López: “El delito de vender de manera ilegal no tiene justificativo”

0
1

ventasEn un relevamiento realizado por técnicos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), se reveló que la venta ilegal en el país, en junio pasado, fue de $ 2.227.000.000. El muestreo se efectuó solamente en 406 ciudades de Argentina, donde se encontraron “Saladitas”, en 119 localidades y un total de 56.785 vendedores fuera de la ley. En muchas ciudades, se advierte que hay un incremento en la violencia de “manteros” (personas que comercializan productos de manera ilegal), que han respondido con golpes a policías e inspectores y con amenazas a comerciantes que los denunciaron.

El presidente de la Federación Económica de Entre Ríos, Jorge López, en diálogo con El Observador y FM Libertad 98.3 expresó “que luchamos contra el vendedor ilegal, contra los manteros y las saladitas. Todo esto tiene su origen en una producción industrial a gran escala, que es el proveedor de esta mercadería espurrea, de origen dudoso, muchas veces provenientes de la piratería del asfalto, del trabajo esclavo o infantil. En función de esto, se constituyó un equipo de trabajo con los distintos organismos de contralor fiscal, con los de seguridad nacional, con representantes de la Justicia Federal, tratando de encontrar soluciones y para ponernos de acuerdo en algunas cuestiones, en relación a la falsificación marcaria, la piratería y el contrabando. En la peatonal de Paraná por ejemplo, es muy común ver una manta con una persona que vende CD o anteojos, sistema de venta que lamentablemente se ha incrementado en toda la provincia. Hay que aclarar que están los vendedores ambulantes, muchos de los cuales pagan una sisa y tiene derecho a comercializar, pero los otros, no pagan absolutamente nada y comercializan mercadería que no es local, no tienen facturación e incumplen todas las exigencias que el comerciante debe cumplir. En momentos de crisis como estos, se nota el impacto y hace peligrar al comercio local”.

López aseguró que “estamos muy preocupados y lo que más llama la atención, es que hasta en las oficinas públicas se están viendo a vendedores ambulantes haciendo un extra, ofreciendo esta mercadería, que en total, genera montos significativos. Cualquier comerciante tiene que cumplir ciertas exigencias y si no lo hace, es pasible de sanción. Realiza un gran esfuerzo para sostener el negocio, a veces atendido por un solo empleado o por la familia y ante cualquier irregularidad, está sujeto a ser sancionado. Y estos vendedores en cambio, proliferan por toda la provincia sin control. Es una competencia totalmente desleal, es un delito que representa mucho dinero y limita lo que entre los ciudadanos sostenemos, que es la educación, la justicia, la salud, la seguridad, más allá del problema sectorial. Esto significa un gran flagelo para la sociedad, es indigno para el que compra como para el que vende los productos ilegales”.

– Muchos consumidores optan por estos productos por ser más económicos…

– El delito de vender de manera ilegal no tiene justificativo y no se tiene que comprar por más barato que se ofrezca el producto. El fin no justifica los medios, porque sino, que todos los comerciantes incumplan y vendan más barato también… Un solo ejemplo: el cigarrillo, que se vende masivamente, tiene el 70% del precio en impuestos nacionales y quien no cumple con esa exigencia y vende cigarrillos pirateados o de contrabando, está en condiciones de hacerlo a un 70% más barato y es imposible competir con eso.

– ¿No se puede cerrar La Salada?

– Es complicado de lograr, porque estamos contra un fuerte lobby. El origen es una maquinaria con capitales extranjeros que ya tiene un circuito informal creado. El año pasado se hallaron talleres clandestinos con muchos trabajadores, de otros países, que eran explotados por un plato de comida y cumplían una jornada laboral de 18 horas por día, haciendo un producto de excelencia. Hay que cumplir las reglas, existe un principio constitucional de igualdad, porque si vale todo, volveremos a épocas pasadas, de mucho caos. En estos últimos tiempos se sumó otro problema, la venta por internet, que sigue avanzando, que es totalmente ilegal. El pago se hace a una cuenta de correo electrónico que probablemente no esté en el país para no ser detectado. Todos ellos, lo pueden vender más económico, porque eluden la cadena de impuesto, hay cosas que son baratas, que el consumidor no lo debería comprar.