Lo que se debe conocer para que la varicela no deje consecuencias

0
5

varicelaLa varicela es una infección viral muy contagiosa que se caracteriza por una erupción vesicular en forma de manchas y ampollas, que producen picazón. Es común entre la población infantil, aunque tiene una variante propia de los adultos, el Herpes Zoster, que resulta más seria y consiste en la reactivación posterior del virus.

Esta enfermedad se transmite a través de pequeñas gotas de líquido vesicular o secreciones del tracto respiratorio, que son transportadas por el aire, especialmente cuando el enfermo tose o estornuda. También se contagia al estar en contacto con objetos que han sido contaminados. Por este motivo, es importante que el paciente sea aislado: la probabilidad de transmisión entre los niños que asisten al mismo centro escolar o entre los miembros de la familia supera el 90%, aseguran especialistas.

La pediatra local, Dra. Liliana Alacid, en diálogo con El Observador, recordó que se trata de una enfermedad viral que tiene un periodo de incubación de 14 a 16 días y que contagia desde los 2 días antes de brotar y hasta mientras dure el brote”. Explicó que “es una enfermedad bastante benigna, más allá de que puede tener algunas complicaciones, como algunas afecciones virales, entre las cuales están las neumonías post varicela o la encefalitis, por lo cual nosotros indicamos vacunar a los niños, para evitar las complicaciones”.

La destacada profesional crespense comentó que “el niño afectado puede tener temperatura o no y el tratamiento es darle antitérmico y medicamentos para que no tenga tanta picazón. Al chico hay que enseñarles a rascarse con las yemas de los dedos, precisamente para no infectar las lesiones ampollales que tiene la piel”.

Alacid expresó que “en estos últimos tiempos, hemos notado menos casos de varicela, lo que está relacionado con que muchos de los pediatras indicamos la vacuna y si bien pueden tener los chicos esta enfermedad, cuando están en un contacto directo, quien cuenta con la vacuna, la puede tener de manera atenuada, es decir, sin fiebre y solamente con algunas ampollitas”.  

El objetivo de la vacuna es evitar la propagación de la enfermedad, sus complicaciones y la reinfección posterior en forma de herpes zoster. Generalmente no presenta reacciones importantes en niños y adolescentes sanos y previene la enfermedad hasta en un 80% de los casos y se administra a niños sanos entre 12 y 18 meses de edad.

Los síntomasEn su gran mayoría, los enfermos no presentan síntomas evidentes antes de que se produzca el brote de la enfermedad, que viene acompañado por fiebre, cansancio, dolor de cabeza y falta de apetito. El más característico es la aparición de manchas rojizas y planas, que van tomando relieve poco a poco, hasta convertirse en ampollas o vesículas. Estas provocan un gran picor, se rompen con facilidad y forman unas costras que se desprenden y desaparecen en, aproximadamente, dos semanas. El proceso se extiende hasta el sexto día de la enfermedad.

Las manchas aparecen en todo el cuerpo, especialmente en el tronco y el cuero cabelludo en brotes sucesivos. Los niños sanos pueden desarrollar hasta 500 lesiones dérmicas que, en ocasiones, dejan una marca permanente. En casos graves, las manchas se extienden por las extremidades y el rostro. Además, pueden aparecer llagas en la boca, los párpados, el recto, la vagina y las vías respiratorias.

Diagnóstico: El médico suele reconocer fácilmente la varicela porque la erupción y los demás síntomas son muy característicos. Sólo muy excepcionalmente es necesario realizar una medición de los valores de anticuerpos en la sangre e identificar el virus en el laboratorio.