López: “Competencia desleal, ‘Saladitas’ e inflación, ayudan a 8 meses de caída en las ventas”

0
1

El titular de la Federación Económica de Entre Ríos, Jorge López, se comunicó con FM Libertad 98,3 de Crespo, para mostrar su preocupación por los números negativos surgidos de las ventas en la provincia. Aseguró que llevan 8 meses de caída y una de las razones es la incertidumbre que tiene la gente ante la inseguridad que brinda el proceso inflacionario. Además se refirió a la ocupación de grandes superficies para el asentamiento comercial y a la instalación de los pequeños puestos conocidos como “saladitas”. Para ello reclamó que se cumpla con la normativa vigente.

– ¿Cuál es el análisis de la situación comercial en la provincia?

– El pasado sábado estuvimos reunidos como Federación Económica en Victoria y recepcionamos la inquietud de los representantes de varias localidades. Existe una seria preocupación, porque llevamos 8 meses de caída en las ventas. Si bien los dos primeros meses resultaron positivos en relación al año anterior, los siguientes nos han entregado números negativos. Al comerciante no le es fácil manejarse en un marco inflacionario, porque por un lado tiene que competir para que el cliente no se vaya a otros lugares de venta y por otro, no puede prever la reposición lo cual complica la acción de comercializar.

– ¿Qué rubros tienen los peores índices?

– Tenemos rubros que han sido más afectados que otros, tal es el caso de la venta de electrodomésticos. Pero además, el tema de los alimentos es el más significativo, ya que no ha tenido un incremento como sucede cada año. Llama la atención porque es uno de los rubros prioritarios indudablemente y donde más se consume. Luego tenemos estadísticas generales donde se constata la disminución de venta en bazar y regalos, bijouterie, relojería, marroquinería, ropa deportiva, indumentaria y demás. El comercio entrerriano se mueve en el marco de una competencia desleal enorme. Surge a través de las instalaciones que arriban a la provincia de grandes superficies comerciales, de las denominadas saladitas, la falsificación bancaria, la mercadería de contrabando, de los tours de compra, la venta de catálogos, Internet, televisión, los vendedores ilegales… todo ello conforma un panorama que a la hora de facturar se sufre.

– ¿Puede cambiar la situación que describe?

– No parece. A pesar de tener las mismas ofertas que se hicieron el año pasado con las tarjetas de créditos sin intereses a 6 ó 12 meses, la gente está muy cautelosa a la hora de comprar, porque prevé un escenario de incertidumbre, ya que no sabe cómo terminará su salario ante la suba permanente de los precios. Para el Día de la Madre se vendió más que el año pasado, pero en 2011 se hicieron las operaciones con tarjetas de crédito, en esta oportunidad fue mitad en efectivo y mitad en tarjetas. Creo que por más ofertas que existan con los plásticos, el cliente está renuente a comprar. Debido al espiral inflacionario, notamos una sensación de desconcierto por no saber cómo va a terminar el mes y de que manera hacer frente a las erogaciones que uno día a día tiene que cumplir. Todo eso impacta en la facturación general.

– ¿Se dirigirán a los gobernantes para tratar esta problemática?

– Pretendemos pedirles a los municipios que adhieran a la Ley 9393, mediante la cual se regula las grandes superficies comerciales. No buscamos prohibirlas, sino poner parámetros para su establecimiento. Para el pedido de habilitación se debe pasar por ciertos procedimientos, estudios de impacto socio – económico, ambiental y laboral, después hay que llamar a audiencia pública y analizar los pro y contra de su radicación. Para esto existe un órgano de aplicación dentro de lo que la misma Ley 9393 prevé. Lo que estamos pidiendo es el pleno cumplimiento de esta normativa.

– Ustedes denunciaron competencia deslear por los puestos callejeros…

– Para las ferias artesanales, hemos propuesto una ley que va a normar el tema en todo el ámbito de la provincia. Encontramos hace pocos días la recepción del senador Daniel Krämer (del departamento Diamante), quien lo elevará a la comisión que él preside para darle tratamiento parlamentario. Lo que pedimos es que se establezcan las mismas exigencias que cualquier comerciante debe cumplir para funcionar. No es lo mismo el que hace muchos años que está instalado que paga sus impuestos y las exigencias del municipio (instalación eléctrica, edificación, sistema contra incendio) que una persona que viene con su escaparate y ofrece sus productos. Se observa una gran diferencia competitiva. Teniendo en cuenta que el sector de comercio formalmente instalado en nuestra provincia, es el que mayor tributa al erario provincial y el que mayor fuente de trabajo sostiene, nos parece que hay que poner estos parámetros que no buscan prohibirlos, pero por lo menos poner equidad y justicia…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here