Llegaron los primeros visitantes al Motoencuentro Internacional de Diamante

0
4

Mario Lange y FamiliaEl viaje, la ruta y las motos conducen a Diamante y unen a los amigos y familias que eligen el evento motero más grande de Sudamérica.

Los primeros en llegar ya disfrutan del predio y aseguran que los convoca la pasión por las dos ruedas y la aventura.

Néstor, Susana y su pequeña hija Alma, llegaron este martes desde La Plata, después de recorrer 600 kilómetros en una Honda CM Custom 750. Vinieron varias veces al Motoencuentro Internacional y sostienen que lo eligen por el lugar y la tranquilidad.

En igual sentido, Mario Lange destaca que es “un evento familiar para pasarla bien. La primera vez vinimos dos hermanos y ahora ya venimos con nuestras familias e hijos”,.

Mario y su familia llegaron desde Villa Mercedes, San Luis. “El domingo hicimos los 700 kilómetros que nos separan, y el lunes a primera hora armamos la carpa en la que vamos a estar hasta el próximo lunes”, relató.

Los 14 miembros de la familia Lange vinieron en tres motos Royal Enfiel, una de ellas con sidecar; una Yamaha, una Rouser, y una BSA.

Emanuel y Elisa vinieron de Paraná, como desde hace ocho años. Mientras preparan un asado, cuentan que se quedarán a acampar en el predio y muestran sus motos: una Motomel 250 y una Gilera 110.

Nicolás y Sergio viajaron desde Olavarría en una Twister Honda 250 y una Beta Chronos 250. “Nos aventuramos al viaje y llegamos el martes”, cuentan los jóvenes que visitan por primera vez este encuentro.

Por cuarto año consecutivo, llegó un grupo de amigos rosarinos que aseguran que vienen a Diamante porque es el motoencuentro más grande, “porque nos gustan los fierros, porque amamos las motos”, argumentan. Y comentan que trajeron cinco motos: “dos andando y tres en un tráiler”.