Kevin López: Nacido para ser campeón

0
22

Uno suele detenerse en el camino de la vida y mirar hacia atrás para simplemente contemplar lo que ha recorrido, puede conformarse o no con el fruto de ese pasado. Lo importante es volver la vista hacia adelante y buscar en aquel horizonte, nuevas metas que estimulen el andar por ese sendero. ¿Para qué? Para no sentirse todavía realizado y perseguir otros desafíos.

En la carrera lamentablemente corta del futbolista, esta es una premisa fundamental y el jugador la debe cumplir hasta que llegue el ocaso de ese camino. El temprano atardecer en una cancha de fútbol. Aquel que siente este deporte y transpira pasión durante cada entrenamiento y más aún durante cada domingo, debe ser conciente en dejar todo cada día para disfrutar como es debido del juego.

Ahora bien, si debutaste en Primera a los 15, si fuiste campeón con tres clubes distintos, si jugaste seis finales seguidas, si hasta diste dos vueltas en Sub 20…¿de qué otras metas me hablás? Tranquilamente estas ideas pueden aparecer en la mente de Kevin López, el notable goleador de Paraná Campaña que apareció en esta primera década del nuevo siglo. Pero claro, con tan solo 25 años su camino va en ascenso, cómo conformarse con el trayecto recorrido si todavía restan kilómetros por descubrir.

Nació el 17 de abril de 1987 y debutó en Tercera División en 1999. Extrañamente su primera camiseta fue la de Juventud Unida de Bovril, con apenas 12 años ya le peleaba el puesto a chicos tres o cuatro años mayor que él. Pero la escalera no se detuvo allí. Al año siguiente fue a Deportivo Bovril, donde se quedó hasta el 2005. Con los colores amarillos y verdes, obtuvo el bicampeonato en Sub 20 (2004 y 2005). Inclusive su trabajo ofensivo le abrió prematuramente en 2003, la posibilidad debutar en Primera División con dos datos de novela: A pocos días de cumplir 16, el 6 de abril ingresó faltando 15 minutos y sobre la hora le dio el triunfo a su equipo, pero además compartió la cancha con su padre, José López, quien también había anotado su nombre en la red en ese mismo cotejo. “Ya venía jugando con 13 años en Sub 20, en ese año Deportivo contaba con un buen equipo, tenía jugadores de experiencia y peleaba la clasificación”, rememora en la charla con El Observador Deportivo. “Tuve algo de suerte porque había jugadores lesionados y sancionados, entonces Daniel Luque (DT de aquel elenco) me convocó para ir al banco. Ingresé en los últimos 15 minutos y tuve la fortuna de hacer un gol sobre la hora con el cual ganamos 2 a 1. Se dio la casualidad que estaba jugando mi viejo quien también marcó esa misma tarde”, aclara con total naturalidad sobre un hecho sin registros en Paraná Campaña. “La victoria fue sobre Atl. Hasenkamp en Bovril. En El Diario de Paraná se publicó esa noticia como un dato curioso del que no se recordaba un antecedente igual. Padre e hijo marcando goles en un mismo partido. Realmente fue una tarde soñada”.

Su fútbol pasó a Patronato donde estuvo un año y medio (2006 y 2007). Aquel equipo intervenía en el Argentina B, aunque Kevin tiene poco rodaje y juega mayoritariamente en la Liga Paranaense. El 2007 fue el año para desembarcar en Atlético María Grande y la gloria vuelve a ser su compañera de viaje. Con un gran equipo, compuesto por varias figuras que venían de dar la vuelta en 2006, obtiene el título de Paraná Campaña en 2007 de manera invicta. A la siguiente temporada cae en la final en un tercer encuentro como desempate ante Arsenal de Viale, equipo que esa ocasión apareció en dirección contraria de su andar. Con su padre como DT en 2009 (reemplazó a Julio Schmidt), logra el subcampeonato con el CAMG tras perder con Juv. Sarmiento de Hasenkamp.

Sus goles ya son referencia, su nombre aparece en las síntesis de cada semana y los técnicos adversarios comienzan a tomar serios recaudos a la hora de marcarlo.

“Desde muy chico empecé jugando como delantero. Quienes trabajaban en divisiones menores me fueron formando teniendo en cuenta mi físico. Veían que podía funcionar en ese lugar y también me sentía muy cómodo”, comenta Kevin quien destaca a Héctor Gentile como uno de los DT con quien más trabajó: “Estuvo mucho tiempo en Sub 20 y también formaba parte del cuerpo técnico de Deportivo en 2003”.

Luego de las tres finales consecutivas con el Rojo, su armamento ofensivo se deposita en Arsenal, elenco que había obtenido su primer título de la historia en 2008. Ahora ambos irían hacia el mismo rumbo para conquistar otro campeonato. En esta ocasión con un sabor sumamente especial, ya que el rival a vencer fue Viale FBC. Nuevamente en un tercer cotejo, la copa fue levantada por Kevin.

“Desde muy chico tenía como referentes a Mario Misere, Gustavo Graciani quien jugaba en el Depo y a Jorge Goodfriedt. Eran los principales delanteros de aquellos años en la Liga”, indica el 9 posmoderno que es reconocido por su sacrificio y entrega en cada partido. Es el primer defensor a la hora que el equipo pierde el balón. No es un pensamiento de quien suscribe, son conceptos repetidos de quienes lo han dirigido o enfrentado.

Llegado el año 2011 fue a parar a las filas de Dep. Tabossi, equipo en crecimiento que buscaba fuertemente su primera consagración en el fútbol chacarero. Kevin es goleador de ese elenco sólido en lo defensivo, combativo en el mediocampo y letal arriba. Crea una buena dupla con Omar Aquino. Quien cae rendido a sus pies es…otra vez Arsenal.

Con el Verde protagoniza una novela de desencuentros, ya que en este 2012 vuelve a defender esa casaca. “Los dirigentes de Viale volvieron a llamarme y a confiar en mí. Me integré desde el primer día como uno más, es un grupo que se caracteriza por eso. A los chicos que vienen de afuera los suman de inmediato y lo hacen sentir como parte del equipo desde un principio. La adaptación fue muy fácil. En lo futbolístico, mejor aún. Porque cuando jugamos el TDI estuve con chicos que conocía del 2010 pero habíamos mejorado, teníamos una mejor capacidad dentro del campo. Estaban Milton (Schonfeld) y Joel (Alzugaray), interiormente sabía que iba a tener muchas chances de gol por las características de ellos. Lo mismo sucedió con Pablo Rodríguez con quien nos entendimos muy bien al igual que con Fabricio Omarini durante este último torneo”.

Dentro de ese “culebrón” como denominan los mexicanos a las telenovelas, en el presente capítulo la felicidad domina la escena. Primero, juntos hacen historia en el Torneo del Interior, certamen en el que López tenía dos antecedentes: Hernandarias 2009 y Sarmiento de Crespo 2010. “Fue la mejor experiencia que me tocó vivir en el fútbol. Se trató de un equipo armado humildemente para hacer una buena campaña y nos encontramos con que fuimos superando etapas que no pensábamos que íbamos a pasar, hasta tal punto que estuvimos a las puertas de un ascenso. Nos quedó ese sabor amargo de haber sido eliminado en Venado Tuerto, un rival que no demostró ser superior a nosotros. Al contrario, por mala suerte nos quedamos afuera, por esas circunstancias que a veces se dan en un partido. Igualmente, el fútbol tiene revanchas y seguramente nos pondrá en un lugar similar y sabremos qué hacer”, reconoce convencido el hombre del gol.

Posteriormente los dos (Arsenal y el goleador) se encaminaron a elevar otra estrella más en estos años felices de la Banda de Arroyito. “De ninguna manera pensé que se nos escapaba el título, con toda humildad lo digo. Siempre sostuve que a este torneo lo ganábamos. Con la clase de jugadores que teníamos, estábamos convencidos de que una vez llegados a la final, sabíamos que íbamos a responder como se requería. Son futbolistas con mentalidad y actitud ganadora, que en estas instancias decisivas no fallan”.

Tercer campeonato para el Verde, sexta final consecutiva y cuarto título para el delantero.

“Arsenal es un equipo que lleva años jugando con el mismo plantel, posee una identidad de juego, sabe a qué sale a la cancha, nos conocemos de memoria y es rápido a la hora de atacar. Lleva tiempo de trabajo y cada uno sabe lo que debe hacer dentro del campo”, resalta. Parece ser que la página siguiente del libro sobre su vida deportiva, los tendrá nuevamente por la misma senda: “Aún no lo he hablado con los dirigentes, pero mi primera idea es seguir en Arsenal porque encontré un lugar donde me siento muy cómodo, así como también lo siente mi familia. Al menos la primera intención es continuar un año más, resta hablarlo llegado el momento”.

Ahí se va Kevin, siguiendo el camino de su vida sabiendo que resta un trecho extenso. Antes de dar la espalda, confía desconocer por qué la gloria lo persigue: “Todavía no tomo conciencia de lo que estoy viviendo. Amigos y el periodismo me hacen esa misma pregunta: ‘¿por qué los campeonatos consecutivos?’ Todavía no le encuentro una buena explicación. Lucas (Rodríguez) también llegó a seis finales. Uno ha tenido la suerte de estar en grandes equipos, siempre con aspiraciones a ser campeones. Antes de comenzar un torneo, pienso las ofertas que tengo y elijo de acuerdo a cómo esté conformado el plantel”.

A paso lento comienza a retirarse en busca de otro desafío: “Uno siempre sueña con seguir progresando. Naturalmente que cuando uno es chico, los sueños como jugador son mayores, como llegar a jugar en un equipo grande. En estos momentos intento seguir mejorando, vivo la realidad, hay que ir paso a paso. Hoy por hoy estoy en Paraná Campaña y daré lo mejor de mí en esta Liga y si se da la posibilidad de pasar a una categoría superior, debemos estar preparados para afrontar lo que nos toque”, indica como para dejar en claro en qué lugar está.

Goodfriedt, Graciani y Misere, algunos de los pesos pesados a la hora de romper redes en las últimas décadas de esta Liga, referentes para Kevin López que avanza hacia el horizonte garantizando ser él un delantero a imitar por quienes están dando los primeros pasos en estas tierras futboleras. Todavía el camino es prolongado, por lo que seguramente habrá más que contar. “Chau, me voy, un abrazo de gol”, dice y se pierde a lo lejos.

TRAYECTORIA: 1999, Juega en Tercera con Juv. Unida. 2000-2005, forma parte de las tres divisiones de Dep. Bovril. Debuta en Primera en 2003. 2006-2007, Patronato. 2007-2009, Atl. María Grande. 2010, Arsenal. 2011, Dep. Tabossi. 2012, Arsenal. Interviene en los Torneos del Interior de 2009 con Atl. Hernandarias, 2010 con Sarmiento de Crespo y 2012 con Arsenal.

TÍTULOS: Campeón Sub 20 con Dep. Bovril 2004 y 2005. Campeón de Paraná Campaña con Atl. María Grande 2007, Dep. Tabossi 2011 y Arsenal 2010 y 2012.

QUÉ EQUIPOS: En lo que va de su carrera, ha compartido plantel con grandes jugadores. En el Depo jugó junto a Emilio Ramos, Catriel Godoy, Julio Jara y Gustavo Graciani, entre otros. Con Atl. María Grande dio la vuelta con Lucas Rodríguez, Marcelo Sosa, Diego Ciarroca, Juan Varisco, Alexis Ekkert y Antonio Todoro. En Tabossi, lo hizo con José Mancuello, Daniel Blanco, Pablo Comas, Eusebio Peralta y Omar Aquino. Con Arsenal compartió la cancha con futbolistas que se metieron en la historia grande tal es el caso de Ramón Rodríguez, Oscar Milocco, Diego Martínez, nuevamente Lucas (Rodríguez), Martín Hilfer, Fabricio Omarini, Emiliano Núñez y Maximiliano Salas.

LOS DT: Héctor Gentile lo acompañó durante su formación en la edad donde el chico necesita de los mayores consejos. Junto a Daniel Luque lo llevaron a Primera. César Palacios fue el conductor de Atl. María Grande campeón 2007 (su primer gran título). José López, su padre, lo dirigió en 2009. Mariano Franicevich estuvo al frente de Arsenal campeón 2010. Omar Werner y Sebastián Resnitzky alcanzaron el primer campeonato con Dep. Tabossi en 2011. Ángel Rodríguez fue el guía de este Arsenal versión 2012.

Foto 1: Dep. Bovril de 2004, es el tercero desde la izquierda.
Foto 2: En Atl. María Grande jugó tres finales seguidas.
Foto 3: Con Dep. Tabossi campeón 2011.
Foto 4: Junto a Lucas Rodríguez, los dos llevan seis finales consecutivas.
Foto 5: La Copa con Arsenal en 2012.
Foto 6: El gol, su grito sagrado.
* Por Mauricio Jacob

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here