de impuestos sobre horas extra, acelerar los recortes de impuestos y una bonificación de fin de año para los trabajadores de bajos ingresos. El ministro de Finanzas Bruno Le Maire dijo el lunes que el Gobierno puede demorar algunos impuestos sobre la nómina, pero expresó rechazo a restaurar el impuesto sobre riqueza y reducir los impuestos a los jubilados, entre las demandas de los manifestantes.El discurso tuvo lugar después de protestas contra su Gobierno y un silencio que aumentó todavía más la furia. El mandatario se reunió el lunes en el palacio presidencial con políticos locales y nacionales, sindicatos y representantes empresariales para escuchar sus preocupaciones y el discurso que se transmitió en vivo fue su primera declaración pública en más de una semana.

“Estamos preparados para hacer cualquier gesto” que funcione, le dijo Le Maire a la radio RTL. Y añadió: “Lo importante es ahora poner fin a la crisis y encontrar paz y unidad de nuevo en el país”.

La semana pasada, Macron canceló un alza al impuesto a los combustibles, el punto que desató las protestas a mediados de noviembre, en un intento por apaciguar a los inconformes, pero la medida fue considerada “un poco tardía” informó TN.

Para muchos manifestantes Macron, al que muchos consideran arrogante y desconectado de los franceses de la calle, se convirtió en el problema. Las exigencias para que renuncie a la presidencia crecieron el sábado, el cuarto fin de semana de protestas multitudinarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here