Loze: “La crisis en salud está desde hace mucho tiempo”

0
4

acler. victor lozze. foto sergio ruiz.El presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Entre Ríos, Ramón Víctor Loze, expresó a El Observador su preocupación por el presente que le toca vivir al sector y no dudó en afirmar que “estamospasando por una crisis profunda y habrá que tomar medidas serias, porque de lo contrario, habrá problemas en la atención a la gente. El costo mayor que tiene una clínica es la mano de obra, pero también están los insumos y el mantenimiento de las estructuras y si todo eso, no tiene una recomposición acorde, empieza a desvirtuarse la relación económica y aparecen los inconvenientes. Y hay que saber que de las clínicas y sanatorios en la provincia, dependen unos 3.000 empleados”.

El dirigente mencionó que “queremos hablar con las autoridades provinciales para contarles sobre lo que nos está sucediendo, porque dependemos de varios factores. Por un lado está el PAMI, también el IOSPER, las obras sociales sindicales y las Prepaga. Fíjese si es complejo el panorama, hay situaciones políticas de la salud pública sobre las que tenemos que hablar y ponernos de acuerdo”. Informó que a la Provincia, “le solicitamos concretamente algunas exenciones impositivas y otras solicitudes, pero las respuestas no llegan. A nivel nacional son los mismos reclamos, por los cuales hemos tenido reuniones con Aníbal Fernández, con Jorge Capitanich, con Ricardo Etchegaray y les planteamos una serie de pedidos, todos con fundamentos”. Por otra parte acotó que “la situación con el PAMI está muy complicada y los sanatorios están muy preocupados. Con el IOSPER, la relación es buena y se puede consensuar, pero depende de un aporte de dinero que le tiene que hacer el gobierno provincial y si siguen bajos los mismos, el financiamiento se ve resentido y así nos vemos en problemas los prestadores, médicos, farmacéuticos, bioquímicos, por lo que es también un problema de gobierno. La crisis en salud está desde hace mucho tiempo, no hay continuidad en las decisiones. Hay que aclarar que la salud es una sola, no es ni pública ni privada, es un derecho del ser humano, entonces los efectores privados y públicos tienen que elegir de qué manera van a hacer mejor las cosas, ese es el gran desafío y debe existir una política justa en salud y no que según la obra social, se atienda mejor o peor”.

Conflicto con PAMI: Por otra parte, en diálogo con FM Libertad 98.3, la vicepresidente de ACLER, Lic. Silvia D ‘Agostino, comentó sobre los conflictos suscitados con el PAMI y recordó que a partir de 2005, los convenios con esta obra social, son con cada sanatorio o clínica, a nivel país. “La Confederación Argentina que nuclea a estos establecimientos de salud, tomó parte, ya que hubo una presión de los sanatorios ante los problemas que fueron surgiendo. En agosto del año pasado recibimos una comunicación del PAMI central, para adherirnos a un nuevo sistema de facturación. Hasta ese momento, nos daban un monto en base a un estudio hecho, de cuánto salía atender, pero los sanatorios que trabajábamos por encima del valor capitario, no cobrábamos los excedentes que correspondían. Todas las obras sociales en general trabajan con un sistema prestacional, es decir, pagan por lo que se atiende. Posteriormente, hubo una reunión nacional en el Club Español (Buenos Aires), donde concurrimos prestadores adheridos a distintas cámaras y fue allí que el PAMI informó que no iba a recibir a las cámaras sino a prestadores. Nos informaron que en 45 ó 60 días nos íbamos a volver a reunir, si había cosas que corregir. Nosotros seguíamos teniendo nuestras dudas y recién en octubre empezamos a trabajar, pero al poco tiempo tuvimos la primera gran desilusión: de la información de las prestaciones que habíamos mandado vía web a Buenos Aires, la multiplicábamos por los valores que nos habían dicho que nos iban a reconocer, pero los números no daban ni cerca de lo que PAMI nos estaba informando dos meses después que nos reconocía. Es bastante atípico esto, uno cuando hace un servicio o compra algo, el que factura es el que brinda el mismo, no que 60 días después, te informen cuánto te reconocen, como hace el PAMI… Y hasta contablemente es un problema, porque no sabemos a qué aplicarlo. Aparte en la prestación hay honorarios, medicamentos, no sabemos concretamente lo que no nos están pagando. El principal reclamo es que necesitamos una reunión técnica-política que transparente este sistema, que hoy es un problema. Nos dicen que no sabemos facturar, pero hay que recordarles que tenemos 65 años en el mercado de la salud y con los únicos que somos ‘burros’, pareciera ser que es con el PAMI. Lo preocupante es que recién 60 días después de la prestación, sabemos lo que nos reconocieron por el mes trabajado, este sistema tiene tantos agujeros y cosas que no se solucionan de un día para el otro. Hemos estado dando buenas prestaciones, pero a costa nuestra, los prestadores hemos cumplido al pie de la letra con la palabra empeñada y del otro lado en tanto, no nos respetan nuestros derechos”.