Loable tarea de los que colaboran en el Centro Infantil San Cayetano de Diamante

0
7

1379-DIAMANTE-Centro Infantil San CayetanoEl secretario del Centro Infantil San Cayetano de Diamante, Gustavo Cerrudo, visitó el Centro Radial y Televisivo de Entre Ríos y El Observador, para comentar sobre el trabajo que vienen desarrollando en la entidad, que el pasado 23 de agosto cumplió 40 años al servicio de la comunidad.

“La institución funcionó desde 1973 hasta 2007 como una guardería municipal, cuyo proyecto fue impulsado por María Eugenia Klug de Gay y posteriormente se creó el centro actual que contiene a niños desde los 6 a 12 años, que concurren a diferentes talleres, entre ellos de tango y folclore, cocina infantil, ajedrez y también se dictan clases de inglés. Además de aprender y en la medida que podemos, les ofrecemos una merienda y contamos con un ropero comunitario, para proveerles de calzado, ropa y útiles escolares”, manifestó Cerrudo agregando que la entidad funciona en calle Belgrano y Brown donde también se encuentra la fundación Aprender a Volar, que se ocupa de chicos con capacidades diferentes o de aquellos que necesitan estimulación temprana. “Esto nos favorece porque compartimos gastos en varias cuestiones y es un gusto trabajar con ellos, son personas comprometidas que se interesan, al igual que nosotros por el bienestar de los niños, para que salgan adelante” expresó el entrevistado.

En cuanto al mantenimiento del Centro al que concurren alrededor de 60 chicos, el secretario dijo que “nos solventamos con el aporte de una masa de socios que abona una cuota mensual voluntaria desde $ 5, porque somos una Organización No Gubernamental (ONG), independiente y gracias a ese aporte mensual que recibimos podemos continuar brindando nuestra ayuda a chicos de nuestra ciudad que concurren diariamente de 17.00 a 18.30 aproximadamente, siendo la jornada más concurrida es la cocina infantil”.

Los talleres son gratuitos y desde la entidad se ofrecen los materiales y elementos para que los mismos se concreten. La mayoría de las personas que colaboran en la institución lo hacen ad honórem y de manera voluntaria, “hay gente comprometida que le interesa que los niños estén contenidos, tanto en el Centro Infantil San Cayetano como en la Fundación Aprender a Volar y por eso brindan permanentemente su apoyo para que los pequeños evolucionen en sus conductas y aprendizajes” remarcó.

Haciendo referencia al acompañamiento familiar y de la comunidad, Cerrudo dijo que “son los menos los chicos que no lo tienen, en general el compromiso de los padres está muy presente y notamos la preocupación de ellos para que sus hijos aprendan y puedan compartir diferentes actividades con otros niños. Además valoran el esfuerzo que hacemos y la contención que les damos. Asimismo tenemos el acompañamiento de nuestra comunidad, la cual cuando hay alguna necesidad lo plasmamos en las redes sociales (Facebook) y de inmediato los vecinos colaboran y dan respuestas. Pero de igual manera convocamos a que las personas se sumen a nuestra institución y se asocien a la misma, para que continuemos con este proyecto de contención y ayuda a los que más nos necesitan”.